Revista Historia

Sobre la sociedad programada...

Por Santi
Siento la escasez de entradas. Los exámenes y otras cosas me restan el tiempo y las ganas necesarias para llevar el blog decentemente actualizado. Esta vez comparto una serie de extractos de un artículo que me ha llamado la atención (y conste que cuenta ya con unos cuantos años):
... Desaparece el carácter absoluto de esa categoría llamada sujeto humano; y el hombre queda reducido a una realidad instrumental, a vivir y funcionar como sujeto-objeto de un conjunto de organizaciones que, más allá de su voluntad, deciden su existencia. (...)... La previsión con que la sociedad actúa reduce muchas acostumbradas decisiones individuales: "Una sociedad que parece cada día más capaz de satisfacer las necesidades de los individuos por medio de la forma en que está organizada, priva a la independencia de pensamiento, a la autonomía y al derecho de oposición política  de su función crítica básica" (H. Marcuse*) (...)... La conclusión de G. Friedmann en este sentido recapitula con precisión las excelencias de la técnica: "El hombre de las sociedades opulentas (...) es el hombre modelado por el medio técnico, condicionado por las culturas de masa de las que frecuentemente sólo recoge lo peor a falta de saber escoger lo mejor, el hombre replegado sobre su pequeño perseguimiento de bienestar, indiferente a los grandes problemas colectivos..., perdiendo contacto con la naturaleza, solicitado por todos los gadgets, (...)"

Sobre la sociedad programada...

Herbert Marcuse (foleybear.com)

Esta sociedad opulenta, en expresión de Galbraith, crea y potencia un tipo de hombre, de grupo humano, cada vez más proclive y obligado a ingresar en el ciclo rígido de producción-consumo. Pierde el contacto con elementos y materiales; olvida o desconoce los ciclos y ritmos de la naturaleza; se instala en los nuevos modelos de obligado uso: confusión de lo eficaz con lo bueno y útil; culto a las innovaciones técnicas, a la eficacia, al fetichismo del crecimiento económico continuo. (...)Ha sido, pues, la creciente burocratización la que ha logrado dominar la compleja realidad presente, hasta convertirla en un conjunto de medios, en un sistema, utilizable en función de los intereses de las dos fundamentales organizaciones de dominio: la empresa o sociedad económica, y el Estado o sociedad política.(...)...Las grandes decisiones se toman de espaldas a los ciudadanos; no por malicia o desidia, sino porque lo que interesa por encima de cualquier otro objetivo es la lógica de la productividad. (...) La política se convierte en una estrategia de desarrollo económico, hasta el mismo olvido del desarrollo político o social.(...)La sociedad es una máquina que los tecnócratas deben hacer funcionar a la perfección. (...) Para A. Touraine, la nueva sociedad se llamará "tecnocrática" si se hace referencia al poder que la domina; y se apellidará "programada" si se intenta definirla por la naturaleza de su modo de producción y de organización económica. (...)¿Es la panacea, el remedio a todos los males; o se gesta y desarrolla una nueva forma de alienación global? (...) es justo reconocer que la crisis de los setenta se encargó de echar por tierra o de poner interrogantes al desarrollo indefinido, que ni fue total ni mucho menos universalmente compartido. (...)La autonomía del Estado se debilita ante los centros de decisión económica. (...) ...Se alteran las formas de dominación social, y se sustituye el contenido o concepto de explotación económica por la noción de alienación. La dominación social toma formas nuevas: (...) genera necesidades y actitudes, y manipula culturalmente mediante el control de la educación, de la escuela, de los complejos medios de formación y comunicación; y finalmente, esta "sociedad de aparatos", en expresión de Touraine, dominada por grandes organizaciones, políticas y económicas a la vez, se orienta más que nunca hacia el poder, hacia el control propiamente político de su funcionamiento interno y de su entorno.Casi cabría decir que todo nos viene dado, puesto que hasta la capacidad de oponerse, a través del sindicato, del grupo de presión o de las plurales alternativas políticas, queda debidamente integrada en el sistema y responde a esa tendencia racionalizante dispuesta a aceptar y digerir cuanto ayuda a la convivencia pacífica y eficaz. (...)... El hombre alienado en la nueva sociedad vive gracias a las orientaciones sociales y culturales que le reconoce y administra la clase dirigente. Nuestra sociedad -comenta A. Touraine- es una sociedad de alienación; no porque reduzca a la gente a la miseria o imponga coerciones policíacas, sino porque seduce, manipula e integra.
Del artículo "La sociedad tecnocrática", de José Sánchez Jiménez (Profesor de Historia Contemporánea en la Complutense de Madrid). En el nº 29 de 'Siglo XX. Historia Universal': "La España del desarrollo. Años de boom económico", Historia16. Madrid, 1983.--
Se suele decir que la historia se repite. No es exacto. Vemos en ella unos ciclos, que efectivamente van y vienen, que nos son conocidos, como la dinámica de las olas al llegar a la playa. Más hoy día, cuando sin mucho esfuerzo uno puede presenciar en su vida mortal una de estas "repeticiones de la historia". Aquí asistimos a un discurso que hoy nos suena familiar, y sin embargo se realizaba hace tres décadas. Se nos habla de tecnócratas, de alienación, de pérdida de poder político por parte del ciudadano y del mismísimo Estado, de consumismo inducido...Se repiten los ciclos, pero cambian los contextos, lo que evita que la historia se copie a si misma, y lo que tal vez provoca -junto con nuestra estupidez y egoismo inherente- que no seamos capaces de evitar las consecuencias negativas de estos "regresos de Clío". Un amigo me dio un buen ejemplo para entender este movimiento cíclico pero no repetitivo: no hay que verlo como un carrusel, que efectivamente vuelve a repetir el mismo recorrido una y otra vez; sino más bien como una espiral, del tipo que recorre al tornillo, o como los senderos que suben la montaña rodeándola una y otra vez: giran familiarmente pero no pasan por el mismo punto. Los obstáculos son cambiantes.
Bueno, al final me ha quedado una entrada decente. He seleccionado las frases y párrafos que mejor encajan con el contexto actual. El resto del artículo habla sobre la evolución sufrida desde los principios del Estado interventor hasta el que pretende la racionalización de todos los factores; de la carrera por llegar a la programación absoluta de lo social, político, económico... mediante el extremado optimismo por la ciencia y la técnica. Reflexionen sobre lo que decían estos pensadores.
Saludos

*Cabe tener presente la influencia que este filósofo tuvo sobre los jóvenes del 68

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossier Paperblog

Revista