Revista Opinión

Susanita tiene un ratón...

Publicado el 03 septiembre 2013 por Babel2000

Susanita tiene un ratón...Y no es chiquitín, precisamente, sino pesado y elefantiásico. Un ratón tan enorme como la Junta de Andalucía, que se pierde por consumir un queso que busca sin descanso, dejando a muchos con esa cara de libro de autoayuda (¿Quién me ha llevado mi queso?) y sabe escabullirse por cuevas laberínticas entre la maraña de organismos, empresas y fundaciones con las que esquiva cualquier gato -o gata- que pretenda acorralarlo.
Susanita se presta desde hoy a controlar a tan escurridizo y obeso roedor y quiere encargarse de domeñar su tendencia por arramplar con toda la despensa de la casa andaluza en la que hace sus correrías. Algunos moradores de la vivienda habían renunciaron a cazar al ratón y lo cebaron con porciones cada vez más abundantes de lo que suele degustar, con tal de apropiarse de unas migas en beneficio propio. El ratón y sus compinches engordaban sin cesar, por lo que hubo que hacer algo.
Por eso se ha querido hacer limpieza: primero, para administrar con celo todo lo que el ratón sería capaz de zamparse si lo dejaran; y segundo, quitar de en medio a los irresponsables que alimentaban a un animal insaciable con lo que conseguían de cualquier despensa que no fuera la suya.
Susanita tiene un ratón...Susanita conoce al ratón y ha cogido la escoba. La chica había crecido en la casa y conoce bien todos sus rincones. Viene con fuerzas y ganas, pues por algo es joven y decidida. Jura que será implacable y que está dispuesta a demostrarlo, aunque desde derecha e izquierda podrían lloverle zancadillas por parte de quienes, gracias al ratón, tenían justificación para entretenerse y disponer de un plato en el comedor de la casa. Se trata de una tarea ímproba la de abrir ventanas, tirar muebles viejos y desalojar estancias para procurar dejar al ratón sin resquicio para la escapatoria y sin cómplices que sacien su voraz apetito. Así se convertirá Susanita en la primera mujer que asuma la gobernanza del caserío andaluz, levantando tal vez excesivas expectativas entre los inquilinos y el vecindario, una muchedumbre atenta y dividida ante la envergadura del reto. Una mayoría desea que pueda desratizar aquella casa hasta controlar la plaga, pero otra minoría apuesta por que el ratón seguirá escabulléndose de cualquier esfuerzo por atraparlo.
Y es que el ratón de Susanita, además de enorme, es listo como el hambre. Su volumen evidencia la habilidad que tiene para aburrir a los moradores de la vivienda y de adaptarse a las circunstancias más adversas. Tanto es así, que los anteriores habitantes acabaron acostumbrándose a convivir con él, dejando que siguiera haciendo de las suyas, hasta obligar al último de ellos a abandonar la casa por las salpicaduras de inmundicias con las que había manchado su ropa. Ya no podía presentarse así ante los demás y dejó los trastos a la discípula.
Ahora ella pretende invertir la situación. No quiere depender del ratón, sino que éste dependa de ella, controlarlo para que no prolifere pero sin hacerlo desaparecer como especie, hasta transformarlo, ahora sí, en el ratón de Susanita, un ratón chiquitín, que duerme sobre el radiador, con la almohada a los pies, y se dedica a llevar regalos en forma de servicios y prestaciones a todos los que pierden un diente de leche en Andalucía. Vamos, una especie de ratoncito Pérez. Un cuento.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas