Revista Deportes

SIGUE HACIENDO MÉRITOS (11ª de abono en “La Malagueta”)

Por Malaka

 

DSC_0072_filtered

 

Plaza de Toros de Málaga
Sábado 20 de Agosto 2011 (Tarde)  / Dos tercios de entrada

Seis toros de Santiago Domecq muy mal presentados, todos con aires felinos. Descastados a excepción del 5º que tuvo genio. El 2º fue devuelto por inválido y sustituido por otro de la misma ganadería e igual de mal presentado.

ENRIQUE PONCE: pinchazo y estocada caída (Silencio). Bajonazo trasero (Silencio).
SALVADOR VEGA: estocada contraria (1 oreja). Media estocada caída y tendida (Vuelta tras petición).
ALEJANDRO TALAVANTE: pinchazo hondo y dos descabellos (Silencio). Media tendida, caída y delantera, dos pinchazos y tres descabellos (Silencio tras aviso).

 

SIGUE HACIENDO MÉRITOS

Por José Daniel Rojo

Antes de iniciarse el paseíllo ayer tarde en La Malagueta no pude evitar recordar que era el día en que José Tomás cumplía años, celebración que en muchas ocasiones ha tenido lugar en nuestra plaza con la presencia del diestro de Galapagar. Allí nadie lo recordó a excepción de la empresa. El 20 de agosto  era la fecha en la que JT hubiese hecho el paseíllo en caso de venir y la empresa seguro que se acordó de el torero, sobre todo al ver la floja entrada que se registró, apenas dos tercios.

Y hablando de recuerdos, el que seguro que no va a olvidar esta feria 2011 es Ildefonso dell´ Olmo, ese Señor que me retiró el saludo porque decía que le faltaba el respeto escribiendo, que ha hecho méritos más que suficientes para ser destituido. Este hombre, que dio mítines por programas de televisión diciendo que había que imponer seriedad desde el palco para crear un afición de primera y que había que mejorar el toro, se está tragando ahora sus palabras y lo hace faltando el respeto a los aficionados de pago que ayer, cansados de tanto ninguneo, se levantó de sus asientos para gritar ¡¡Fuera del palco!! ¡¡Manos arribas, esto es un atraco!! Tiene ahora tiempo Ildefonso para reflexionar, y si le queda la más mínima dignidad, puede, por decisión propia, poner su dimisión sobre la mesa. El aficionado, sin duda, lo agradecerá.

DSC_0071_filtered
El revuelo se armó en el segundo de la tarde y antes de que éste saltara al ruedo. El público se percató de lo que marcaba la tablilla, 460 kilos, peso mínimo reglamentario, y empezaron los primero pitos. Cuando apareció el felino la Plaza se puso de acuerdo para protestar y bastó que se cayera el toro antes de llegar al burladero de matadores para que el Presidente sacara el pañuelo verde y lo devolviera a los corrales. No había criterio. No lo devolvió por inválido, sino por presentación. En caso contrario no se entiende como mantuvo al otro inválido que hizo tercero y que le tocó en suerte a Talavante ¿A quién defiende la Autoridad? ¿Al empresario? ¿Al torero? ¿A su equipo veterinario? Entiéndase que no se proponga al aficionado como posible respuesta porque es evidente su incorrección.

Enrique Ponce cumplimentó su segundo paseíllo en La Malagueta y lo hizo de puro trámite. En su primero estuvo sin claridad de ideas, aunque es justo reconocer que el toro no brindó opciones. Y en su segundo, otro descastado, se puso pesado el de Chiva con un animal que acabó echándose a mitad de faena.

Otro año más que nos quedamos sin ver a Talavante en Málaga, y lo siento por mi amigo José María Vallejo que sigue confiando, y por méritos en este torero que no tuvo opciones con sus oponentes. El primero fue el inválido que Ildefonso mantuvo en el ruedo, un animal que por no tener no tenía ni rabo. Y el que cerró plaza fue un manso de carreta con el que Talavante, de manera acertada decidió abreviar.

Se llevó el gato al agua, nunca mejor dicho, Salvador Vega que sigue siendo un torero que apunta pero que no logra disparar. En el tercero de la tarde, que fue sobrero, consiguió una cariñosa oreja tras  una faena que fue a menos. El toro era tardo y por tanto había que dejarle la muleta siempre puesta en la cara para provocar la ligazón. A Vega le costó percatarse de ello y lo consiguió a medias. Le faltó decisión al malagueño. Al quinto de la tarde lo recibió con el capote de bellas maneras con rodilla en tierra y ganando terreno. El toro tuvo genio, hizo buena pelea en varas y se quedó entero para la muleta. Consiguió el animal ganarle la pelea al diestro que le faltó templar y dominar la fiera embestida del cornúpeta. Un oponente que lo quería todo por bajo y al que Vega llevó a media altura y dejando que el animal le enganchara el trapo, por lo que el toro remataba arriba de fea manera. El de Santi Domecq fue acrecentando este defecto por el error del torero hasta el punto que la gente llegó a pensar que era un toro con peligro. Se le fue el toro a Salvador que tan necesitado de triunfos está.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas