Revista Sociedad

Solidaridad en prisión

Por Beatrizbeneitez
Solidaridad en prisiónBeatriz Benéitez Burgada. Santander
A Bosnia Herzegovina hemos llevado y enviado muchas cosas, siempre con la ayuda inestimable de las Fuerzas Armadas: Toneladas de tela para hacer talleres de costura en dos campos de refugiados, pollos para hacer una granja -se los acabaron comiendo todos-, incubadoras para el hospital infantil de Mostar, ordenadores y audífonos para el Centro de Educación Especial Los Rosales, toneladas y más toneladas de material escolar, leche para bebés, medicinas, ropa y mantas para centros de mayores y hasta dos autobuses municipales retirados de Santander, que viajaron por barco hasta Croacia para ir después a Herzegovina. Pero de todo lo que hicimos llegar a la Ex Yugoslavia, en un intento de poner nuestro granito de arena, gracias a la solidaridad que siempre han demostrado miles de cántabros, hay algo que nos hacía especial ilusión: las piezas y juguetes de madera hechos a mano por internos del Penal del Dueso.
Solidaridad en prisiónLa razón por la que estas donaciones se repitieron durante años es porque Marisol Dobarganes siempre vuelve al Dueso a visitarles. Algunas veces he tenido la suerte de poder acompañarla. Regresa para dar las gracias, para contarles en qué campo de refuegiados, en qué orfanato o en qué centro están los juguetes que hicieron. Les lleva fotos, y mensajes de los niños, y les cuenta. En Los Rosales, en Mostar, viven muchos niños especiales. Muchos de ellos reconocen su cama porque en la cabecera hay una pieza de madera pintada a mano por un interno del penal cántabro. Los internos que colaboran con estos proyectos son generosos. Y siempre han mostrado mucho interés por las historias de los Balcanes. Una vez, incluso, después de una charla-coloquio sobre el tema que nos ocupa, algunos de ellos se pusieron de pie y pidieron al director del centro y a la asistente social hacer un día de ayuno, para enviar el dinero de su comida a quien lo necesitara en Bosnia. Por supuesto, no se lo permitieron, ni lo permite la Ley. Pero a nosotros nos dio que pensar. Solidaridad en prisiónLo cierto es que es precioso hacer llegar a los que perdieron todo en la guerra objetos hechos con todo el cariño por personas que, por uno u otro motivo, han perdido la libertad. Ojalá esos talleres y otras muchas actividades que organizan en El Dueso y otros penales sirvan para que ellos no vuelvan a cometer los mismos errores que les llevaron allí. De la misma forma que sus juguetes han servido muchas veces para que niños que no tienen casi nada, recuperen la ilusión.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas