Revista Diario

Sssschhhhh ¡Silencio! (por Isa)

Por Imperfectas
Sssschhhhh ¡Silencio! (por Isa)
Titititi-tititititi-titititi-titititi-titititi... El despertador. Maldita forma de iniciar un día. El grifo de la ducha. El zumbido del calefactor. La estridente sintonía de la radio de la vecina de en frente. El ladrido de los perros de los de arriba bajando a su meada de maitines. El portazo de la puerta de casa. El de la puerta del portal, aún peor. El tráfico intenso de la calle Carranza antes del amanecer desde la parada del autobús. El chunda-chunda que emana de los móviles de un par de adolescentes compitiendo en volumen camino del insti, ya dentro del bús. El incómodo pero muy políticamente correcto pitido para los sordos de los semáforos. El silbido de la cafetera del bar de abajo. Las múltiples teles y radios de la redacción a todo trapo mezclando boletines, entrevistas, anuncios y músicas en el condensado ambiente. El inicio de windows, la antesala de mi quehacer diario. El crepitar frenético y fabril de los teclados. Los gritos histéricos de los compañeros (¿la has visto?, ¿la cojo?, ¡dala!, ¡la suelto!). La algarabía del restaurante en hora punta de menú del día. Más tecleo, más voces, más radios, más teles, más tráfico, más bocinas, más semáforos sonoros, más pitidos de aviso en el metro, más cantautores advenedizos con amplificador, más móviles eructando reggaeton, más volumen...
Sssccchhhh
¡Silencio!

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas