Revista Insólito

Tengamos el pié al herrar, y verá del que cosqueamos.

Publicado el 28 febrero 2020 por Monpalentina @FFroi
Tengamos el pié al herrar, y verá del que cosqueamos.
Tampoco lo trae la Academia, y en la Colección de Zaragoza se lee de esta forma:
—No le habéis tenido el pié al herrar.
El único pasaje del Quijote en que lo usa Sancho es refiriéndose al autor de la Historia de don Quijote, cuando dice: «Atienda ese señor moro, o lo que es, a mirar lo que hace, que yo y mi señor le daremos tanto ripio a la mano en materia de aventuras y de sucesos diferentes, que pueda componer no sólo una segunda parte, sino ciento. Debe de pensar el buen hombre sin duda, que nos dormimos aquí en las pajas, pues ténganos el pié al herrar, y verá del que cosqueamos: lo que yo sé decir, es que si mi señor tomase mi consejo, ya habíamos de estar en esas campañas deshaciendo agravios y enderezando tuertos; como es uso y costumbre de los buenos andantes caballeros.»
Lo mismo, y con más razón quizás, puede decirse de este refrán lo que se dijo del que antecede. Puede usarse en son de amenaza contra los que se entrometen en nuestros asuntos; pero también con él significamos que no somos lerdos y no nos dejamos engañar. Al caballero que preguntaba si Constanza, la ilustre Fregona, era niña que se dejase manosear y requebrar de los huéspedes, le contesta la Gallega: «Sí, tenedle el pié al herrar, bonita es la niña para eso: par Dios, señor, si ella se dejase siquiera mirar, nadara en oro: es más áspera que un erizo: es una traga ave marías: labrando está todo el día y rezando.»
Tengamos el pié al herrar, y verá del que cosqueamos.
IMAGEN: EL COMERCIO
Pinchando en la imagen para ir al índice


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas