Revista Deportes

Ser olímpico

Publicado el 27 julio 2012 por Santiago Tuñez

Comienzan los Juegos Olímpicos en Londres. La aldea global hunde sus ojos en la capital británica y late con los nombres de peso del deporte. Ahí, entre ellos, caminan Luciana Aymar -abanderada de la delegación argentina- y Manu Ginóbili. Faltan, en cambio, los protagonistas del fútbol celeste y blanco. Desaciertos dirigenciales y falta de audacia en Walter Perazzo astillaron el sueño olímpico. La fantasía de una tercera medalla dorada al hilo se hizo pesadilla en Rogelio Funes Mori, Iturbe y Araujo, entre otros personajes. Ninguno experimentará el espíritu olímpico. Tampoco la falta de glamour en las concentraciones y el cara a cara con deportistas amateurs. Y menos aún, lo que vivió Carlos Tevez en Atenas 2004, cuando gritó ocho goles y fue campeón. Nada, según el propio Carlitos, tuvo matices comparables a ese éxito. De ahí, aquella sentencia en tierra griega: “Cuando era chico, nunca miraba los Juegos Olímpicos, no le prestaba atención a esas cosas. Sólo una vez que estás ahí te das cuenta de la importancia de esta competencia. Y en mi caso, además, fue el momento más importante de mi vida deportiva. Los títulos obtenidos con otros equipos son distintos”.

Ser olímpico
Ser olímpico

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas