Revista Diario

Triactive

Por Drajomeini @DoctoraJomeini
Triactive
Mi dietista, viendo que perdía una cliente (¡Sí! Increíble, pero cierto: he bajado diez kilazos), me propuso el otro día que me hiciera un tratamiento de Triactive. Siempre he sostenido que los tratamientos de belleza actuales están directamente inspirados en las prácticas de tortura del medioevo. Al que se le ocurrió lo de la depilación, debió de ver antes derramar mucha cera caliente sobre las carnes de los enemigos. El inventor de las mechas debió de inspirarse en el arrancamiento de cabelleras. Y ya no digamos de la mente sádica a la que se le ocurrió lo de la limpieza de cutis...Merece figurar en la galería de verdugos mayores de la historia. Así que el Triactive no iba a quedarse atrás. Y yo me resistía con uñas y dientes. - Si no es doloroso, en absoluto - me decía ella, con voz dulce - y ayuda a eliminar la celulitis.- Si yo ya le tengo hasta cariño - le contestaba yo, intentando zafarme - Mi celulitis es como de la familia.- Venga, Jomeini., una vez. Sólo una vez y si no te gusta, no insisto.Así que cedí. Lo sé. En todos los aspectos, soy una blanda. Para empezar, la auxiliar de la consulta me puso en ropa interior. Cosa que, vista mi experiencia con los masajes, no pude dejar de agradecer, salvo porque la habitación estaba como a 10º bajo cero. Tiritando, me tumbé en la camilla y ella me acercó a la piel algo parecido a la alcachofa de la ducha.- Vamos allá - dijo.Y puso la alcachofa sobre mi barriga. Así, sin anestesia. La alcachofa era una alcachofa congelada. No es sólo que estuviera fría como el hielo, que lo estaba. Y que doliera como si un ejército de hormigas me mordiera la piel, que también. Es que además soy muy sensible a las cosquillas.- Vamos a hacer ahora las piernas - me anunció la auxiliar, que tenía un curioso parecido con Frau Blücher.- Oh, cielos - pensé y empecé a reírme como una tonta. - Tiene que intentar relajarse - seguía diciendo Frau Blücher- Sí, jajajajajaja, lo intento, jajajaja.- Y ahora los costados...- jajajajajaja, por Dios, jajajajaja.- Y los pies - susurra, con aire triunfante.- NooooooooooLo dicho: directamente inspirado en las torturas medievales.


Volver a la Portada de Logo Paperblog