Revista Opinión

Serie la Biblia y la Ciencia Parte 1: La forma de la Tierra

Publicado el 08 marzo 2019 por Carlosgu82

La Biblia no es un libro de ciencia, pero cuando habla de ella sorprendentemente la encontramos muy adelantada a su tiempo. Eso hace pensar a millones de personas que es un libro inspirado por una mente superior, yo incluido. Con esta serie de artículos solo pretendo dejar en ti, lector, algo en qué pensar… algo que quizá te anime a investigar más al respecto…

Es muy sabido que la Biblia es el libro más difundido en la historia de la humanidad. Ha sobrevivido por miles de años y a sido traducida a muchísimos idiomas de tal manera que se encuentra presente en un sin número de hogares alrededor del planeta.

Es uno de los libros más respetados y también uno de los más criticados. Son muchos los que la consideran un libro anticuado y como consecuencia la mantienen fuera de sus vidas. Hoy, la gente confía más en la ciencia y los adelantos tecnológicos.

Pero, ¿te has preguntado alguna vez si la ciencia y la Biblia son compatibles? Como dice la introducción, la Biblia no es un libro científico. Su propósito es otro. Pero cuando trata asuntos relacionados con este campo resulta que es muy exacta, y en varias ocasiones hasta se adelantó a su tiempo. Un ejemplo es cuando habla sobre la forma de nuestro planeta Tierra.

Voy directo al punto, mira lo que dice el siguiente texto bíblico. Es Isaías 40:22, que dice:

“Él es el que está sentado sobre el círculo de la Tierra, cuyos habitantes le son como langostas. Él despliega los cielos como un velo y los extiende como una tienda para habitar.” – Santa Biblia Reina-Valera Versión Actualizada.

¿Te acuerdas qué creía la gente de la antigüedad sobre la forma de nuestro planeta? En general se creía que la Tierra era plana. Los marineros temían acercarse al horizonte pues estaban seguros que morirían al precipitarse al vacío.

Bien, pues el profeta Isaías vivió en el siglo VIII A.C pero en lugar de hacer referencia a alguno de los mitos populares de su tiempo sobre la forma de la Tierra, escribió sobre “el círculo de la Tierra”, es decir sobre la forma esférica del planeta.

Pregunto, ¿Cómo pudo saberlo? La humanidad pudo comprobar cabalmente la afirmación de Isaías hasta el siglo XX, cuando los adelantos en tecnología permitieron al hombre volar en avión, después alcanzar el espacio sideral y con el tiempo hasta se pudo llegar a la Luna. Fue entonces que el hombre pudo contemplar claramente -tener a la vista- el círculo del horizonte del planeta Tierra, nuestro hogar.

El texto de Isaías 40:22 refleja un entendimiento superior. Nos habla de algo que nadie sabía debido a que para cuando se escribió la ciencia todavía no tenía manera de llegar a la conclusión correcta.

¿Te parece interesante? ¿Qué opinión tienes sobre este punto? … me gustaría saberlo.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas