Revista Recetas

Tú ya eres especial

Por Facildedigerir @facildedigerir

Texto original escrito por Ana.  Sígueme en Twitter.

 

Yaeresespecial

 

La más reciente campaña de Coca-Cola donde aparecen escritos nombres en las latas de refresco ha sido un éxito mercadológico.  Muchísimas personas en redes sociales comparten orgullosos el momento en el que encontraron la lata con su nombre.   A simple vista puede parecer un juego divertido buscar por las tiendas de conveniencia la lata con su nombre o el de alguien querido.

 

Pero el éxito de esta campaña se debe a que toca una necesidad psicológica inconsciente muy primaria e importante en el ser humano: la necesidad de reconocimiento, de sentirnos especiales, de identidad.

 

Y me preocupa que esa necesidad que debió haber sido cubierta desde nuestra infancia y que en la vida adulta, somos responsables de cubrirla nosotros mismos, esté tan insatisfecha.   Que la gente esté tan hambrienta de sentirse reconocida, parte de, identificada con algo, que se emocione al ver su nombre plasmado en una lata de refresco.   Sienten que la refresquera eligió “su” nombre,  creen que están consumiendo algo “para ellos”, “personalizado”.   Por supuesto que no eligieron tú nombre, eligieron los nombres más comunes en español.  No es que tu nombre sea especial, al contrario, si encuentras una lata con él, es que es de los más comunes.

 

Pero la sensación psicológica es otra: me identifico, eso me hace sentir especial, elegido, reconocido.

 

Cuando no hemos sido capaces de madurar emocionalmente y lograr el auto-reconocimiento, salimos a buscarlo en parejas, hijos, dinero, logros académicos, fama…y hasta en latas de refresco.

 

Desde el punto de vista mercadológico: brillante.  Desde el punto de vista de la salud pública de un país primer lugar mundial en obesidad: alarmante.   Al vincular al refresco con una necesidad psicológica profunda, la refresquera llega a más personas que cualquier campaña de prevención de la Secretaría de Salud.

 

la foto-14

 

Los verdaderos nombres en las latas de refresco

 

Este fenómeno es tan solo un ejemplo de cómo vamos construyendo significados en torno a ciertos alimentos. Cuando consumo Coca-Cola no nada más estoy ingiriendo un refresco, estoy nutriendo mi hambre de reconocimiento.

 

Y son esos significados inconscientes los que nos llevan a consumir alimentos incluso en contra de nuestra salud o de nuestra voluntad racional.

 

Te invito a reflexionar sobre esto : ¿Para qué tomas refresco?  En la respuesta podrías encontrar la verdadera razón, el significado emocional que te lleva a no poder dejar de tomarlo.   Comprender el significado de los alimentos es el primer paso para liberarte del consumo desmesurado e inconsciente de un producto dañino para tu cuerpo.

 

Recuerda que no necesitas que nada ni nadie te haga sentir especial. 

Tú ya eres especial. 

 


Volver a la Portada de Logo Paperblog