Revista Cine

Tiburón blanco; Bochorno bajo agua

Publicado el 06 mayo 2021 por La Henryteca @LaHenryteca
Por Victor Fernández.

Intentar comprender el sentido de la realización de esta película, y aún más su sorprendente distribución en España, es algo que se le antoja complicado a quien esto escribe. No es que te pongas las expectativas muy altas cuando te acercas a ver una cinta titulada Tiburón blanco (Martin Wilson, 2021) y cuya sinopsis parece un copia-pega de las múltiples aventuras sobre escualos asesinos que han copado las grandes y pequeñas pantallas desde la aparición de la famosa Tiburón (Steven Spielberg, 1975).Tiburón blanco; Bochorno bajo aguaUna escapada en hidroavión a la Gran Barrera de Coral australiana se convierte en una pesadilla para un grupo de jóvenes cuando son atacados por un gigantesco tiburón blanco. Sí, así reza su argumento, novedoso y atractivo (entiéndase la ironía), aunque suficiente, seguramente, para los amantes de los slashers bajo agua. Está claro que son muchos los intentos de descender al terror marino a través de grandes tiburones que complican la vida a aquellos con quienes se cruzan. En los últimos años tenemos los ejemplos de Infierno azul (Jaume Collet-Serra, 2016) o A 47 metros (Johannes Roberts, 2017), cintas que dentro de su subgénero ofrecen algo de tensión y autoría. Sin embargo, Tiburón blanco deja patente desde su inicio la pobre realización que se sitúa tras la cámara.Tiburón blanco; Bochorno bajo aguaMartin Wilson, en la que es su ópera prima, no ofrece ni un minuto de control narrativo. La cámara sigue el palmito de sus personajes como si de un anuncio de colonias se tratase. La iluminación del director de fotografía Tony O'Loughlan se acerca al videoclip de hit veraniego (esa escena de amor en la cama que nos deja claro en los primeros minutos que lo que está por venir no puede ser bueno). Y, por sumar una temerosa negativa más, el guion (o no guion) de Michael Boughen resulta bochornosamente ridículo, tanto en los diálogos como en la formulaica y absolutamente superficial construcción de personajes.Los protagonistas de estas películas suelen ser tontos, ya lo sabemos, pero resultan incomprensibles muchas de las acciones y reacciones que estos tienen a lo largo del metraje. Desde la decisión de bajar un hidroavión en busca de un cadáver en medio de un mar infestado de tiburones (situación que da pie a la aventura de los protagonistas en medio del mar, como no), hasta las incomprensibles reacciones de algunos de ellos que dan pie a ciertas muertes más bien risibles. A ello tampoco ayudan unas interpretaciones cercanas al fin de curso escolar. La intensidad de las frases (absolutamente ridículas en su intento de profundidad de parvulario) son acompañadas por las miradas de unos actores que parecen recién salidos de un casting de Geordie Shore.Tiburón blanco; Bochorno bajo agua
Por destacar no destaca ni el vacuo entretenimiento. La película, con tan solo cinco personajes, se lanza la mayor parte del tiempo a un repetitivo viaje en el que no hace falta ni pensar en qué orden irán muriendo, porque la idea está bastante clara desde el inicio. Así, solo queda esperar a que el final llegue rápido para no seguir viendo semejante disparate sin novedad ni estilo. Lo único bonito son los planos realizados con dron a la Gran Barrera de Coral, aunque desgraciadamente uno tenga la sensación de que les regalaron el juguetito o bien incluyeron las imágenes de algún documental marino (posiblemente más interesante y sin ninguna conexión con la película).El desastre es tan abismal que el sin sentido llega incluso a la parodia involuntaria cuando a los personajes se les entienden perfectamente algunas palabras mientras se encuentran bajo el agua (así como el inexplicable aguante de todos ellos sin respirar, que incluso tienen tiempo de mirarse profundamente durante varios segundos después de un largo tiempo de lucha). Es por todo esto que resulta incomprensible la apuesta por el estreno de una cinta que se ha visto mil veces y cuya realización está más cercana a la TV-Movie que a la gran pantalla. Nada ni nadie en Tiburón blanco merece, realmente, ser rescatado.

  • [message]
    • ##check## Lo bueno
      • ¿Lo bonita que debe ser la Gran Barrera de Coral? Por decir algo.
    • ##times## Lo malo
      • Absolutamente todo. No tiene sentido que este proyecto haya llegado hasta aquí.

  • [accordion]
    • Ambientación 4.0
      • La Gran Barrera de Coral es bonita, pero la película tampoco lo luce mucho. La realización es tan torpe que la ambientación acaba reduciéndose al bote salvavidas en el que se desarrolla gran parte de la trama y que tampoco da mucho juego.
    • Desarrollo de Personajes 2.0
      • Terrible. Desde el principio se les dibuja de la manera más superficial posible y acaban de la misma manera. Las reacciones de muchos no tienen ningún sentido.
    • Argumento / Guión 1.0
      • Parece escrito por un niño. Los diálogos bochornosos y la trama absolutamente carente de cualquier originalidad.
    • Banda Sonora 3.5
      • Nada, utilizada de manera bastante simple, uno ni se acuerda de como es.
    • Entretenimiento 3.0
      • Pues desgraciadamente ni siquiera entretiene. Es de esas películas malas que no son ni graciosas.
    • Montaje / Innovación técnica 2.5
      • Terrible. La realización deja difícil margen, pero no hay ritmo y los efectos especiales son también muy flojos.
  • [message]
    • Puntuación Total  3 / 10
      • EstrellaEstrellaEstrella

Fuente Imágenes: AContracorriente Films


Volver a la Portada de Logo Paperblog