Revista Humor

Tortura

Por Indianing
Tortura
A veces llevo a cabo -habitualmente poco antes de dormirme- un ejercicio de lo más sádico y cruel. Y no es sexual.
Imagino en una sala de torturas, a todos aquellos que por uno u otro motivo me han hecho daño . Yo doy las órdenes y dos pendencieros mercenarios obedecen todas aquellas vejaciones que deben llevar a cabo. En la cámara de los horrores sitúo al gilipollas de turno, llámese Pololo o Manolín, y mis secuaces les retuercen los huevos, les vuelan los incisivos, le arrancan las uñas con tenazas, les tiran de los párpados o les hacen confesar el porqué de sus desequilibradas actuaciones.
El ejercicio es altamente psicopático, para qué negarlo, mas para aquellos a los que les cuesta mandar a paseo a los indeseables, resulta beneficioso, de calmante efecto y proporciona una reconfortante sensación vengativa.
Siempre y cuando tales visones sanguinarias no pasen de secuencias imaginarias (lo cual se convertiría en delictivo) les aseguro que pueden encontrar en ello una dulce terapia; algo parecido a cuando uno se pone a dieta estricta y por la noche sueña despierto con zamparse un brownie con helado de vainilla.
Bendita mente. Ya me contarán.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Sobre el autor


Indianing 20 veces
compartido
ver su perfil
ver su blog

El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta

Sus últimos artículos

Ver todos

Revista