Revista Cine

[Tócala otra vez, Sam] Pearl Harbor: “Tennessee”

Publicado el 01 abril 2014 por Despiram @FrikArteWeb

[Tócala otra vez, Sam] Pearl Harbor: “Tennessee”

Quienes me conocen saben que este día tenía que llegar. Los que no, se preguntarán cómo se me ha podido ocurrir escribir sobre Pearl Harbor. Se trata de una película que la amas o la odias, por lo que he podido ver a lo largo del tiempo. Y mi corazón de adolescente de 15 años decidió amarla sin complejos en aquel lejano 2001. Con el tiempo le he ido viendo sus defectos y los reconozco sin problema. Pero siempre será mi placer culpable y contra eso no se puede luchar. Quién tiene uno sabe de lo que hablo. Además, ¿y lo divertido que es ir a contracorriente de vez en cuando? Yo vuelvo a ver Pearl Harbor y la disfruto como aquella adolescente que fui, con su trío amoroso Affleck-Beckinsale-Hartnett, su Segunda Guerra Mundial, su bombardeo y su americanismo. ¡Si hasta recuerdo el discurso de Roosevelt y algunas frases en japonés!

Dicho esto, hay algo que hasta los más críticos con Pearl Harbor (esos que le ponen un 1 en filmaffinity) estarán conmigo y me darán la razón. La película tiene una banda sonora deliciosa, a cargo, como no, del maestro Hans Zimmer. Fue nominada a los Globos de Oro, y perdió frente a Moulin Rouge. Nada que reprochar al respecto (por una vez), Moulin Rouge jugaba en otra liga.

De todos los temas que forman la banda sonora, yo me quedaría especialmente con uno: Tennessee. Es el tema que abre la película y el que sienta las bases de gran parte de las melodías que suenan a lo largo de la cinta. Seguramente la mayoría no sepa de qué tema se trata por el título, pero solo con escuchar las primeras notas, resulta familiar. Pese a los años que han pasado, Tennessee es muy utilizado en el mundo de la televisión, sobretodo si se trata de hacer vídeos emotivos. Recientemente he podido reconocer su uso en Hay una cosa que te quiero decir de Telecinco y hará apenas 3 semanas o un mes en uno de los episodios de Pesadilla en la cocina de LaSexta. Por desgracia, pese a recorrerme youtube de punta a punta, no he conseguido localizar estos vídeos. Eso sí, tras escuchar el tema, más de uno seguro que tendrá la sensación de haberlo oído más veces y se acordará de mis palabras cuando en televisión vuelvan a recurrir a este tema para emocionarnos.

Su uso en estas circunstancias está más que justificado. Es un tema melancólico, que transmite ternura, cargado de muchos sentimientos, de recuerdos. Si a Tennessee le sumas un buen montaje de imágenes y una historia que pueda llegar al corazón, no será raro que las lágrimas asomen en el espectador.

Pero a mi Tennessee siempre me evoca lo mismo: veo una y otra vez caer la tarde en un campo de Tennessee, un avión rojo volando fumigando y unos niños en una granja jugando a ser pilotos. Y esa es la intención del tema. Que te evoque la infancia de los protagonistas y su amistad. Es por eso que hay varios temas de la banda sonora cuya base es la misma que éste, ya que es la forma musical que tiene la película de que tengas presente esa relación tan larga y especial que une a los protagonistas. Cuando escucho esta composición, veo exactamente el inicio de la película en mi cabeza. Y aunque el tema aquí tiene ciertas variaciones, en esencia, es casi el mismo:

Tennessee, por supuesto, también ha sido interpretado por aficionados a la música y orquestas. Estas son las versiones que más me han gustado y quiero compartir con vosotros:

A piano. Suena deliciosa.

Pequeña orquesta. Algo más triste, pero se me han puesto los pelos de punta:

Gran orquesta. Más parecida a la versión original, pero con la majestuosidad del sonido de los instrumentos en directo. Resultado: emociona aún más, si cabe. Yo, llegados a este punto, ya me estoy aguantando la “lagrimita”:

Como muchos habéis podido comprobar, no se debe menospreciar aquellas películas que tienen “mala fama”. Porque incluso esas pueden esconder perlas como Tennessee.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas