Revista Coaching

Superar una entrevista de trabajo

Por Webpsicólogos Psicología Online Profesional @webpsicologos

Ha llegado el momento, me he preparado anteriormente y tengo en frente a la persona que va a determinar mi futuro laboral a corto plazo. Estoy en una entrevista de trabajo ¿Qué hago?

Superar una entrevista de trabajo con éxito no es tan complicado si sabemos cómo hacerlo. Aquí os dejo unas claves básicas.

Este es el segundo artículo de la serie Superar la ansiedad ante una entrevista de trabajo, si quieres consultar el primero sólo tienes que pinchar el enlace.

apreton_de_manos 2
1. UNA BUENA PRESENTACIÓN: cuando llegas a la estancia dónde te van a entrevistar y tienes delante a tu entrevistador, lo más adecuado es presentarse (aunque sabemos que ya han leído nuestro nombre en el currículum). Un buen apretón de manos (¡sin pasarte!) y un saludo cordial “Buenos días/tardes, me llamo Pepita Pérez, encantada” y esperas a que te ofrezcan que tomes asiento.

Es un consejo que puede parecer obvio e innecesario pero os aseguro que los nervios pueden hacer que a veces olvidemos estas nimiedades.

 

postura corporal
2. CUIDA LA POSTURA CORPORAL: ponte recto, no eches los hombros hacia delante. Relájalos bajándolos y estirando un poco el cuello. Las manos a la vista, levemente reposadas sobre la mesa o, si no hay mesa, sobre los muslos. Prohibido cruzar los brazos, morderse las uñas, mover la pierna o dar golpecitos con los nudillos. Todos éstos son signos de nerviosismo y ansiedad.

3. SONRÍE: no me refiero a que estés todo el rato “partiéndote la caja” en la cara del entrevistador, sino que tu semblante no diga que te sientes como un preso en el corredor de la muerte. Una expresión relajada y una sonrisa en el momento adecuado generarán una sensación de bienestar en tu interlocutor.

Recuerda que es mucho más agradable hablar con alguien que te sonríe de vez en cuando.

 

expresate como tu mismo
4. EXPRÉSATE CON PROPIEDAD PERO SIENDO TÚ MISMO: deshazte de artificios y lenguaje complejo. Cuando cuentes algo no lo compliques. Describe de manera sencilla tu experiencia laboral anterior, tu formación académica y las prácticas realizadas. Cíñete a las funciones y los cargos ocupados con anterioridad, intentando evitar comentarios y opiniones personales sobre antiguos jefes o compañeros. Responde a lo que te pregunten de manera franca y sin rodeos, respeta los turnos de palabra y escucha bien lo que se te pregunta.

 

naturalidad
5. EMPATIZA: es importante mirar a los ojos de la persona que nos está entrevistando y asentir mientras nos están hablando. Son éstas habilidades sociales básicas. Nos ayudan a empatizar con el otro y a establecer una comunicación efectiva.

6. RESPONDE CON NATURALIDAD: como mencionaba en el artículo de la semana pasada, puede suceder que a mitad de entrevista nos realicen alguna pregunta “incómoda”. El contenido de lo que respondamos no es tan importante como la manera en que lo hacemos; es decir, estas preguntas se realizan en las entrevistas para observar nuestras reacciones y no para juzgar o puntuar lo que respondemos. Así que no tengas miedo a decir lo que piensas pero que vean que lo defiendes con seguridad. Y sobre todo, no te quedes callado.

 

defectos y virtudes
7. CONVIERTE LOS DEFECTOS EN VIRTUDES: está claro que somos humanos y que arrastramos defectos. No es raro que en una entrevista laboral nos pregunten por nuestros puntos fuertes y débiles. Una estrategia para “salvar” el momento de tener que admitir nuestros defectos es hacerlo en forma de virtudes “exageradas”. Me explico a través de un par de ejemplos:

Defecto: “Soy extremadamente puntual, llegando incluso antes de la hora prevista”.  Le estás diciendo a tu interlocutor en realidad, que nunca llegas tarde (virtud)

Defecto: “Soy demasiado perfeccionista”. Le estás transmitiendo a la persona que te va a contratar que vas a realizar un trabajo meticuloso y con rigor (virtud)

 

sueldo
8. HAZTE VALER: posiblemente en la entrevista de trabajo salga el tema del sueldo. Puede ser que te pregunten por la cantidad que esperas recibir en concepto de sueldo. Debes intentar mantener un término medio entre lo que la empresa quiere (cuanto más barato me salga el empleado mejor) y tu sueldo soñado (unos 5000 euros al mes para vivir a “tuti plen” y sin preocupaciones). Como esto último no es muy realista en la mayoría de empleos, tenemos que saber situarnos en algo aceptable para el que nos va a contratar pero que suponga que nos valoramos como empleado. No te puedo decir una cantidad concreta, depende de la formación y experiencia anterior en cada caso, pero sí que tu trabajo tiene un precio. Y que la empresa ganará más con tu trabajo del que te van a acabar pagando, eso seguro.

9. VALÓRATE, PERO CON HUMILDAD: la prepotencia no es atractiva. Muestra y explica tus logros y cualidades (que para eso te han llamado) pero evita la fanfarronería. Sé objetivo y argumenta.

 

despedida
10. DESPEDIDA: es frecuente que justo al terminar la entrevista no te digan si eres elegido. Es una buena estrategia que te despidas con un apretón de manos (justo como empezaste) y que les agradezcas de antemano la oportunidad que te han brindado. No preguntes cuándo te llamarán para avisarte, pues tranquilo que si te escogen, te lo comunicarán de algún modo (tienen tus datos de contacto en tu currículum). Y así no les “obligas” a ponerle fecha a su decisión.

Por último, tras superar una entrevista de trabajo, toca esperar. Si te llamaran para decirte que no te han seleccionado, exprésales que si en un futuro necesitan gente, estarás encantado de ofrecerles tus servicios.

Esto les dejará con un buen sabor de boca.

El post Superar una entrevista de trabajo aparecio primero en La sala de Espera. WebPsicólogos.


Volver a la Portada de Logo Paperblog