Revista Cultura y Ocio

Si te quedas en Escocia

Publicado el 14 marzo 2015 por Carmencano Carmen Cano Díaz @LibrosEscondido

Si te quedas en Escocia

Carol Coleman, responsable de pujar en las subastas de arte para la Galería Withs de Londres, recibe el encargo de adquirir una pieza singular. Desconoce que esa partitura manuscrita de escasa tasación, posee enorme valor sentimental para un prestigioso coleccionista. Tampoco sabe que Mac, el atractivo escocés junto al que, por azar, acaba sentada en un avión, es lord James Macleod, el hijo de su más importante rival.

Mac no confía en las mujeres. Tras un carisma encantador oculta su cinismo respecto al amor duradero, que empieza a desvanecerse cuando descubre que el firme carácter de su compañera de vuelo esconde a la auténtica Carol, introvertida y vulnerable.

Una rivalidad, el recuerdo de unos hechos bélicos sucedidos durante la Navidad de 1914, un engaño inocente, los secretos de Mac y el regreso inesperado del pasado de Carol, pondrán en riesgo la firmeza de sus sentimientos. Salvo que la fuerza del amor y la magia de Escocia los unan para siempre

Olivia Ardey es una escritora española que me cautivó con su primera novela “Dama de Treboles”, creía que tenía mucho potencial y segui esperando novelas como esta, porque sabía que era una autora que marcaría la diferencia. Sin embargo, después de leer esta novela me ha costado encontrar novelas suyas que me gusten tanto. Creo que arriesgó al cambiar de género ya que después de esta novela y de “Delicias y secretos en manhattan” que son históricos decidió cambiar al género romántico contemporáneo. No puedo decir que este cambio sea un acierto o un desacierto. Son géneros bien distintos que poco o nada tiene que ver. Como lectora no puedo juzgar el cambio porque no me he leído todas sus novelas. Para poder juzgar su evolución tendría que haber leído todas sus novelas y no es el caso. De todas formas, el resto de sus novelas han pasado por mi lecturas sin pena ni gloria.

Si, han pasado sin pena ni gloria porque no he conseguido conectar con algunos de sus personajes y en otros casos el argumento no me ha llamado la atención. Sin embargo, llego “Si te quedas en Escocia” y capto mi atención de manera inmediata. Todas las novelas que tengan que ver con el arte en algunos de sus aspectos me llaman la atención. Así que una novela cuyos protagonistas sean una responsable de pujar en subastas y coleccionista privado, tenía que llamara mi atención si o sí. No sabía que encontraría puesto que la anterior novela que leí de Olivia, “Regalamé Paris” me gusto bastante poco. Lo que no esperaba era encontrarme con una novela tan fresca, divertida, apasioanda, llena de enredos y con un protagonista masculino tan adorable.

Lo que más me ha cautivado de esta novela es sin duda Mac, nuestro escoces algo cínico y desconfiado que no busca relaciones pero al que le van los retos. Mac me ha resultado cínico, encantador, apuesto, magnético, atractivo y creo que es un personaje por el que suspiraremos muchas lectoras. Creo que él se come toda la novela. Todas las páginas son geniales pero los diálogos con Mac son sublimes. Me he enamorado completamente de este hombre que quiere una pieza de subasta sin aparente valor para su familia, no por enriquecerse sino por los valores que implica, por la deuda familiar que quiere saldar. Mac es un luchador que luchara con todos sus medios a su alcance para conseguir a la única mujer que le ha llamado la atención en mucho tiempo, Carol.

Carol es un personaje al que cuesta coger cariño. Al menos a mi me costo. Su visión del arte es comprensible, porque el arte no deja de ser un artículo de bien raices, un objeto de valor con el que puedes obtener un beneficio. Aunque personalmente creo que además de tener ese valor económico puede tener un valor emocional, sentimental y romántico. Carol esta llena de prejuicios, es aún más cínica que Mac, nada romántica, bastante pragmática, fría y en algunos momentos me parecio pedante y bastante estúpida. Su visión de la vida es bastante triste, da bastante pena que no sepa valorar lo que tiene a su lado. No es que no entienda que quiera su independencia pero sinceramente hay una linea entre ser independiente y ser egoísta o ser fría como un tempano de hielo. Como veís mi opinión de Carol no es muy satisfactoria. Me ha sorprendido porque suelo conectar con los personajes femeninos pero con esta protagonista más bien ha sido todo lo contrario, la he repelido muchísimo. Salvo su gusto por el arte no he me he sentido identificado con ella. Al menos no es tan tonta, ni tan estúpida como para no ver a Mac, o al menos al final ve que no puede perderle.

La historia de amor de los dos surge poco a poco pero mientras que ella intenta evitarla por todos los medios dejándose llevar por todos sus prejuicios es Mac quien le abre los ojos, es él quien la hace vibrar, quien la hace sentirse viva. Es gracias a la relación que mantiene con él cuando aprende a ver las cosas desde otra perspectiva. Empieza a valorar a las personas que tienen a su lado y se da cuenta de que debe abandonar su pasado para poder ser feliz.

La novela me ha encontando en su conjunto porque me ha parecido una historia fresca, romántica, con un personaje masculino inolvidable. He disfrutado desde la última página hasta la última. Es la novela en la que me he reconciliado con Olivia Ardey. Si, me he reconciliado porque la ultima novela que leí de ella, me parecio una novela de viajes, una guia de Paris donde no encontre el romanticismo en ninguna parte. Asi que por ese lado me ha parecido una novela bastante satisfactoria. Otro punto a favor de esta novela, que también las otras, es su portada. Como siempre Versatil destaca por sus portadas acorde con la novela, preciosas, con mucho encanto. Y esta vez, al menos para mi, el contenido esta a la altura de la portada. Lo último que os voy a decir para acabar la novela, es que tenéis que conocer a Mac.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :