Revista Sociedad

Según una leyenda el lápiz nació de un rayo en una tormenta

Publicado el 31 agosto 2012 por Barzana @UMUbarzana

Actualidad Informática. Según una leyenda el lápiz nació de un rayo en una tormenta. Rafael Barzanallana. UMU

El lápiz nació  gracias al rayo de una tormenta que cayó en el humilde pueblo Borrowdale, en la región inglesa de Cumbria. Esto dice la leyenda.

La tormenta había arrancado de raíz un roble gigante, dejando a la vista una sustancia que parecía una especie plomo adherido a las raíces más profundas. Era la primera prueba de la existencia de una mina de grafito muy puro (aún hoy la mina de grafito más puro que se conoce en el mundo).

Aquel plomo negro de Borrowdale se usó durante mucho tiempo en pequeños trozos llamados marca-piedras, pero sobre todo lo usaban los pastores de Cumbria para marcar a las ovejas. En poco tiempo, el rumor de la existencia de una roca capaz de pintar se extendió por toda Inglaterra y, finalmente, por el resto de Europa.

Lo que ya es historia es que una industria artesanal de lápiz pronto se desarrolló, culminando en la formación de la primera fábrica de lápices  del Reino Unido en 1832. La fábrica ha tenido varios propietarios en su historia de 178 ños, convirtiéndose en la empresa Cumberland Pencil en 1916. La gama para niños Lakeland fue lanzado en 1930, seguida por la marca de lápices Derwent bellas artes en 1938.

Hoy, la ciudad de Keswick, (Reino Unido), cercana a la zona del hallazgo original del bloque de grafito, tiene un museo del lápiz: el Cumberland Pencil Museum. La peculiaridad de su ubicación reside en que el suelo está repleto de grafito.

En mayo de 1981 este museo abrió sus puertas a los visitantes en un viaje fascinante a través de la historia de la compañía de Cumberland Pencil, la historia del lápiz, actualmente recibe a más de 80000 visitantes al año.

Pencil Museum

Marisol Collazos Soto


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossier Paperblog

Revista