Revista España

Sevilla, mucho más que naranjos y toros

Por Pili_hb @albergue

 

Aunque según Lord Byron Sevilla era famosa “por sus naranjas y sus mujeres”, todos sabemos que la ciudad tiene mucho más por ofrecer. Además de ser conocida por sus tapas y su gastronomía, la ciudad cuenta con un auténtico festín arquitectónico con increíbles ejemplos de diseño barroco, gótico y renacentista esparcidos por los diferentes barrios.

 

A continuación podéis encontrar una pequeña guía para poder disfrutar de un buen fin de semana en la capital andaluza.

 

Sábado

 

Check-in en el hostal

 

A la hora de buscar hostales en Sevilla donde poder alojaros, el casco antiguo es una de las mejores zonas. Allí encontraréis muchos hostales como el Sevilla Inn Backpackers, situado a pocos pasos de la catedral y que ofrece desayuno gratuito cada día de 08:00 a 10:00. Si buscáis alojamiento con un poco más de categoría, en el Hotel Abanico encontraréis habitaciones privadas a partir de sólo 22€ por noche.

 

Contemplar las vistas desde las alturas


Por 6€ podréis comprar la entrada a la Giralda y a la Catedral. La Giralda es uno de los monumentos más importantes de Sevilla y fue construida en el siglo XII; aunque hoy en día es el campanario de la Catedral de Santa María, la Giralda fue originariamente un minarete. Si subís hasta arriba podréis ver toda la ciudad y el casco antiguo es particularmente espectacular desde casi 100m de altura, así como los detalles góticos de la catedral. No os olvidéis de que, además de las escaleras, podéis utilizar las rampas construidas para los caballos para ascender o descender de la torre. La Catedral de Santa María es, a su vez, la iglesia gótica más grande del mundo y es verdaderamente espectacular. Al entrar, el contraste entre la oscuridad del interior y el sol radiante del exterior es increíble.

 

 

De tapas por la capital andaluza


Una vez hayáis terminado vuestra visita por la parte medieval de la ciudad, podéis hacer una parada técnica para saciar el apetito. Muy cerca de la catedral encontraréis el Bar Giralda, donde sirven unas tapas deliciosas. Si os apetece más ir de restaurante a lo guiri, en el Modesto podéis disfrutar de diferentes recetas de berberechos y almejas. Aun así, tened en cuenta que la zona de la catedral es muy turística así que los precios pueden resultar un poco más elevados de lo normal.

 

El Real Alcázar de Sevilla

 

Originario de la época del primer Califa andaluz en el siglo X, este conjunto palaciego ha sufrido modificaciones en prácticamente todos los siglos debido a ampliaciones, épocas de esplendor, caprichos de reyes, el conocido terremoto de Lisboa en el siglo XVIII, etc., de modo que en la actualidad se pueden ver múltiples estilos, desde el islámico, el mudéjar y el gótico hasta el renacentista y el barroco. En 1987 fue declarado Patrimonio de la humanidad. La entrada general tiene un precio de 7,50€ pero, para más información, podéis visitar la web oficial.

Unas copas en el Habanilla Café


En la Alameda, una plaza muy animada y concurrida por los locales, se encuentra el Café Central y el Habanilla, donde podréis ir a tomar unas copas por la noche. El Habanilla está decorado con un estilo más clásico, con un toque palaciego e incluso bohemio para algunos, mientras que el Café Central es un tanto más convencional.

 

Domingo

 

Un buen desayuno

 

Aunque es probable que el hostal os ofrezca desayuno, podéis optar por desayunar en cualquiera de los hornos San Buenaventura. Encontraréis uno en la calle Carlos Cañal y otro en la Plaza de la Alfalfa, aunque hay más en otras zonas de la ciudad. Son muy populares y las tostadas con jamón serrano y aceite de oliva son una delicia. Y si todavía os queda algo de espacio… ¡los productos de bollería tampoco tienen desperdicio!

 

Ir de compras


La calle Sierpes es la principal calle de compras de la ciudad, empieza en la plaza de la Campana y termina en la plaza de San Francisco, donde se encuentra el ayuntamiento. La calle está llena de tiendas chic, pero también pueden verse algunos edificios históricos como el Convento de San Acacio y otros conventos construidos durante los siglos XVII y XVIII. Además, al final de la calle puede verse la Cárcel Real de Sevilla, donde por el año 1594 fue encarcelado Miguel de Cervantes.

 

Barrio de La Macarena

 

 

El barrio de La Macarena es uno de los barrios más antiguos y más populares de la ciudad. Los elementos principales que caracterizan este barrio histórico son la muralla árabe, el arco de la Macarena y la Basílica de la Macarena. También se puede ver el Hospital de las Cinco Llagas, actualmente la sede del Parlamento de Andalucía. Además de contemplar todos estos edificios históricos podéis visitar también el bar más antiguo de la ciudad, El Rinconcillo.

 

Una buena cervecita


En Sevilla encontraréis muchos bares en los que poder ir a tomar una buena cerveza y disfrutar del buen ambiente. Si queréis saliros un poco de “lo normal”, os aconsejamos la Cervecería Internacional, en la calle Gamazo nº 3. En la carta encontraréis más de 250 tipos de cerveza embotellada, así que decidir cuál tomar puede incluso ser más divertido que tomársela. Siendo la última noche del viaje, no hay nada mejor que disfrutar de buena y variada cerveza, buenas tapas y divertirse al máximo.

 

 

Aunque al principio hemos querido desacreditar un poco a Lord Byron, es cierto que los naranjos de Sevilla son muy conocidos. Así pues, al pasear por las calles de la ciudad, os recomendamos que entréis en alguna de las tiendas que encontraréis en muchos de los callejones y compréis buena mermelada de naranja.

¿Tienes previsto visitar Sevilla? ¿Recomendarías algún otro rincón de la ciudad? ¡Deja tu comentario!

Gracias por las fotografías a seiho, MuntyPix, Angel Gonzalez, clspeace, BocaDorada, Sarah and Iain y miss karen en Flickr.

 


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas