Revista Cultura y Ocio

SULTANA (capítulo primero)

Por Jrdecea

SULTANA (capítulo primero)
Buenas tardes, amigos. De nuevo os traigo una historia para los que realmente leéis todo lo que escribo en nuestro espacio, para vosotros los mayores. Suelo hacerlo tras las vacaciones de verano y Navidad, como bien sabéis. En vacaciones tengo más tiempo de tranquilidad y de pensar en estos temas relacionados con la escritura que tanto me gustan. Sobre todo de pensar en vosotros que, en realidad, sois mi motor y mi incentivo. Si yo supiese que no os gusta lo que escribo, inmediatamente dejaría de hacerlo, No me gusta escribir para mí, únicamente por el placer de escribir. Me gusta escribir para que alguien lo lea y experimente sensaciones. Cada uno las suyas, porque lo que se lee no siempre provoca las mismas en todos. Muchas veces me dicen: si es tan difícil que una editorial te publique tu trabajo (porque realmente es muy difícil encontrar la editorial que se interese por lo que haces y, sobre todo, en cuyas colecciones de su oferta editorial tenga cabida lo que escribes), por qué no te auto publicas que seguro te irá bien…Y yo les digo que no me interesa publicar por publicar; me interesa que a alguien le guste lo que escribo y se decida a apostar por mí. En este caso es lo mismo: me interesa vuestro interés. Sé que lo tengo porque las entradas en el blog suben exponencialmente. El mes de agosto batimos el record de visitas, llegando a las 1916 (el mes anterior, julio, fueron 1565 y ya el record anterior databa de septiembre del año pasado con 1151); eso es gracias a todos vosotros que os sentís cómodos aquí, tras vuestra pantalla. Por ello sigo escribiendo para vosotros.
Este relato llega un día tarde del que quería. Ayer me fue imposible publicarlo. Ayer, día 12 de septiembre, hubiese sido un buen día para hacerlo…Dedicado a todos vosotros esta historia de fantasía y embrujo que tiene mucho que ver con por donde estuve este verano y con quienes disfruté unas horas maravillosas. Gracias a ellas y a él.Espero lo disfrutéis y, si alguno ve que he utilizado no adecuadamente algún término relativo al Islam y sus gentes que, por favor, me lo diga y hago las modificaciones adecuadas en el relato para que sea lo más completo posible y sea “nuestro relato”.Amigos, no dejéis de soñar y de ser felices nunca. Buenas tardes. José Ramón.  SULTANA (capítulo primero)
Las seis de la tarde y el Sol empezaba a despedirse. La sombra del muro con su campana se alargaba sobre el pequeño patio superior de la antigua Torre del Homenaje que en momento de esta historia se usaba para otros fines. Hacia ella se dirigía, Kamil. Llegaba tarde y corría que se las pelaba, de estancia en estancia, cruzando jardines y subiendo y bajando escaleras, algunas…casi todas, demasiado empinadas para su gusto. El Sol había sido muy duro ese día con la alcazaba que daba protección a los que allí vivían, sobre todo, y a los habitantes del pequeño pueblo blanco, muy blanco, que a sus pies se arrimaba. Hacía mucho calor todavía que irradiaba de los maravillosos muros con ricos taraceados y espléndidas filigranas al gusto de los árabes que allí habitaban. Eso lo notaba, Kamil, que portaba suriyah y babuchas que amenazaban ser una trampa mortal en su subir y bajar escalones a semejante velocidad. No podía llegar tarde. Iba chorreando de sudor.A las seis y cuarto de la tarde debía anunciar el cambio de riego y no le quedaba demasiado tiempo y sí otras muchas escaleras que subir. Si en aquella época hubiesen existido los pulsómetros, el de Kamil mostraría una cifra que asustaría al cardiólogo más permisivo.SULTANA (capítulo primero)Se había quedado dormido al arrullo del agua que fluía por una de las muchas y pequeñas fuentes que, aras de un bello suelo para evitar el derrame de una sola gota, adornaban jardines, estancias y patios de la fortaleza. El sonido del agua era constante, con algún que otro suave pálpito arrítmico, e invitaba a la meditación y al descanso. La vida allí no se entendería si faltase ese plácido run-run. Esto le paso a Kamil: después de haber hecho sonar la campana para el almuerzo y hacer lo propio que anunciaba, se dejó envolver por esa atmósfera y descansó más de lo que debía cuando no era el momento. Cierto que la comida había sido ese día más pesada que otras veces pero eso no era escusa para faltar a sus obligaciones.SULTANA (capítulo primero)Llegó justo a tiempo para hacer sonar la ancestral campana. Cuatro tañidos eran los ordenados, ni más ni menos, porque el cuatro es un número con mucho significado en el Islam. Permaneció escuchando la estela del último sonido, mientras aún se mantenía mezclado con la suave brisa que ya empezaba a levantarse. Siempre se quedaba embelesado mirando aquella joya de los tiempos pasados que dieron gloria a sus antepasados. Se encontraba sujeta en un muro que se alzaba prolongando el de la cara norte de la Torre de la Alerta, donde se encontraba.¡Uff, llegué a tiempo por poco!, pensó exhausto. Una vez extinguido el sonido, se dio la vuelta y apoyó su espalda en el muro. Se remangó el suriyab y se dejó caer resbalando hasta quedar sentado. Todavía no había recuperado el resuello.Había silencio y su respiración acompañaba el ulular de la brisa. De todas formas miró a su alrededor por si alguien le había visto. No había nadie. ¿Seguro? Los últimos días frecuentemente tenía la sensación de que alguien, allí, le observaba…No conseguía quitarse esa impresión.Tras unos minutos se levantó y procedió al formulismo, más cerca de una liturgia que de una rutina, de anotar, en la tabla sujeta en el muro, la señal adecuada para certificar que se había cumplido con el aviso de la hora para el cambio riego. Cogió el lacre azul que colgaba junto a la tablilla y lo derritió en la pequeña llama que, en un hueco de la pared, permanecía encendida para este fin. Lo presionó contra la tablilla justo en el espacio reservado. Siempre era igual. De esa forma se certificaba, ante cualquiera que quisiera comprobar si se estaba cumpliendo con los toques de campana que regulaban la vida de la comarca, que no se estaba omitiendo ninguno. Esa era la única responsabilidad de Kamil.Pero…¿qué es esto? Dijo en voz alta, alarmado. Y rápidamente se dio la vuelta, como buscando a quién había osado cometer tal irregularidad. No había nadie…pero seguía su sensación de ser observado. Le cayó una gota de sudor frío por la frente. Él era el responsable de colocar el lacre en los lugares adecuados y, junto a la señal que hizo cuando llamó al almuerzo apareció una de lacre rojo. Palideció. El lacre rojo, cuya barrita colgaba junto a la azul, solo se usaba en situaciones de emergencia, normalmente cuando ocurría alguna desgracia como inundaciones, incendios o, en la antigüedad, la llegada inminente de enemigos. Esto último ya no era nada frecuente. Sin embargo, algo muy frecuente por aquellos lugares eran los movimientos de tierra. En esos casos sí se utilizaba el lacre rojo; era casi la única ocasión. Hoy en día se conoce que aquellas comarcas, en las que está basada esta historia, se encuentran sobre una falla tectónica. Entonces, los movimientos de tierras, se atribuían a castigos divinos y a razones que hoy nos podrían hacer sonreír. El lacre rojo solo se usaba muy de tarde en tarde y no había razón lógica que justificase, en ese momento, la señal en la tabla que estaba ante sus ojos. Como viniese alguno de sus patriarcas iba a tener serios problemas…Pero es que además la señal tiene forma de… No se lo podía creer y ya las gotas que no se derramaban en las fuentes de la alcazaba corrían todas por su espalda, regando su ya fría columna vertebral. ¿A quién se le habría ocurrido recortar el lacre ya en la tabla y darle esa forma? Ahora el pánico se apoderó de él. Debía raspar la tabla y hacer desaparecer semejante señal antes de que nadie pudiese verla.
CONTINUARÁ……….

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :