Revista En Femenino

Toda la verdad sobre la lactancia prolongada

Por Ladya
Hace unos días ( muchos días ya, pero la rapidez no es una de mis virtudes como blogger ), en Twitter, Mama en Bulgaria comentaba que hay poca información acerca de la lactancia prolongada... La verdad es que, con la de tiempo que llevo en el blog, creo que debo haber perdido la cuenta de los posts que he escrito sobre lactancia y no me atrevería a asegurar que haya escrito mucho al respecto.
Así que, vamos allá con el post que espero no quede muy tocho...
Toda la verdad sobre la lactancia prolongada
Para empezar, la lactancia prolongada es un término difícil de definir. Ya hace tiempo escribí un post al respecto, así que no me voy a extender aquí de nuevo hablando sobre ello y os dejo el extracto que creo resume mejor la idea de lactancia prolongada:
Si tenemos en cuenta que la lactancia prolongada suele venir definida por temas culturales y por ser una lactancia que "se sale de la norma" ( ojo, digo de la norma entendida por la sociedad, no la que podríamos definir a través de parámetros biológicos, psicológicos, nutricionales, evolutivos, etc ), se suele considerar que una lactancia es prolongada cuando supera los 6 meses o el año, afirmación que no puede estar más alejada de la realidad.
Para conocer un poquito más sobre lactancia prolongada y destete natural, es muy interesante leer los estudios de la dra. Katherine Dettwyler, antropóloga de la Texas University.
Sus estudios se basan en la observación de primates no humanos (con los que comparten el 98% de los genes ) y en la extrapolación de sus observaciones a los humanos. De esta manera, la dra. Dettwyler predice la edad del destete natural del ser humano entre los 2.5 y los 7 años

Que cada uno considere el término "prolongada" en función de sus creencia o expectativas. Yo voy asumir para este post que hablamos de lactancia prolongada a partir de los 2 años.
Respecto a la lactancia prolongada, es muy frecuente que se cuestione su valor nutritivo. Numerosos estudios avalan la excelente calidad de la leche incluso después de los 6 meses de vida del bebé, demostrando que sus cualidades nutritivas e inmunológicas se mantienen e incluso, aumentan. Me ha venido al pelo que la AEPED haya publicado un excelente artículo sobre lactancia en niños mayores para poder ampliar la información.
La leche materna no pierde sus propiedades con el paso del tiempo (23). A partir del primer año de lactancia, la cantidad de grasa en la leche aumenta con respecto a los primeros meses (24), resultando un alimento completo y nutritivo para un lactante mayor y de mayor calidad que la leche de fórmula o de vaca. Se ha visto que un bebé mayor de un año que toma pecho obtiene aproximadamente 1/3 de sus necesidades calóricas y proteicas diarias a través de la leche materna (a veces más, sobre todo durante períodos de enfermedad), además de una cantidad muy importante de vitaminas y minerales (25).

Por otro lado, los niños mayores que toman pecho siguen disfrutando de los beneficios inmunológicos de la leche materna, con una menor incidencia de infecciones para su edad que sus coetáneos que no son amamantados (25). Las ventajas de mantener más tiempo la lactancia materna no sólo se observan a corto plazo, sino años después del destete. Se ha constatado una menor incidencia de ciertos tipos de cáncer (como la leucemia infantil (26), de enfermedades metabólicas (27) y autoinmunes (como la diabetes tipo 1) (28) y un mayor desarrollo intelectual a mayor tiempo y exclusividad de lactancia materna (29), efecto que permanece durante años (30) y que incluso puede llevar a alcanzar un mayor nivel de estudios y de ingresos económicos en la vida adulta (31).

Muchas madres suelen preocuparse porque prefieren la teta a los alimentos habituales que les ofrecemos y se plantean destetar... Y es que hay veces en que nos emperramos en que coman la verdura o la fruta, cuando la leche materna alimenta mucho más!!! ( más grasas y más calorias que cualquier hortaliza )
La lactancia prolongada no es ni mucho menos esclava... Diría que más bien todo lo contrario. Es una época de estabilidad, ya no nos preocupamos por las tomas, por si gana peso, por si toma suficiente leche. No nos preocupa la introducción de alimentos, ni tantas otras cosas que suelen preocupar a las madres de bebés pequeños. Con niños mayores la lactancia materna ya no es solo alimento, si no que son momentos que ofrecen consuelo y calma, son momentos que todo lo curan. Evidentemente, no es como los primeros meses, que te quedas con cara de boba mirando al bebé mamar... Pero aún así, son momentos de miradas cómplices, de risas y de ternura.
Si somos muy pudorosas, con bebés mayores ya os podéis olvidar de cualquier pudor, porque ellos no se sienten sometidos a las normas sociales y, más de uno, tiene la suficiente habilidad para autoservirse en cualquier momento... Vamos, que te sacan la teta en medio del restaurante y tan felices!!! Por otro lado, al ser más mayores, también te permite negociar con ellos, elegir el momento o, incluso, posponer un rato la toma si en ese momento no puede ser. Podéis seguir practicando la lactancia a demanda aunque sean ya mayores, como en mi caso, o acotar las tomas a determinados momentos ( para ir a dormir, cuando estamos en casa, etc ).
La lactancia prolongada es también contorsionismo... Mis hijas, ambas dos, son especialistas en "posturitas" la mar de complicadas para tomar tetita: de pie con el culete en pompa, en posición balón de rugby que con su tamaño más que balón es un saco de balones, cambio de teta cada dos minutos, que ahora no sale, que ahora la otra.... Aburrirte, lo que se dice aburrirte, como que no.
La lactancia prolongada también son risas... Y es que a los dos años, con su lengua de trapo, son muy graciosos y tienen cada ocurrencia!!!! Yo guardo en el recuerdo innumerables anécdotas con Alex y la teta... y ahora es Ari la payasa que se dedica a elegir teta, a mirar por el escote a ver que encuentra y a darle besos a las tetis.
Los niños mayores que siguen con pecho, no están enmadrados, ni establecen un vínculo patológico con su madre. Y en este punto,de nuevo el comunicado de la AEPED es también muy claro.
La duración de la lactancia materna también está implicada en un mejor desarrollo emocional y psicosocial del niño (32–34). A mayor duración, se ha descrito una menor incidencia de maltrato infantil (35), una mejor relación con los padres en la adolescencia, una mayor percepción de cuidado (36) y una mejor salud mental en la vida adulta (37). También se han observado beneficios emocionales en niños adoptados provenientes de un entorno difícil en los que se realizó lactancia inducida (38).

Pero en la lactancia materna prolongada, no siempre es todo bonito y de color rosa.... Pueden haber momentos muy duros ( por ejemplo si practicas tándem ), puede llegar a cansarte ( despertarse por la noche puede acabar pasando factura ), puede ser dolorosa ( porque los niños muerden o porque con la ovulación el pecho está más sensible ) y te obliga en muchas ocasiones a luchar contra los prejuicios de la sociedad y del personal sanitario no habituados a ver niños mayores tomando pecho. La familia, los amigos, a veces incluso las parejas, opinólogos en general, pueden hacernos sentir incómodas con la lactancia y llevarnos a terminar con ella sin motivos.
El mayor problema de la lactancia materna más allá del año de edad es el rechazo social y profesional (1) por prejuicios o desconocimiento de la evidencia científica actual. Es importante que cada familia y cada madre tome decisiones informadas. Si es su deseo continuar con la lactancia, el deber de los profesionales es apoyarles en su decisión y darles herramientas para superar las dificultades que puedan surgir

Mi consejo es que hagáis oídos sordos a todo aquel que os quiera decir como manejar vuestra lactancia... Que seáis vosotras y vuestros hijos los que decidáis el cuando, como, donde y hasta cuando.
Toda la verdad sobre la lactancia prolongada

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :