Revista Cine

The Pirates of Blood River: Los Piratas y la Hammer.

Publicado el 11 agosto 2014 por Fantomas
The Pirates of Blood River: Los Piratas y la Hammer.“The Pirates of Blood River” (1962), es un film de aventuras del director John Gilling, el cual está protagonizado por Kerwin Mathews, Christopher Lee y Glenn Corbet.

En una villa de hugonotes refugiados, Jonathon Standing (Kerwin Mathews) es enviado por su padre (Andrew Kier) a una colonia penal cercana por mantener una relación impropia con una mujer casada. Una vez que Jonathon logra escapar del lugar, es encontrado por un grupo de piratas liderados por el Capitán LaRoche (Christopher Lee), quien lo obliga a guiarlo hasta su villa, convencido de que en el lugar se encuentra un gran tesoro escondido.


The Pirates of Blood River: Los Piratas y la Hammer.
Tras pasar varios años relegadas a un segundo plano, en la década del cincuenta las películas de piratas volvieron a adquirir cierta popularidad gracias al estreno de la adaptación del clásico de aventuras escrito por Robert Louis Stevenson, “Treasure Island” (1950). El éxito de dicha producción generaría una oleada de cintas de corte similar, cuyo punto en común sería la presencia de aventuras en alta mar y una gran cantidad de acción de capa y espada. Fue así como a principios de la década del sesenta, los ejecutivos de la productora británica Hammer Films, pensaron que sería buena idea probar suerte con el mundo de los piratas, para así diversificar el éxito que habían obtenido con las cintas de horror gótico. En un inicio, la misión de escribir el guión de “The Pirates of Blood River” recaería en las manos de Jimmy Sangster, responsable de gran parte de los guiones de las producciones más exitosas de la Hammer, como por ejemplo “Horror of Dracula” (1958) y “Curse of Frankenstein” (1957), entre otras. Sin embargo, a Sangster le costó lidiar con las restricciones presupuestarias del estudio, las cuales lo obligaban a escribir una historia de piratas en la cual no fuese necesaria la presencia de ningún tipo de embarcación. A raíz de esto, Sangster solo desarrollaría las bases de lo que posteriormente sería el guión escrito por John Gilling y John Hunter, cuya historia se ambientaría por completo en los inhóspitos terrenos de una isla caribeña alejada del resto de la civilización.

El protagonista del film, Jonathon Standing, es miembro de un asentamiento de hugonotes ubicado en una isla remota, cuya localización exacta jamás es definida. Los hugonotes fueron básicamente los primeros Protestantes, los cuales se vieron fuertemente enfrentados con la Iglesia Católica, lo que significó que fueran perseguidos durante gran parte del siglo XVI hasta fines del siglo XVIII. Tomando en cuenta este contexto histórico, no resulta extraño que el asentamiento al cual pertenece el protagonista se mantenga en el más completo de los secretos, y que sea liderado por un concilio de ancianos quienes han forjado sus leyes basándose en las estrictas interpretaciones de la Biblia realizadas por la religión Protestante. Si bien su sistema parece haber funcionado sin mayores inconvenientes durante años, para cuando Jonathon Standing es apresado por adúltero el concilio muestra claras evidencias de corrupción, lo que ha generado una preocupación palpable entre el resto de los ciudadanos, quienes cada vez están más convencidos que las decisiones de los ancianos están guiadas por su sed de poder y su propia codicia, y no precisamente por la palabra de Dios. Todo esto conlleva a que Jason Standing, quien es el padre de Jonathon y el líder de los ancianos, termine sucumbiendo ante la presión de sus pares y dictamine que su hijo debe pasar el resto de su vida realizando trabajos forzados en un penal cercano. Pese a la molestia que ha despertado la sentencia en el resto de los miembros del asentamiento, nadie parece estar preparado para alzarse en contra de quienes los oprimen, lo que eventualmente tendrá una serie de nefastas consecuencias para este grupo de hugonotes.


The Pirates of Blood River: Los Piratas y la Hammer.

Una vez en prisión, Jonathon se convierte en el blanco preferido de los sádicos guardias, quienes lo desprecian su innegable atractivo físico. Tras algunos meses de sufrimiento y vejaciones al interior del penal, Jonathon logra escapar solo para caer en manos de alguien incluso más peligroso que los guardias; el Capitán de un grupo de piratas llamado LaRoche. Entre la espada y la pared, al protagonista no le queda más remedio que llegar a un acuerdo con el pirata, quien está convencido de que en el asentamiento se encuentra un gran tesoro oculto. Con la certeza de que en la villa no existe tal tesoro, Jonathon accede a guiar a los piratas hasta su antiguo lugar de residencia, siempre y cuando una vez que registren el lugar, vuelvan a su embarcación sin dañar a nadie. Lamentablemente, jamás se debe confiar en la palabra de un pirata, ya que una vez que LaRoche y los más de 30 piratas que lo acompañan llegan al asentamiento, rápidamente comienzan a asesinar a todo aquel que intenta cruzarse en su camino. Pese a que los lugareños realizan una serie de esfuerzos por defender sus hogares y a sus familias, eventualmente los piratas se apoderan del pueblo con la promesa de colgar a todos sus habitantes si es que los ancianos no se deciden a entregar el tesoro. Involucrados en una verdadera carrera contra el tiempo, Jonathon y un pequeño grupo de lugareños entre los que se encuentra su hermana Bess (Marla Landi) y su mejor amigo Henry (Glenn Corbett), tendrán que encontrar la forma de expulsar a LaRoche y a sus secuaces, antes de que estos acaben con toda la colonia de hugonotes, sin importar si estos son mujeres, niños o ancianos.

En gran medida, en “The Pirates of Blood River” Jonathon Standing se ve enfrentado a dos enemigos; un grupo de piratas y la ideología religiosa corrupta que practica su padre y el resto de los líderes de los hugonotes en los que se centra el film. Pese a que existen diferencias evidentes entre ambos extremos del conflicto, si en algo se asemejan es en el hecho de que no dejan espacio para los espíritus libres, a los cuales prefieren rechazar por completo ya que ponen en peligro los cimientos de sus regímenes. La Hammer a menudo se vio en problemas con las autoridades religiosas debido al contenido potencialmente controversial de sus producciones. En el caso particular de este film, Sangster, Gilling y Hunter realizan una fuerte crítica contra la hipocresía y la intolerancia religiosa. Desde el momento en que aparecen en escena, el consejo de ancianos da muestra de sus actitudes despóticas cuando sentencian a Jonathon a una muerte segura en prisión. Lo que es peor, ninguno de ellos demuestra una pizca de arrepentimiento durante el transcurso de la cinta, ni siquiera el padre del protagonista, quien muy por el contrario, cada vez parece más dispuesto a que cada uno de los habitantes del asentamiento sea asesinado por los piratas, incluyendo a sus propios hijos, que a entregar la ubicación del tesoro la cual solo él conoce.


The Pirates of Blood River: Los Piratas y la Hammer.

Aun cuando Jonathon Standing es el protagonista, probablemente el personaje más interesante de todo el film sea el Capitán LaRoche, sencillamente por el hecho de que su persona encierra una serie de interrogantes que nunca llegan a ser contestadas. LaRoche es poseedor de un pasado misterioso que lo ha llevado a ser el líder de un peligroso grupo de piratas, pero este nunca es desmitificado a los ojos del espectador. Christopher Lee realiza un gran trabajo interpretando al decidido e implacable LaRoche, aun cuando su acento francés deje bastante que desear. Kerwin Mathews por su parte, pese a que dota de un innegable carisma a su personaje y se desenvuelve bien en las escenas de acción, su actuación no es precisamente memorable. Dentro del elenco secundario, se destacan Peter Arne y Oliver Reed, quienes interpretan a los dos piratas más viles y sanguinarios del grupo liderado por LaRoche, los cuales eventualmente se ven enfrentados en una particular y mortal competencia en la cual está en juego la integridad física de Bess Standing. Por último, es necesario destacar la labor de Michael Ripper, quien interpreta al supuesto mejor amigo de LaRoche, el cual tras un incidente ocurrido en una noche de juerga, comienza a albergar el deseo de amotinarse en contra de su alguna vez querido Capitán. En cuanto al aspecto técnico del film, mientras que la banda sonora compuesta por Gary Hughes resulta ser bastante efectiva, el trabajo de fotografía de Arthur Grant es sencillamente espectacular, al igual que el diseño de producción de Bernard Robinson, quien logra crear una serie de escenarios atractivos con un escasísimo presupuesto.

Aunque este es un film de aventuras, de todas formas hay espacio para algunos elementos más propios del género del horror. De hecho, la secuencia inicial, en la cual Jonathon es descubierto junto a una mujer casada, termina de manera espeluznante cuando la pobre mujer en el afán de escapar de su abusivo marido, es devorada por un grupo de pirañas mientras intenta cruzar el rio que le da nombre a la cinta. En gran medida, “The Pirates of Blood River” está fuertemente influenciada tanto por las cintas clásicas de piratas, como por los Westerns norteamericanos. Y es que mientras que el asentamiento de los hugonotes se asemeja bastante a un fuerte de los pioneros americanos, la invasión de los piratas inevitablemente trae a la memoria algunos Westerns en los que un grupo de indios hace exactamente lo mismo. Curiosamente, en un determinado momento del film los roles se invierten, y los piratas se convierten en las víctimas de una batalla en medio del bosque dominada por Jonathon y algunos de sus compañeros, los cuales pese a estar en inferioridad numérica y contar con menos armas, gracias a su conocimiento del terreno logran diezmar y desmoralizar a los piratas, y con eso restarle autoridad al cada vez más descontrolado LaRoche. Aun cuando no cuenta con el encanto de un film de Errol Flynn o con el presupuesto de una producción de los estudios Disney, y pese a que no aparece una sola embarcación en toda la película, “The Pirates of Blood RIver” es una entretenida cinta de aventuras, la cual además de estar plagada de acción, cuenta con un elenco sólido y con un aspecto que la hace parecer una producción de mayor presupuesto. Lo más importante de todo, es que el film de Gilling es la mejor evidencia de que la Hammer era mucho más que una exitosa factoría de horror gótico.


por Fantomas.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista