Revista Cine

Tú también puedes volar: ‘Captain Abu Raed’ nos instruye desde Jordania

Publicado el 08 agosto 2013 por Maresssss @cineyear

band_JordaniaJordania, más que país productor de cine, ha sido (y sigue siéndolo) un gran escenario que producciones extranjeras han utilizado para rodar; en este aspecto, me recuerda un poco a Almería, muy aprovechada por gente de fuera que sabía encontrar el grandísimo potencial de sus paisajes, pero apenas por productoras del lugar. Tanto es así que la persona que ha puesto a Jordania en el mercado internacional de la cinematografía es el director de ‘Captain Abu Raed’, Amin Matalqa, un joven jordano que emigró a Estados Unidos cuando tenía 13 años; por lo que, aunque su raíz sea jordana, su formación y su desarrollo como persona y cineasta es más bien estadounidense (esto se nota en el desarrollo de la película).

001-Captain Abu Raed

Aunque se trata de una historia con una localización muy concreta (un barrio de Ammán), los temas que trata son extensibles a cualquier otra ciudad, a cualquier otro país o a cualquier otro lugar del mundo: la diferencia de clases (y de estatus), el encuentro entre distintas generaciones, la soledad, los sueños, la compasión, la dignidad humana, la explotación infantil, el machismo (en varias formas)…  y más temas que, si nos fijamos atentamente, podremos sonsacar de esta sencilla fábula cuyo protagonista representa la figura del sabio anciano que, al igual que Chanquete en ‘Verano Azul’, dedica sus energías a aportar lo que puede (que no es poco) a las nuevas generaciones (aunque en este caso son bastante más jóvenes que en la serie española).

Pese a que está completamente llena de matices y de valores, esta película logra transmitir la sencillez y hace que pudiera parecer fácil armar un guión de estas características. La base de la que parte es algo así como… ¿qué puedo hacer por ti?

Es cierto que resulta un poco “dulzona”, pero creo que está bien que a veces se nos muestre que podemos mejorar el mundo si nos ayudamos unos a otros. Y es que el sentimiento de negatividad, aunque debe existir (para poder sobrevivir), no es el que debería estar por encima de los demás. La afirmación de uno de los niños “La gente como nosotros nunca es piloto” habla de esa actitud pesimista que es fácil adquirir cuando te desenvuelves en un ambiente hostil; pero hay veces que los sueños están por encima de la realidad y debemos dejarnos llevar por ellos, para poder creer que podemos hacerlo, ¿por qué no? Es el protagonista la encarnación de los sueños de los niños, el que les hace abrir sus alas para poder volar; porque en algunas ocasiones necesitamos que nos recuerden que somos capaces para lanzarnos.

002-Captain Abu Raed

La fotografía es impecable, con imágenes que nos hacen querer poseer una de las terrazas de ese barrio humilde de Ammán. Logra, junto a la música, crear una atmósfera apropiada para el desarrollo de la historia, que requiere ese marco ruinoso pero atractivo.

En cuanto a la banda sonora, aunque su realización es claramente oriental, su tratamiento e inserción en el montaje es muy hollywoodiense, empleándose para enfatizar los momentos más emotivos y ayudar a crear las sensaciones que el director desea transmitir al público. A esto me refería al inicio al afirmar que se nota que Amin Matalqa se ha formado en Estados Unidos; el montaje, la música y el tratamiento en general, son muy academicistas, y es que se trata de un trabajo con clara vocación de expandirse por el mundo.

 

El protagonista es un limpiador del aeropuerto de Ammán que está a punto de jubilarse. Quedó viudo y ahora su vida no tiene un sentido para él; habla con su difunta cuando llega a su casa y en el trabajo apenas se relaciona con algunos pasajeros que circulan por las instalaciones; se refugia en su gran colección de libros, que le hacen conocer lugares, historias e incluso idiomas. La decisión de rescatar de una papelera una gorra de piloto hace que los niños del barrio se acerquen a él pensando que su trabajo es viajar de un país a otro, y le piden que les cuente sus aventuras.

Paralelamente, conocemos a una joven piloto con un padre cuya preocupación se centra en buscarle esposo, mientras que ella no está por la labor. Su vida es totalmente ajena al drama que se desarrolla en el entorno de Abu Raed, el personaje principal, pero la coincidencia hace que se conozcan y despierten simpatía mutua.

Poco a poco se van desvelando los problemas de cada uno: el anciano, la muchacha y algunos de los niños, y se verá lo que cada personaje puede hacer por los demás.

003-Captain Abu Raed

Aunque en ciertos aspectos es previsible (el final se ve venir desde un buen rato antes), no deja de tener un encanto que va más allá de sus imágenes y de su música.

Se pueden diferenciar dos partes: el inicio de la relación de Abu Raed con los niños, en el que predomina el tono afable, luminoso y tierno; y el desarrollo final, en el que el protagonista se implica personalmente en un caso de maltratos tanto a menores como a la mujer, que se tiñe de oscuro y continúa hasta un desenlace coherente con el personaje y la historia planteada.

 

Seguramente, si las distribuidoras se encargaran de publicitarla lo suficiente, cosecharía un enorme éxito de público en las salas; y es que es apta para públicos muy diversos con la necesidad de consumir un cine amable, cuyo papel sea el de un profesor que nos enseña los diferentes puntos de vista y la manera en que podemos ayudarnos unos a otros. Fácilmente digerible, sobre todo porque el montaje y la dirección se nos hace muy reconocible.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossier Paperblog

Revistas