Revista Aventura

Senderismo y trekking: El silbato de emergencia.

Por Manil
“El árbol que silba” del escultor José Darias. Homenaje al silbo gomero. Mirador de Igualero, Parque Nacional de Garajonay.“El árbol que silba” del escultor José Darias. Homenaje al silbo gomero. Mirador de Igualero, Parque Nacional de Garajonay.

Comunicarse mediante silbidos no es nada nuevo, ya lo hacían nuestros ancestros canarios de La Gomera mediante el famoso silbo gomero (“hablado” también en El Hierro, Tenerife y Gran Canaria). 

En Laruns (un pueblecito del Pirineo Francés), los niños aprenden en la escuela a silbar para comunicarse. En la Sierra Mazateca (México), también se comunican usando un código de silbidos, y lo mismo sucede en Kuskoy (Turquía). 

La torpeza a la hora de usar las manos para silbar tampoco es nueva, de modo que para aquellos que como yo nunca fueron capaces de hacerlo, la humanidad nos trajo un pequeño gran invento: el silbato.

Pocos elementos de seguridad hay, que apenas pesando unos gramos nos puedan resultar más útiles que un silbato de emergencia. Tanto es así, que lo considero un imprescindible en el equipo habitual de senderismo, y por ello, no tengo compañero o compañera de aventuras que no tenga el suyo (que ya me encargo yo de regalárselo si hace falta).

Silbato de doble frecuencia. Senderismo y seguridad.
Silbato de doble frecuencia.

A su ligereza le debemos sumar su total independencia de cualquier fuente energética (vamos, que funciona sin pilas) y su gran alcance (llegando a ser audibles incluso a 3 km de distancia).

Este pequeño artilugio te servirá para señalizar tu posición en la montaña en caso de escasa visibilidad, para comunicarte con tus compañeros de cordada (si lo tuyo es escalar) y lo más importante, para pedir auxilio en caso de emergencia.

Es por este último punto, por el que nunca deberás usar tu silbato practicando senderismo sin motivo justificado, ya que podrías generar una situación de alerta infundada.

Silbato de plástico naranja de alta visibilidad. Senderismo y seguridad.
Silbato de plástico naranja de alta visibilidad.

Y también por ese motivo no deberás comprar cualquier silbato, ya que este ha de cumplir algunas características que lo hagan idóneo para usarlo como  elemento de seguridad en la práctica de los deportes de montaña.

Ha de ser ligero, fabricado en algún material de alta flotabilidad (como el plástico), de un color no existente en la naturaleza y que le permita contrastar así con los materiales naturales (como por ejemplo en naranja de alta visibilidad), y así facilitar su localización en el interior de la mochila o en el suelo si se nos ha caído de las manos.

Deberá tener un sistema de fijación que te permita tenerlo a mano, y en el caso de que lo lleves al cuello, tendrá que tener también un cordón con apertura de seguridad para evitar laceraciones, heridas e incluso un posible estrangulamiento.

Silbatos marinos.
Silbatos naúticos.

La mayoría de ellos no suelen llevar la bolita a la que estamos tan acostumbrados, de ese modo, no pierden eficacia en entornos con agua (por ejemplo, si nos encontramos en una situación apurada en un barranco).

Los venden con infinidad de gadgets añadidos: brújula, linterna, pedernal, termómetro, espejo de señales, etc… Mi consejo es que te compres uno sencillo y que cumpla al 100% su función, así ahorrarás dinero y peso, ya que de antemano te digo que la mini brújula o un minúsculo led no pueden sustituir una brújula de verdad o un frontal.

Una buena forma de no equivocarte en tu elección es que compres un silbato náutico que cumpla la normativa SOLAS 74/83 – EN 394 (es el que llevan normalmente los aficionados al barranquismo). Podrás ver que el propio silbato lleva la norma grabada.

Comunicándonos con el silbato:

Pidiendo ayuda.

– Señal internacional de socorro en montaña (ICAR-CISA y UIAA):

  • La frecuencia ha de ser de 6 pitidos por minuto con un minuto de pausa.
  • Para enviar una respuesta, en caso de haber recibido un aviso, la frecuencia será de 3 pitidos por minuto, seguidos de un minuto de pausa.

– Código MORSE:

  • La transcripción del las siglas SOS al código MORSE viene dada por el deletreo de sus siglas: S= · · · / O= – – – /S= · · ·. Así que para enviar una señal de socorro en código MORSE tendrás que convertir esos puntos y rayas a pitidos, de modo que la frecuencia será de 3 pitidos cortos (S), seguidos de 3 pitidos largos (O) y otros 3 pitidos cortos (S). 
  • Para responder a una petición de auxilio y avisar de que has recibido correctamente esa señal de socorro, responderás con tres pitidos largos.

Comunicándonos con otros en la distancia:

  • Inicia la comunicación con un pitido largo continuo, y si el receptor lo ha escuchado te devolverá otro pitido también largo y contínuo. Ese pitido de vuelta intentará igualar en duración al tuyo, de modo que esa señal de vuelta sea un claro indicador de que se ha producido “feedback”.
  • Una vez establecida la comunicación (y dando por hecho que no sabes código morse), tus mensajes se verán muy limitados. Por ejemplo, en escalada suelen usar un pitido corto para decir “stop”, dos pitidos para indicar que el paso está “libre” y tres pitidos para “descender”. Para memorizarlo la cosa es bien sencilla: tantos pitidos como sílabas tiene la orden indicada.
Silbato metálico. Seguridad y senderismo.
Silbato metálico.

IMPORTANTE: Puesto que no verás a tu interlocutor, es de vital importancia repetir cada cierto tiempo los pitidos, de modo que nos aseguremos de que no se ha perdido la comunicación. 

Espero que este artículo te haya resultado interesante y la próxima vez que vayas a la montaña recuerda atarte bien las botas y no olvidar tu botiquín personal.

Hidratáte correctamente y no dejes de poner en práctica  nuestros trucos para practicar senderismo.

Échale una mirada al resto de artículos de  nuestro blog y aprende cosas como elegir tu próxima mochilapedir auxilio en montaña o qué hacer en caso de incendio forestal.

Puedes hacerte suscriptor o simpatizante (las dos cosas son  gratuitas), y recibir semanalmente nuestro boletín de noticias, con artículos interesantes, propuestas de actividades y algunas cosillas más.

Y si te gusta caminar por la Comunidad Valenciana no te pierdas nuestro calendario de actividades y acompáñanos en nuestra próxima ruta.

Recuerda que “la montaña es compartir”,  y para ponértelo fácil tienes unos botones justo abajo que van de cine para eso. ¡¡Muchas gracias!!

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está protegida bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas