Revista Fútbol americano

Sevilla 2-0 Athletic. Nervión empuja hacia Europa

Publicado el 09 enero 2016 por Sebarili

Sevilla 2-0 Athletic. Nervión empuja hacia Europa

El Sevilla FC se ha impuesto por dos goles a cero al Athletic de Bilbao, en el partido correspondiente a la decimonovena jornada de liga, cerrando así la primera vuelta del campeonato. Los dos goles del Sevilla llevaron la firma de Kevin Gameiro.

    Gameiro realizó un partido muy completo, él fue el autor de los dos goles, esta vez si materializó sus oportunidades y resultó ser decisivo.
    El buen trabajo de Krychowiak y Cristóforo facilitó la tarea al Sevilla, el uruguayo aporta muchas cosas al Sevilla y se ha convertido en un gran refuerzo.
    La efectividad del conjunto sevillista fue determinante.
    La vuelta de Carriço es una gran noticia para el Sevilla. El central portugués hizo un partido serio y no acusó las numerosas semanas que ha estado fuera del equipo.

El once inicial de Unai Emery no presentó muchas novedades respecto al del pasado derbi. El técnico vasco apostó por la continuidad de Krohn-Dehli como interior izquierdo y la de Cristóforo como acompañante de Krychowiak. La sanción de Rami propició el regreso de Carriço tras meses de ausencia y Gameiro fue el hombre elegido para actuar en la delantera.

El Athletic dejó muy claro en los primeros minutos que no venían a Nervión a especular. Con la línea de presión muy arriba, el conjunto vasco asfixió al Sevilla en los primeros minutos. A los cuatro minutos, Raúl García tuvo la primera ocasión para el Athletic tras una dejada de cabeza de Lekue en el segundo palo pero el disparo golpeó en Carriço y se marchó a saque de esquina. Prácticamente en la siguiente jugada se produjo otra ocasión que a punto estuvo de significar el tanto del Athletic, Sergio Rico despejó de puños, su despeje se quedó corto y San José remató de cabeza obligando al guardameta sevillista a recular y a salvar sobre la línea con una gran actuación.

En pleno arreón visitante, tras un rechace, Lekue se sacó un zapatazo que acabó estrellándose en el larguero. El Sevilla no conseguía meterse en el partido, el Athletic estaba imprimiendo un ritmo muy alto al encuentro y el conjunto sevillista solo respiraba cuando aparecía Banega, aunque el conjunto vasco tenía aprendida la lección e intentaban que el argentino no entrara en contacto con el cuero, vigilándole muy de cerca con varios hombres.

El paso de los minutos iniciales le sentó bien al Sevilla, que comenzó a desperezarse. El Athletic ya no llegaba con tanta claridad pero las jugadas a balón parado ejecutadas por Beñat amenazaban la supremacía del Sevilla en Nervión.

Sin embargo, la primera llegada con peligro de los de Unai Emery significó el primer tanto del equipo sevillista. En el minuto 23, Gameiro, en la zona de tres cuartos, recibió la pelota de espaldas a la portería, combinó con Vitolo y se dispuso a iniciar la carrera hacia el desmarque, el extremo canario del Sevilla supo leer la jugada a la perfección y asistió al delantero francés para que éste mandara el balón al fondo de la red con un disparo raso y ajustado con la pierna izquierda ante la salida de Gorka Iraizo, adelantando al Sevilla en el marcador. Una definición perfecta.

A los 30 minutos, Raúl García se tuvo que marchar lesionado tras una desafortunada acción sin intención de Vitolo. Su lugar fue ocupado por Eraso. El Sevilla, con el marcador de cara, consiguió enfriar el partido, aunque para ello renunció a las bandas. Vitolo y Krohn-Dehli partían hacia dentro en busca de los desmarques de Gameiro. Coke y Tremoulinas subían por ambas bandas de forma contenida y sin arriesgar demasiado.

El conjunto de Unai Emery intentaba a la contra buscar los espacios que dejaba el Athletic aunque fallaba el último pase. Banega, al borde del descanso, recibió en la frontal en solitario, pero no consiguió plantarse ante el guardameta rival. El argentino se equivocó dándose la vuelta y le robaron la cartera. En el descuento, se produjeron dos claras ocasiones para ambos equipos, la primera fue para el Sevilla, Banega ejecutó una maniobra a la perfección en las inmediaciones del área y puso un peligroso centro al segundo palo para que Balenziaga despejara y estuviera muy cerca de enviar el balón a su propia portería. La ocasión del Athletic fue para Aduriz, quien logró plantarse ante Sergio Rico y desde una posición escorada picó la pelota ante la salida del portero sevillista pero su golpeo acabó en el lateral de la red.

Tras la reanudación, con los mismos hombres en el campo, el Athletic comenzó a tener una mayor posesión aunque sin generar verdadero peligro, gracias en buena medida al buen trabajo que hicieron Krychowiak y Cristóforo. El Sevilla se encontraba más o menos cómodo y sabía que al contragolpe tendría ocasión de matar el partido. Aprovechando que el Athletic tenía que dar un pasito adelante y que dejaría espacios, Vitolo se pegó la cal y Coke comenzó a proyectarse mucho más en ataque, por lo que la banda derecha del Sevilla comenzó a ser productiva.

Precisamente en un ataque que partió desde el extremo derecho, Krychowiak logró adentrarse en el área y rodeados de dos defensores cayó al césped tras un leve contacto de Laporte por detrás. El colegiado no lo dudó y señaló el punto de penalti en el minuto 57. Gameiro ejecutó la pena máxima engañando al guardameta con un disparo por bajo y ajustado que se coló junto al poste izquierdo, poniendo el dos a cero en el marcador.

Sevilla 2-0 Athletic. Nervión empuja hacia Europa

A partir de ahí, el encuentro tomó aire de correcalles, daba la sensación de que el siguiente tanto podía caer tanto para un lado como para otro. En el 68´, De Marcos lo intentó desde la frontal pero su disparo se marchó por encima del larguero. El Athletic, con más corazón que cabeza, lo intentaba una y otra vez, pero Cristóforo y Krychowiak eran una muralla infranqueable en el centro del campo. Carriço y Kolo también cuajaron un serio partido en defensa. A los 70 minutos, Unai Emery decidió sustituir a Banega por Konoplyanka, reservándolo para la vuelta de Copa. El ucraniano se marchó a la banda izquierda para intentar explotar el juego exterior, mientras que Kronh-Dehli ocupó la posición de Banega. En el 75´, Vitolo lo intentó tras recortar en la frontal pero su disparo salió demasiado centrado y Gorka Iraizoz acabó atajando el esférico sin excesiva dificultad.

Con el partido un tanto roto, a los 83 minutos, Unai Emery decidió sustituir a Gameiro por Llorente, que se enfrentaría a su exequipo. El delantero francés se marchó entre aplausos tras su gran partido, mientras que el delantero riojano escuchó alguno que otros pitos desde algunos sectores de la grada. Aunque es cierto que Llorente no ha ofrecido el nivel esperado hasta ahora, se trata de un futbolista al que Unai Emery no ha sabido exprimirle aún, ha contado con pocos minutos y la forma de jugar del equipo cuando él ha estado en el campo no le ha favorecido demasiado, sin duda se trata de otra de las asignaturas pendiente para la segunda vuelta.

En el 88´, Cristóforo fue quien se marchó para dejar su lugar a Iborra. El centrocampista uruguayo ha encontrado su sitio en el equipo y está rindiendo a un gran nivel, encontrando el equilibrio perfecto en el centro del campo y además, dando un buen trato al balón.

El tiempo se le escapaba al Athletic y el Sevilla supo enfriar el partido, sumando su octava victoria consecutiva como local en el campeonato.

El conjunto sevillista se sitúa como sexto clasificado tras adelantar al Athletic y dormirá en puestos europeos por primera vez desde que comenzó la liga, puesto que conservará siempre y cuando el Eibar no gane frente al Espanyol. La próxima cita del equipo será la ida de los octavos de la Copa, donde se disputará el primer derbi de la temporada en Nervión.


Volver a la Portada de Logo Paperblog