Revista Viajes

Sobre el ‘lío’ de las monedas en Cuba

Por Bbecares

En Cuba hay dos monedas y, aunque te digan lo contrario, tú, como turista, puedes acceder a las dos. Una es el CUC o peso convertible y tiene un valor equiparable al dólar de Estados Unidos (aunque mejor no lleves dólar para cambiar porque te quitan un 10% al darte el cambio). Esta se usa para todo aquello que no es totalmente básico y necesario. Y para un país tan comunista como Cuba, casi todo es lujo, así que todo lo que no sea comida corriente, transporte urbano u otros servicios del día a día, se paga con CUC.

Precios en pesos cubanos

Precios en pesos cubanos

Para que te hagas una idea de lo que puede ser un lujo allí: un cubano que trabaje para el estado (y ahí se incluyen médicos, arquitectos, profesores, periodistas, abogados, jueces…), gana 25 CUC mensuales (aunque reciben su dinero en pesos cubanos) acompañado por una cartilla de racionamiento que es casi irrisoria de la poca comida que ofrece.

Por otro lado, está el peso cubano. 1 CUC equivalen a 24 pesos cubanos. Hay una tendencia a decirle al turista que no se pueden usar los pesos cubanos. Supongo que será para fomentar que el visitante gaste dinero en los restaurantes destinados para él, porque un cubano normal no puede pagárselos. Yo como me alojé en un hostal normal de una familia encantadora, pues desde el primer momento me contaron todo*y supe que sólo hace falta ir a una casa de cambio, dar CUC y obtener pesos cubanos a cambio. Sin más complicación.

Con pesos cubanos, puedes pagarte los autobuses urbanos (valen 1  peso), taxis compartidos o máquinas que ellos llaman que son esos maravillosos coches de los años 50 y 60 que ya sólo se ven en Cuba (10 pesos). Te puedes comer una pizza por entre 5 y 10 pesos, tomar un zumo o jugo naturales por 3 pesos, un café por 1 peso, comer un helado por 3 pesos o un pan con queso y dulce de guaya (muy rico) por 5 pesos o tomar una cerveza en los bares del estado por 10 Estos ‘manjares’ se encuentran en las ventanas de muchas casas o en la entrada de estas. Vienen siempre anunciados los productos que tienen y sus precios en unos cartelitos, casi siempre iguales unos a otros.

Con esos pesos, también puedes ir a los lugares donde se comen los almuerzos corrientes cubanos, que es lo que comería un local si se viera obligado a almorzar fuera de casa. Estos almuerzos cuestan entre 24 y 40 pesos cubanos y llevan arroz, fríjol, carne (pollo o cerdo normalmente) y ensalada y te dan un refresco o jugo. Pero en estos restaurantes te encuentras la comida cubana de verdad, puesto que, aunque sea simple, es lo que un ciudadano de este país caribeño come día a día en su casa.

Con pesos cubanos también puedes pagar la peluquería, si es de las que va la gente local, o hacerte las uñas, aunque ya te digo que en estos lugares siempre te cobrarán de más cuando oigan tu acento, pero yo creo que es comprensible.

*Para viajar, recomiendo siempre los hostales, las casas de familia y demás alojamientos similares, porque el trato es más cercano y estas personas, para el buen funcionamiento de su negocio, necesitan que tú disfrutes de la estancia. Además que, de este modo, se fomenta la economía local. Si te quedas en un hotel, el trato es más frío y distante  y el trabajador no es el dueño del lugar y probablemente esté recibiendo una miseria de sueldo, así que no se preocupará tanto por tu comodidad en la ciudad. Además de que estos hoteles pertenecen a grandes empresas a las que bien poco les importa la economía local, el desarrollo sostenible o la naturaleza de un lugar. En La Habana estuve en el Paradise Backpackers Hostel. Recomendado totalmente, con una familia encantadora y un espacio precioso en un barrio tranquilo y bonito y donde el turista sufre mucho más acoso que dentro de La Habana Vieja, que está a sólo 10 minutos. Hay dormitorio por 7 CUC o habitaciones privadas por 20 CUC para dos personas.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista