Revista Cultura y Ocio

Stasi, porque el estado te quiere

Por Onsokumaru
Comienzo un apartado especial sobre "los departamentos de apoyo a la integridad moral y física de nuestros queridos conciudadanos" también conocidos como "agencias de represión de los países totalitarios" por los países con la lacra de la democracia como forma de gobierno reinante. Algunos más eficaces que otros, enormes máquinas estatales o pequeñas grupos de amigos, usando la fuerza bruta o utilizando métodos psicológicos, todos eran una herramienta para meter en cintura a propios o extraños usada por el gobierno de turno.
 Y hoy le toca a:

STASI, PORQUE EL ESTADO TE QUIERE

EL EMBLEMA DEL HUMOR EN LA R.D.A

 La RDA, república Democrática Alemana, era la niña bonita de la URSS. Cumplían a la perfección todo aquello que se mandaba desde Moscú y era el estandarte del comunismo ante el mundo. Para ello el gobierno diseñó un sistema de acojonamiento general que le permitía dormir tranquilo sin que el populacho intentara hacer alguna locura. ¿Pero cómo lo consiguió?. Creando el Ministerio de Seguridad, Ministerium für Staatssicherheit (MfS), Stasi para los amigos, la mejor policía secreta y de espías  caseros de la historia.
En palabras del Ministro del Interior en su creación en 1950:
"Emprender una batalla decisiva contra la actividad de los agentes enemigos, subversivos, saboteadores y espías para proteger nuestro desarrollo democrático y garantizar de forma continuada los objetivos de nuestra economía de paz", dicho en otras palabras y en cristiano:
"meter en el trullo a todos aquellos artistas, profesores y activistas de los derechos humanos que se opongan a nuestra política así como todo aquel pringado que intente escapar de nuestro país".
Los líderes comunistas de Alemania Oriental saturaron su reino con más
 espías que tenían cualquier otro gobierno totalitario en la historia reciente.
La KGB de la Unión Soviética empleó a aproximadamente 480,000 agentes a jornada completa para
supervisar una nación de 280 millones, lo que significa que había un agente por
5,830 ciudadanos. La  Gestapo Nazi usaba la proporción de un oficial para las 2,000 personas. La proporción para la Stasi era un policía secreto por 166 Alemanes Orientales. Cuando los informadores regulares son añadidos, estas proporciones se hacen mucho más altas: ¡habría sido al menos un espía que disfrutaba informando por cada 66 ciudadanos! Cuando
uno añade en los números estimados de fisgones a media jornada, el resultado es
nada salvo monstruoso: un informador por 6.5 ciudadanos. Esto significa que en una cena de amigotes o en tu equipo de fútbol de barrio (por cierto, lleváis mucho tiempo sin ganar nada) habría unos 2 informadores que delatarían esas conversaciones contra el gobierno que sueles tener mientras te tomas una cerveza.

STASI, PORQUE EL ESTADO TE QUIERE

EL TAXI PARA LLEVARTE AL HOTEL

STASI, PORQUE EL ESTADO TE QUIERE

LAS HABITACIONES DEL HOTEL


STASI, PORQUE EL ESTADO TE QUIERE

SALA DE INTERROGATORIO, MUY ENTRAÑABLE

Como apoyo contaban con 18 "prisiones preventivas", porque no hay nada mejor que prevenir antes que curar. La más famosa era la de Hohenschönhausen, tan difícil de pronunciar como no temblar de miedo si supiéramos que pasaríamos por allí por algún motivo. Sus celdas se encontraban en el sótano, frías y húmedas, con una bombilla encendida todo el día, con un cubo para hacer tus cosas (mear y cagar) y con pesados interrogatorios preferiblemente por la noche.
El uniforme para los reclusos en calidad de aislamiento era un precioso chandal azul y unas sandalias, todo ello con estilo y glamour.
Con la muerte del simpático de Stalin, se dejó a un lado las torturas físicas que tanto admiraba el difunto y se concentraron en la destrucción psicológica del individuo. Los alemanes se convirtieron en auténticos especialistas y en la prisión de nombre complicado se dirigían los demás centros de reeducación con las nuevas técnicas:
no permitir el sueño, hacer las mismas preguntas en los interrogatorios durante meses, no informar nunca de su situación geográfica, aislamiento total con los demás prisioneros consiguiendo confesiones de delitos no cometidos, arruinar mentalmente al disidente y hacerle sentir que el Estado lo sabía todo. Si no llegaba esta ración de "jarabe de palo" siempre podían optar por crear bulos y rumores acerca del disidente. Es una pena que no conocieran a nuestros periodistas del corazón, podrían aprender técnicas depuradas de como crear de la nada un rumor y hacerlo verosímil sin crear en el pueblo ningún atisbo de duda.
Pero no todos los métodos de la Stasi eran brutales. Gracias a Markus Wolf (el hombre sin rostro), jefe de los servicios de espionaje al exterior de  esta empresa familiar entre los años ´53 y ´86, creó la figura del "Espía Romeo", alemanes guaperas que provocaban en las secretarias solteras de la otra Alemania unas ganas locas por follar ver películas románticas con ellos. Y a unas chicas muy monas y facilonas que encandilaban a altos cargos del gobierno o prósperos empresarios.
El espía más famoso fue Günther Guillaume, llegó a convertirse en el secretario personal de Willy Brandt, el entonces Canciller de la otra Alemania. Como otros agentes de la Stasi el cachondo de Gunther había pertenecido al partido nazi, pero todo se olvida si el fin es darporculo incordiar a la otra Alemania. Por cierto, antes de este escándalo Brandt se enfrentó a una votación de censura, no tenía muchos amigos en el Parlamento, pero curiosamente fracasó, gracias a los votos como el de dos parlamentarios que les encantaban el dinero fresco que les proporcionaba la Stasi.

STASI, PORQUE EL ESTADO TE QUIERE

GÜNTER LE DICE  A BRANDT QUE LE QUIERE

chivatos%20de%20mierda%20o%20" de:="de:">
- interés personal, "si ayudo podré alcanzar un puesto de trabajo mejor o ser un actor/ deportista famoso"
- chantaje, "si no ayudo contarán a todo el mundo que me gusta masturbarme viendo a Carmen de Mairena untado de aceite"
- defensa de una acusación, "si ayudo dejarán de pensar que soy un espía de Alemania Federal"
- patriotismo, "ayudo a limpiar mi país de esta escoria fascista que quieren sabotear el sistema comunista".
Y por supuesto con papeles firmados y con cuño estatal, que ya sabemos que los alemanes son meticulosos para todo. Se calcula que el 6% de estos informadores no llegaban a los 18 años.
Nada escapaba a los tentáculos de este cuerpo de represión estatal, sus chivatos estaban en el colegio para delatar a aquellos estudiantes que leían comics americanos, en el trabajo para hacerlo de los currantes protestones, en las barras de los bares para conocer a los que intentaban "arreglar el país" (como aquí), en el Ejército, en la policía, en los hospitales e incluso a la churri que dormía en tu misma cama, nada ni nadie se escapaba de este férreo control. Con lo divertido que es contar chistes sobre el político de turno y allí se convertía en un deporte de riesgo que además te obligaba a contarlo en bajito, siempre temiendo que la persona que tienes a tu espalda leyendo el "Marca" no es un informante.
Y si querías jugar con tu serpiente de un solo ojo con esa chica tan mona que has conocido en un local de copas deberías de tener cuidado, el mismo camarero que te ha puesto el cubata, el taxista que te lleva al  motel y la misma chica podrían ser colaboradores, sin contar que a los voyeurs de los agentes de la Stasi les encantaban colocar cámaras especiales en las habitaciones y en los baños.

STASI, PORQUE EL ESTADO TE QUIERE

EL JEFE DE LA STASI Y EL PRESIDENTE DE LA RDAANTES DE TENER MAL ROLLO


Todo era impuesto  por el Estado y vigilado por la Stasi. La educación es un tema muy importante en cualquier dictadura y  estos geniales alemanes no se iban a quedar de brazos cruzados, inundaron los colegios con propaganda política: "Que si somos los mejores, que nuestro país le gana a cualquiera, que nuestros políticos tienen el falo más grande de toda la ONU, que si los otros alemanes huelen mal", en fin, propaganda en el colegio y elección del personal que consideraban aptos para poder estudiar en la Universidad, nada de malgastar el dinero público en unos rebeldes que solo quieren libertinaje y usar la palabra "democracia" continuamente.
Hasta el mismísimo presidente de la RDA, Erich Honecker, tenía un expediente abierto que le incriminó de tal manera que dimitió del poder poco antes de la caída del Muro. Y los propios miembros de la Stasi, sobre 200 de ellos fueron puestos a disposición de la Señora de la Guadaña por intentar escapar al bloque occidental, alguien debió dar el chivatazo de sus intenciones, no se respetaban ni entre ellos.
De tal magnitud es la cantidad de archivos que poseía la Stasi sobre sus vecinos que, y usando las típicas comparaciones estúpidas propias de los noticieros de la Tv, podría estirarlos por la carretera e ir desde Madrid hasta Ciudad Real para tomarme una caña pisando únicamente los papeles. Y una única persona tardaría 128 años en ordenar todos esos archivos.
En los primeros 7 años del acceso libre a estos informes pasaron 3,5 millones de alemanes interesados en conocer su biografía escrita por los agentes de la Stasi. Unos 3,500 funcionarios alemanes eficaces se encargan de ello y el costo rondaba los 100 millones de euros. Todo sería más fácil si el gobierno de la DDR no hubiera dado la orden de quemar material informático por si los ciudadanos se molestaban y deseaban colgar a sus políticos por sus gónadas.
Tan eficiente eran y tan organizados que se han encontrado 800 actas sobre la utilización de presos políticos en la fabricación de muebles para la tan "República Independiente de Ikea" entre los años 1976 y la caída del  Muro. Por supuesto que la empresa sueca ha asegurado que no sabe nada del tema y que si alguien se ha sentido ultrajado podrá pedir indemnizaciones, estos suecos tan amables como siempre.
Otras actas incriminatorias para el gobierno de la RDA fueron las que demostraron la cantidad real de muertos por intentar cruzar  el Muro hacia la otra Alemania, la Alemania que tenía los BMW y varios canales de Tv., de los 186 oficiales que el Gobierno reconocía a los 826 reales que la Stasi había registrado perfectamente, toda una lección de meticulosidad.
Las comunicaciones estaban controladas, los teléfonos fijos (recordemos que ese maravilloso IPhone que tienes en tus manos no existía entonces) estaban pinchados hasta controlar 20,000 llamadas a la vez, se leían más de 2,000 telegramas diarios y se manipulaba el resto del correo y paquetería, ¿alguna vez  te ha pasado que has enviado un billete de 20 € a tu prima de Cuenca y nunca llegó la carta?, se calcula que la Stasi se apropió de unos 30 millones de Euros de esta manera.
Hablando de dinero, otra forma de hacer caja era solicitando el pago de un "rescate" de los prisioneros políticos que Alemania Occidental interesaba liberar. Se calcula que en todos años en la que la Stasi puso orden en el país se recaudaron de esa forma unos 200,000 millones de euros, si Rajoy leyera este blog se le iluminarían los ojos y una esbozaría  una sonrisa.
El SED, el  partido político que gobernó en la RDA, cambió de nombre cuando las dos alemanias se unificaron, pero quedándose con los archivos que poseían sobre todos sus conciudadanos y los beneficios que les proporcionó como único partido político en el país. Al final, por la presión ejercida por los parroquianos, jueces, políticos  y como muestra de su disposición a crear una Alemania unificada "donaron" el 80 % de esos beneficios para la creación del nuevo país, una auténtica ONG.
Con el colapso del régimen y la inmediata unificación del país, los anteriores habitantes de la RDA pidieron venganza a gritos contra los dirigentes del SED y los oficiales de la Stasi. Pero curiosamente no hubo justicia callejera ni bofetadas rencorosas, confiaron en la justicia y rectitud de las leyes de Alemania Occidental, hay que ver que ordenados son estos alemanes para todo. ¿Cuántos acabaron en prisión?, entre enfermedades varias, avanzada edad, falta de pruebas, delitos prescritos, etc... la cifra total fue de: pocos. Al igual que hicieron con los nazis, los alemanes hicieron el esfuerzo de "borrón y cuenta nueva" e intentaron tapar esa oscura etapa donde la Stasi impuso su ley.
Hay una película que trata sobre el tema, "La vida de los otros", no hay acción como las de James Bond ni chicas ligeras de ropa, pero si queréis ver en la pantalla como funcionaba la sociedad alemana bajo la Stasi en vez de leer este blog os la recomiendo.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :