Revista Opinión

Ten cuidado con tus sueños III

Publicado el 11 marzo 2018 por Eowyndecamelot
Ten cuidado con tus sueños III

Bosque de Brocelandia
cruzadas
Edad Media
novela histórica
Eowyn de Camelot
ficción histórica

" data-orig-size="640,480" sizes="(max-width: 700px) 100vw, 700px" data-image-title="Bosque de Brocelandia cruzadas Edad Media novela histórica Eowyn de Camelot ficción histórica" data-orig-file="https://bosquedebrocelandia.files.wordpress.com/2018/03/encomien-datempariabarcelona.jpg?w=700&h;=525" data-image-meta="{"aperture":"0","credit":"","camera":"","caption":"","created_timestamp":"0","copyright":"","focal_length":"0","iso":"0","shutter_speed":"0","title":"","orientation":"0"}" width="700" data-medium-file="https://bosquedebrocelandia.files.wordpress.com/2018/03/encomien-datempariabarcelona.jpg?w=700&h;=525?w=300" data-permalink="https://bosquedebrocelandia.wordpress.com/2018/03/11/ten-cuidado-con-tus-suenos-iii/encomien-datempariabarcelona/" alt="" height="525" srcset="https://bosquedebrocelandia.files.wordpress.com/2018/03/encomien-datempariabarcelona.jpg 640w, https://bosquedebrocelandia.files.wordpress.com/2018/03/encomien-datempariabarcelona.jpg?w=150&h;=113 150w, https://bosquedebrocelandia.files.wordpress.com/2018/03/encomien-datempariabarcelona.jpg?w=300&h;=225 300w" class="wp-image-2223" data-large-file="https://bosquedebrocelandia.files.wordpress.com/2018/03/encomien-datempariabarcelona.jpg?w=700&h;=525?w=500" />

Encomienda de Barcelona.

(viene de)

Me veo a mí misma colándome en la encomienda barcelonesa, donde ya me conocían bajo mi disfraz de criado de Guillaume, y viendo cómo Blanca escapa de su celda a medianoche, apresurada y al mismo tiempo con una expresión de satisfacción que me resultó muy pero que muy sospechosa, antes de echarse la capucha de su manto sobre su rostro y desaparecer. Alcé las manos al cielo, escandalizada, y no precisamente por la rotura de los votos del visitador. Pero ¿acaso no recordaba que hace menos de dos años ella estaba planeando su muerte? ¿Ya había olvidado sus largos meses de recuperación y el disgusto que su supuesto fallecimiento prematuro había ocasionado a sus amigos, muchos más de los que en verdad se merecía? Oh, hombres. No hay uno bueno. El que no cojea de un pie es manco de un brazo, y el que ve perfectamente es porque está sordo. Muchas huelgas feministas se necesaitan en la Edad Media, y más aún en la Contemporánea. Aunque también tenía que reconocer que el vergonzoso ejemplar de mi género que acababa de huir por el pasillo (a pesar de aquella belleza casi inaudita, que hasta a una heterosexual de libro como yo la impactaba), tampoco es que representara uno de los éxitos más sonados de la Madre Naturaleza. Pero no me detengo más: abro la puerta y penetro en el interior. Y allí me lo encuentro, suspirando felizmente sobre la cama, tal como lo trajeron al mundo. Tiene la decencia de taparse en cuando detecta la intromisión en su intimidad, pero en cuando me reconoce, lo que sucede inmediatamente a pesar del disfraz y lo inesperado de mi aparición, relaja un tanto su ataque de pudor.

-Eowyn, ¡qué sorpresa! Estooo… ejemmm… ¿llevas mucho tiempo en la puerta?

-Lo suficiente -digo yo-. Pero no he venido a hablar de eso.

-De verdad… no es lo que parece… sabes que es mi deber tenerla contenta…

-Guillaume, déjalo ya -le corto. No tenía que justificarse conmigo. Si acaso, deberia pedir disculpas a su propia inteligencia-. No habría venido a verte si no estuviera desesperada. No sé que está sucediendo. Es como si me persiguiera la desgracia o…

-¿O qué?

Me callo. No podía reconocerlo ante él. Aún me quedaba algo de orgullo. Pero estaba empezando a darme cuenta de lo que me pasaba. Estaba enferma. Me estaba haciendo vieja. Me agotaba demasiado, y si no liquidaba una pelea pronto, corría el peligro de no poder finalizarla, viva, al menos. Los años, o las vicisitudes, o todo junto, me estaban pasando factura. Y seguramente que lo habían detectado. Y por eso no encontraba trabajo. Nunca debí de ser muy buena, había llegado a la conclusión, pero era joven y animosa. Y ahora…

-No lo sé -reconozco-. No encuentro quien me contrate. Supongo que la crisis es peor de lo que parecía… Guillaume, tápate, por favor. No es que seas tan guapo, a pesar de tu éxito entre los mujeres, pero yo soy sólo una pobre doncella casi virgen y no puedo hablar de mis problemas mientras tú estás ahí, exhibiéndote. Sólo necesito que me ayudes a encontrar trabajo, por los servicios prestados a vuestra causa. Después me marcharé y no volverás a saber de mí.

La verdad, la reacción de Guillaume me sorprende. Se levanta al fin de la cama (con la precaución de cubrirse antes con una manta), me coge de las muñecas y me invita a sentarme a su lado sobre la ropa revuelta del austero lecho, a una respetuosa y decente distancia, eso sí.

-Eowyn, lamento todo lo que ha sucedido y lamento sobre todo que hayas podido pensar que me había olvidado completamente de ti y de todas nuestras aventuras juntos. A estas alturas estaba segura de que debías hallarte en Chipre, en compañía de nuestro viejo amigo Bernard, donde yo no tardaría en reunirme con vosotros. Si me hubiera imaginado que estabas en esta situación… Pero ¿por que te has negado a acompañarle?

Yo fruncí el ceño.

-Los sarracenos no me han hecho nada. Ya sé que me gano la vida con las armas, pero no creo en las Cruzadas. Si el rey al final inicia la campaña contra Murcia o contra Cerdeña y paga bien, le seguiré, no sé qué otra cosa puedo hacer si no. Pero no me siento cómoda luchando contra los turcos para arrebatarles unas tierras que, aunque no sean suyas, tampoco son nuestras; y mira que me gustaría que lo fueran, porque aquello es el paraíso.

-Pero peleaste en Acre. Y lo hiciste con valor.

-Es diferente. Allí estaba gente que conocía y apreciaba, y a quienes quería contribuir a salvar. Era el lugar en el que yo residía, aunque fuera temporalmente. Hubiera sido absurdo e hipócrita no hacerlo –  igual que pretender que la policía y los militares son peores que las grandes corporaciones, como hacen los izquierdistas descafeinados y guays del siglo XXI.

-Y hay algo más, claro…

Sabía a qué se refería, pero no pensaba decir nada al respecto.

-Comprendo que Tie¡erra Santa puede ser para ti un mundo de tentaciones. Pero sé que podrás resistirlas. Bernard te necesita.

No me digné a contestar a sus observaciones. Sólo esbocé una sonrisita irónica.

-Veo que estáis en las mejores relaciones ahora, tú y y nuestro común amigo.

-Entendí las razones por las que te ocultó que yo seguía vivo. Sólo quería evitarte una decepción si al final no me recuperaba. Y le agradezco que siguiera el camino del resto de los Ocho y volviera a confiar de ti – bajó la cabeza-. Lo que hice no estuvo bien. Entiendo su enfado.

-Pues que os aproveche vuestra recuperada amistad. Espero que os queden algunas migajas de tantas buenas intenciones para echarme una mano.

El bretón sonrió con su típica sonrisa de ayudante en la Tierra del supuesto Todopoderoso, como si lo tuviera todo controlado y se sintiera satisfecho por ello.

-No te preocupes. No hace falta que te marches a Chipre, por ahora. Tengo una idea genial para ti. Genial de verdad, no puedes imaginarte cuánto. Mataremos dos pájaros de un tiro. Voy a enviarte a Bolonia. Hace tiempo que Fray Pere y yo venimos pensando que debes seguir a nuestro servicio, y que eres lo suficientemente avispada para hacer algo más que dar mandobles. Vas a estudiar Leyes. Sé que tienes una buena base de Trivium y Quadrivium. Te escribiré una carta de recomendación para un profesor que conozco, te daré una buena bolsa y sólo tendrás que equiparte convenientemente. Escondiento tu identidad, obviamente. Y tu género.

Pero yo ya no le escucho. ¿Estudiar? ¿Yo? ¿Ser maestra, tal vez hasta doctora en Leyes por la Universidad de Bolonia? Eso lo arreglaría todo. Podría dejar las armas, antes de que ellas me dejaran a mí, en la estacada. Había soñado en acabar mis días peleando por una causa justa, con una encanecida mata de cabellos flotando al viento, pero también podía contribuir con mis conocimientos en Leyes a que la sociedad fuera más justa e igualitaria, ¿no? (O al menos intentarlo, porque ya tengo asumido que esto no va a cambiar en la vida). Pero ¿de verdad no estaba viviendo un sueño? ¿Tan importante era yo para los templarios? ¿Tan correspondido era mi fraternal cariño hacia Guillaume? Ummmm… había algo que no cuadraba.

-Una nave del Temple zarpa en dos días. Para entonces, lo tendremos todo arreglado. Y ahora ven aquí y duerme un poco… sólo dormir, no esperes otra cosa, que es muy agotador complacer a la gata salvaje de Blanca… Bueeeeeeeeno, si me dejas que me recupere un par de horas, a lo mejor…


Me despertó un chorro de agua en mi cara. La bodega se había convertido ya en una especie de lago interior en el que flotaban todo tipo de restos de naufragio, aunque en este caso yo los llamaría mejor indicadores de futuro naufragio. Pero algo más había cambiado; y es que yo seguía atada de manos y pies, pero ahora las ligaduras estaban casi fláccidas y, lo que era aún mucho mejor, no se hallaban sujetas a nada: por lo visto, el madero al que estaban atadas debió soltarse, debido a la combinación de bamboleo con mi peso, quizá con la contribución del agua que había entrado. Escupiendo una buenas bocanada de mar, no me costó mucho deshacerme de las cuerdas, e intenté nadar hacia al escalera coronada por una trampilla que daba a cubierta.

Si tenía que morir, al menos lo haría mirando a la muerte a la cara (sigue).

Anuncios &b; &b;

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :