Revista Opinión

Un amor imposible

Publicado el 11 diciembre 2017 por Carlosgu82

A veces hay que dejar el odio a un lado.

Eran los años de 1978, cuando me encontraba reunida al lado de mi familia y de la persona que ame con tanta fuerza, delante de un pueblo que era noble, no tenía muchas riquezas, era acogedor y lindo, ese lugar donde vivía me hacía muy feliz.

Nosotros vivíamos en una ciudad pobre ya que hace unos años hubo una crisis y no había quedado mucho, nuestro hogar era como un pueblo, lleno de gente alegre, humilde, trabajadora y tenía unos hermosos lugares, había juegos y cines, pero no era lo mejor, era un lugar donde podíamos estar cómodos, así como también había unas cuantas escuelas para estudiar yo iba en la primaria. Y lo que más me gustaba en el pueblo era el cielo en las mañanas, siempre observaba el amanecer ya que era un color naranja muy lindo y por las noches el cielo se llenaba de miles de estrellas.

Yo soy una persona social, de cabello negro, corto y ojos oscuros era la típica chica que estaba enamorada y de una clase social más baja. En el pueblo había gente con dinero, pero ellos no aportaban en nada, si no era para su propio beneficio. Mi familia y yo estábamos planeando algo.

Al día siguiente estaba con mi hermana.

Mi hermana era una persona muy buena además era sobreprotectora estábamos preparando la fiesta de mi hermano, el cumplía 20 años estaba pensando en que podría regalarle de mi parte, la fiesta no era lo único que quería que se quedara como un recuerdo. Tonteando por ahí caminando y jugando lejos de la casa, encontré un lugar secreto al lado de un viejo árbol grande y con frutas, era una cueva y ese lugar estaba muy escondido pues lo cubría miles de enredaderas, tenía unas enormes manzanas rojas, pero eso no era todo, al entrar había un hermoso campo lleno de flores había unos cuantos girasoles y otras flores que desconocía, ese lugar se veía muy cuidado y el ambiente era pacifico, nadie sabía de este lugar escondido, pensé que ese lugar tenía que hacerlo mío y por supuesto traer a mi hermano aquí, ese sería su regalo.

De regreso a casa observé a lo lejos dos camionetas desconocidas no le di importancia pues pensé que se trataba de viajeros.

-hola hermanita ¿Qué es lo que haces fuera de la casa? pregunto Fernando

Al escuchar su voz me quede sorprendida pues él llegaba noche a la casa y muy pocas veces lo veía.

¡Fernando! – dije asombrada-    Mañana será un día especial además eres mi hermano favorito y me sorprende que hallas llegado a casa temprano ya que casi no te veo.

-pues claro, mañana es mi día y tenía ansias de ver a mi hermana favorita pero ya te imaginaba dormida.

Claro que no, estoy muy emocionada, pero eso no es lo importante, hoy has llegado a casa temprano entonces vamos a entrar mama y papa estarán felices de verte.

Fernando y yo entramos a la casa y en la entrada estaban esperando mama y papa,

– ¿Dónde has estado Alicia? -Dijeron preocupados-

-Te hemos estado buscando toda la tarde incluso tu hermana mayor ha salido a buscarte, teníamos miedo pensamos que te había ocurrido algo.

No pasa nada solo estaba buscando cosas nuevas en el pueblo, de todas formas, eso no es importante, lo importante es que esta aquí Fernando, hoy ha llegado a casa temprano y me pone muy feliz.

-Fernando sonrió- Mama, Papa estoy en casa no me han echado de menos.

¡por supuesto que sí! dijo Papa

-como no te vamos a extrañar si eres nuestro hijo y un gran ejemplo, te la pasas trabajando para sacar adelante a la familia ya que yo me he vuelto tan inútil que no puedo cargar nada debido a mi espalda.

-no digas eso papa, no eres inútil, no te culpes tú ya has dado mucho por nosotros es momento de que yo tome tu lugar y te agradezca todo lo que nos has dado.

-muchas gracias hijo, pero no sigas más que me harás llorar.

Bueno familia yo me voy a dormir si llega mi hermana avísenle que he llegado no puedo esperarla estoy muy cansada.

Me despedí de mis padres y mi hermano.

-que descanses-

Como niña pequeña me dirigí a mi cuarto con una sonrisa en mi rostro, pero no podía evitarlo estar con ellos me hacía muy feliz.

Mis padres ya no trabajaban, ya que mi papa sufría de dolores tremendos en la espalda y mi mama se dedicaba a la casa, mi hermano fue el que nos sacó adelante todo lo que tenemos ahora es gracias a él, el comenzó a trabajar desde los 13 y en ningún momento se quejó, y por supuesto nosotras tampoco yo comprendía la situación y en ningún momento exigí nada, antes de dormir me gustaba mirar por la ventana pues me relajaba mucho, ya que el pueblo que tanto amaba era tan hermoso y también el cielo en la noche, esas estrellas que se asomaban, pensaba que cada una de ellas eran la luz de las personas que seguían sus sueños y esperanzas.

¡bien es hora de dormir!

Al día siguiente tenía que asistir a la escuela me prepare lo mejor posible y fui con mi familia a desayunar, estaba Fernando mis padres y mi hermana.

– ¡Oye Alicia! ¿Dónde estuviste ayer? Te estuve buscando por todos lados -dijo mi hermana Gabriela-

Lo siento estuve tonteando por el pueblo, dejemos eso al lado se me hace tarde para la escuela.

– ¡más te vale no preocupar a mis padres de nuevo!

Vale, vale no lo are más de ahora en adelante, siempre que salga les avisare a todos.

-está bien, ahora come hija que se te hace tarde.

Desayuné deprisa y me despedí de todos, el llegar tarde a la escuela era un pretexto, un pretexto para ir a reunirme con el chico que me gusta desde hace un año.

Me reunía con él todos los días para ir a la escuela. Su nombre era rodrigo era un chico muy apuesto, de ojos azules, inteligente, amable y sobre todo era un amigo de infancia.

– ¡hey! Llegas tarde Alicia llevo como media hora esperando   – reclamo rodrigo con una sonrisa en su rostro –

Lo siento, ayer dormí tarde, pero me apresuré para irnos juntos a la escuela.

-muy bien, entonces vámonos. En ese momento sentí su mano rosando la mía.

Estaba tan feliz de que tomara mi mano, era amor pues miles de sentimientos desbordaban de mi yo tenía mucho tiempo estando con rodrigo y sabía que él no sentía lo mismo por mí, yo sabía que el tomar mi mano para él era algo normal ya que de pequeños íbamos así a cualquier lugar, siempre me tomaba la mano, era un chico muy popular, vivíamos en un lugar pequeño, pero eso no quitaba el hecho de que había chicas más lindas que yo además yo solo era su mejor amiga.

Llegando al colegio en la entrada se iba acercando una chica que era demasiado fastidiosa, no solo para mi si no para todos en la escuela.

-hola rodrigo- dijo su amiga carolina y su bola de amigas.

– ¿Qué tal carolina? -sonreía rodrigo-

Carolina era la chica popular con buen físico y cuerpo que se moría por Rodrigo, ella tenía dinero y nunca estaba sola, siempre acompañada por sus amigas. Llegando a la escuela no había ninguna chica que no lo volteara a ver, lo que yo sentía por rodrigo era amor pues el hecho de sentirme frustrada por no ser la única chica al lado de él me hacía temblar y hervir de celos, yo quería que solo se fijara en mí.

-Alicia es hora de clases, debes ir a tu salón nos veremos en la salida así que cuídate. -dijo rodrigo-

-Así es, es momento que las perdedoras vallan a tomar clase, pero el que tomes clase no significa que serás alguien mejor que yo – con una risa sarcástica dijo carolina sujetando la mano de Rodrigo y riéndose-

Lo único que sentía eran celos, Rodrigo nunca se fijara en mí, me gustaban muchas cosas de el al igual que sus ojos azules que reflejaban miles de cosas, lo veía marcharse con la chica más guapa de la escuela, pero Carolina no tenía cerebro, en lo único que se preocupaba era en su físico, su cabello y su ropa ¿Cómo podría fijarse Rodrigo en ella?

Realmente como podía fijarse en carolina, rodrigo no es de las personas que se fijan en alguien sin cerebro.

A la primera tuve matemáticas, en mis materias no me concentraba odie el hecho de que me cambiaran de salón, antes de pasar a 5 año me separaron de Rodrigo pero en eso se me vino a la mente que sería la fiesta de mi hermano, ese es buen motivo para buscarlo eh invitarlo.

Sonó la campana del descanso y metí mis cosas a la mochila rápidamente iba deprisa a buscarlo y separarlo de Carolina decidí que no dejaría ir a mi primer amor y más dejarle paso a una chica hueca como carolina.

-Alicia, Alicia ¿Dónde vas tan deprisa? Mi amigo Emanuel me gritaba

Emanuel era lo contrario a Rodrigo, igual era inteligente de ojos cafés y cabello negro como la noche, pero él no era mi tipo.

-Alicia no te juntaras con nosotros – dijo luisa-

¡Lo siento hoy no, hoy tengo cosas importantes que hacer!, el ver a Emanuel me ponía nerviosa pues actuaba de forma rara estas semanas.

¡nos vemos chicos!

Caminando por la cafetería vi a Rodrigo y Carolina juntos sentí un nudo en el pecho, pues estaban solo ellos dos, tenía ganas de llorar y cuando vi que se alejaban mis piernas no respondían quería correr y agarrarlo de la mano, decirle todo lo que siento y no dejarlo ir, pero solo eran mis pensamientos, pues no tuve el valor de acercarme a él y regresé al lado de Emanuel, luisa y Jessica.

Ellos eran mis amigos desde 1 año.

¿Por qué esa cara tan triste Alicia? -pregunto Emanuel-

Acaso tienes algún amor no correspondido – siguió Jessica-

¡para nada! – conteste exaltada

-Vale, vale no pasa nada, comamos entonces. -cambio de tema luisa

¡basta cállense y coman!

está bien no tienes por que molestarte- rio Jessica-

Yo no tenía ganas de comer me sentía deprimida, si esto es amor no quiero saber lo que sentiré más adelante.

Sonó la campana y era momento de regresar al salón.

-se hace tarde, andando Jessica. Vi cómo se marchaban con una risa dejándome a solas con Emanuel.

Oye Alicia, sabes algo no me gusta verte triste sea lo que sea no te quiero ver así y tampoco que lo estés por alguien.

No pasa nada Emanuel, me tengo que ir -me apresure a ir al salón

¿Qué clase de mirada es esa? Entre inmediato al salón

Oye Alicia ¿que ha pasado con Emanuel?

Pasar de que o que no ha pasado nada solo me dijo unas cosas no le preste atención, está afuera en el pasillo por si quieren hablar con él, sentía una sospecha, sabía lo que él me quería decir, esa mirada era como si estuviera enamorado de mi pero yo no quiero a nadie que no sea Rodrigo así que no pienso fijarme en alguien como el nunca.

-Es algo injusto no crees- dijo Jessica

¿Qué dices?

-Si, dije que es algo injusto dejar a Emanuel solo cuando te iba a decir que le gustas.

¡Cállate!

¿Qué pasa acaso no te gusta?

No es eso, solo que yo no siento nada por el solo lo veo como amigo

-entonces también Rodrigo, ¿no?

¿de que hablas?

-acaso crees que soy tonta, ya me di cuenta de cómo miras a Rodrigo

Me quede callada pues Jessica se ha dado cuenta de mi secreto.

No se lo menciones a nadie, ¿si?

Entro la profesora al salón.

-Tomen asiento, es hora de empezar la última clase chicos, Alicia hazme el favor de sentarte.

Estaba tan confundida, en eso entro Emanuel a clases, pero yo no fui capaz de verlo a los ojos me concentré en mi clase y no pensé más en lo que dijo Jessica.

– han acabado las clases de hoy chicos por favor hagan su tarea y nos vemos el lunes, ya que saldremos de vacaciones.

Ya casi eran vacaciones, y también solo faltaba unas semanas para  para acabar la primaria y entrar a la secundaria y solo iba a concentrarme en Rodrigo en nadie más, metí mis cosas rápidamente y Salí caminando deprisa, solo sentía la mirada de Emanuel y mis amigas no dijeron nada así que ni siquiera volteé. Fui a la salida y esperé a Rodrigo el venia solo.

-¡hey! Alicia, perdón por hacerte esperar.

No pasa nada así estamos a mano por lo de la mañana.

pues entonces vámonos chica de ojos brillantes -sentí su mano en mi cabeza-

eh ¿a qué se refería con eso? ¿acaso fue una declaración de amor? – o al menos quise pensar eso-

-te noto nerviosa Alicia, pasa algo malo

No, no pasa nada, solo quería invitarte a la fiesta de mi hermano será hoy en la noche le hemos hecho una fiesta, espero que puedas venir te estaremos esperando.

-gracias por la invitación ahí estaré entonces nos vemos luego.

Hasta mañana. -pensé que nos iríamos juntos, pero esta vez no fue así-

Cada vez que me dirigía a casa me gustaba mirar todo lo que se me cruzaba, era un lugar muy tranquilo y lindo, cuando llegué a la casa me metí corriendo y brincando.

Buenas tardes hija ¿Cómo te fue hoy en la escuela?

Muy bien mama, por cierto, donde está mi hermano ¿acaso se fue a trabajar?

-claro que no, hoy es su cumpleaños así que lo mande con tu papa a comprar algunas cosas, solo somos nosotros tres así que apurémonos.

Estuvimos toda la tarde arreglando las cosas, yo ya tenía en mente lo que le iba a dar a mi querido hermano, en eso empezaron a llegar los invitados para recibir a mi hermano y yo todavía no estaba arreglada.

-Mi niña hay algo que te compre y está en tu cuarto así que ve a cambiarte.

Muchas gracias Mama – esas cosas tan pequeñas me hacían muy feliz, al entrar en el cuarto, en mi cama había un vestido azul marino y unos zapatos estaba tan emocionada ya que lo luciría para Rodrigo.

Alicia, han llegado tus amigos ¡ven!

-¡ha llegado el! Emocionada Salí a verlo, cuando me percaté que a su lado estaban Emanuel, Jessica y Luisa no quise armar un escándalo por la fiesta y por qué estaba Rodrigo.

-Alicia, te ves hermosa en ese vestido- dijo Rodrigo

Gracias- sonrojada me di cuenta de que había logrado lo que quería, le había gustado mi vestido y me dijo que me veía hermosa era un gran progreso para mí.

¡Atención! todos ya viene el cumpleañero- grito Mama

Apagamos las luces y nos escondimos para que entraran a la casa, Rodrigo me tomo de la mano, y nos escondimos los dos atrás del sofá.

¿Por qué esta todo apagado? Dijo Fernando al entrar a la casa

¡Sorpresa! ¡Feliz cumpleaños! -Gritamos todos

– esto no me lo esperaba, muchas gracias por la fiesta y a todos los que están aquí

Hermano hoy es un día especial espero te la pases muy bien

-gracias hermanita, pero ven aquí dame mi abrazo- nos dimos un abrazo grande y cálido y del fondo de mi corazón le desee que fuera muy feliz y tuviera una grande vida.

Hermano espero tengas muchos hijos, sé que serás un buen padre

-eso es lo que planeo hermanita, incluso yo tengo una sorpresa para ustedes

Todos comenzaron a felicitarlo estuvimos todos divirtiéndonos, bailando y estaba rodeada de las personas que amaba incluyendo a Rodrigo.

-Familia hay una sorpresa que quiero darles y sé que les hará muy feliz

– ¿Qué es hijo?

Bueno recuerdan a Miranda, mi novia que vive un poco retirado de aquí

¡claro! ¿Qué es lo que pasa con ella? -sonrió Mamá

Ella está aquí

Por favor, pasa Miranda.

Cuando dimos la vuelta, la novia de mi hermano estaba entrando a la sala parecía que había engordado.

-hola hace un tiempo que no nos vemos familia – sonriendo entro a la sala-

-que sorpresa Miranda, has cambiado mucho – le dio la bienvenida Mama-

-familia la sorpresa que les tenía es que Miranda y yo vamos a ser padres.

Todos saltamos de emoción.

Enserio hermano, yo me alegro mucho tendrás una gran familia losé y sobre todo serás un buen padre

Mis padres estaban en shock por la noticia, pero Mama estaba a punto de llorar.

-no sabes lo mucho que me alegro Fernando, es una gran sorpresa este dia-mama se lanzó a él llorando y riendo.

Fernando, felicidades por él bebe -dijo Rodrigo-

Rodrigo, hace mucho tiempo que no te veo eres más grande y muchas gracias por las felicitaciones.

Ahora vuelvo chicos iré con mi hermano – Rodrigo podrías esperarme a que regrese hay algo que tengo que decirte.

-Claro Alicia te esperare aquí, de todas formas, igual quiero festejar esta noticia

Gracias

Hermano puedes venir un rato conmigo

-claro ¿Qué pasa?

Hay un regalo que quiero darte es lejos de aquí, pero sé que te gustara.

Está bien vamos en marcha, Amor ahora vuelvo.

-No se tarden tanto con el festejado-

Salimos de la casa y caminamos yo quería llevarlo a donde estaban esas bellas flores, los dos juntos no decimos ninguna palabra. Llegamos al lugar donde estaba ese gran árbol y abrimos la enredadera.

-ven Fernando aquí adentro hay algo que quiero mostrarte-

Hermano hemos llegado el primer regalo es este enorme y viejo árbol, pues sus frutas son muy ricas y sus manzanas son rojas, a pesar de que ya está viejo no deja de lucir su hermosura y tampoco se da por vencido este árbol es igual que tu un árbol grande y fuerte.

-me dices viejo acaso, aun así, son hermosas tus palabras Alicia, acaso tú me consideras alguien fuerte y que no se da por vencido –con una sonrisa en su rostro me miraba-

Jajaja hermano no te considero viejo, pero pues nos has sacado adelante y nunca nos has dejado solos, eso no es todo mi segundo regalo es este campo que esta abajo, estas flores.

-hermana hay girasoles y flores silvestres son tan geniales, has dado en el clavo me gustan muchos los girasoles y las flores silvestres, sabes para mí tu eres una flor silvestre, una flor que crece en estado salvaje, alguien que no tiene límites y puede llegar a hacer lo que se propone por eso de ahora en adelante cuida mucho este lugar.

Mis ojos se iluminaron pues mi querido hermano, me decía muchas cosas hermosas.

Hermano este campo será igual para tu bebe, así que de ahora en adelante lo cuidare mucho para cuando el nazca el pueda venir a jugar aqui.

-muchas gracias, por cierto, será ella, es una niña.

¡que genial, podremos convivir mucho!

-así es

-Bueno, pero es momento de regresar a casa, ya es noche, además nos están esperando, Alicia guardare este regalo en el fondo de mi corazón y será un lugar secreto solo para nosotros dos, así que regresemos a casa, deben estar esperando.

Claro, regresemos.

De regreso a casa, a lo lejos volví a ver más camionetas con puros hombres, me aterré porque tenían armas no quise decirle nada a mi hermano porque era una persona muy curiosa.

¿Qué pasa Alicia?

No nada hermano, entremos a la casa.

¿Dónde estaban chicos los estábamos esperando? – dijo el señor que vendía el maíz

-Lo siento, mi hermana me dio un obsequio lejos de aquí.

– bueno no importa lo importante es que estes ya aquí, entonces continuemos con el festejado-

-amor ven, vamos a seguir festejando tu cumpleaños-

-Alicia hay algo que querías decirme- pregunto Rodrigo

Ha cierto Rodrigo es una cosa importante para mí, así que vamos a fuera por favor.

-está bien, vamos- sonrió

Emanuel miraba desde un sofá en la sala.

Caminamos hacia el patio y me puse muy nerviosa incluso noté que estaba sudando.

Me arme de valor y decidí declararme.

Rodrigo sabes que tú y yo nos conocemos hace mucho tiempo, pero hace unos meses comencé a sentir algo por ti, sé que es muy repentino pero tenía que decirlo, no sé qué es lo que sientas por mí, pero no puedo callar más, me siento patética y muy tonta en este momento, y ante tus ojos no sé cómo me veas  pero debo decirte que me gustas mucho, me gusta cómo eres tú forma de ser, el que me des palmaditas en la cabeza y tomes mi mano, incluso me gustan tus ojos azules, tus ojos son como mi cielo, en tus ojos se refleja amor, se refleja todo pero no me puedo ver a mí, tal vez sea porque no sientes nada por mi, tal vez sea porque no hay espacio para mi en tu corazón, sé que tenemos solo 14 años pero eres mi primer amor y quiero saber qué es lo que sientes tú por mí.

En silencio pensé que había logrado confesar, pero Rodrigo no decía nada paso un rato en silencio y pude notar la cara de disgusto de rodrigo.

-sabes algo Alicia creo hay un error en lo que sientes o tal vez este error lo cometí yo, puede que haya cometido un mal entendido por mis acciones, pero ahora tengo que contestar a tus sentimientos, y lo que siento por ti es solo amistad y nada más, no puedo ilusionarte con nada ya que sería como mentirte, así que lo siento, eres una gran amiga, alguien linda y de ojos brillantes seguro vendrá alguien para ti, despídeme de tu hermano.

¡espera! No puede ser verdad tu respuesta o ¿si? Y por qué te vas tan rápido

Entonces todo lo que hemos hecho solo fue un mal entendido, o será que Carolina y tu tienen algo.

-calma no te alteres, esto es algo confuso además de que no puedo quedarme aquí y no estoy enamorado de Carolina, ella es una gran amiga igual que tu nada más.

Pues entonces la odio, en verdad te gusta, siempre estas con ella, siempre la defiendes.

-¡yo nunca dije que me gustara! Además estoy con ella por qué no quiero ser grosero, pero veo que en estas condiciones no puedes entender nada, así que despídeme de todos.

Yo no pude decir nada.

Rodrigo se alejó y no pude hacer nada, por dentro mi corazón se rompió en pedazos mi primer amor me había rechazado, tenía ganas de llorar, pero sabía que si lloraba arruinaría la fiesta de mi hermano.

-lo siento he escuchado sin querer lo que te ha dicho rodrigo – voltee rápidamente y se trataba de Emanuel.

¿Qué escuchaste? ¿acaso fue un plan tuyo? Lo sé, él me ha rechazado y no pienso fijarme en ti. Llorando como una niña de 3 años, me arrepentía de haberle dicho a Rodrigo mis sentimientos.

-lo harás, sé que te fijaras en mi Alicia, yo estoy enamorado de ti desde que entraste a 1º -me abrazo tiernamente-

pero que dices, aunque rodrigo se halla ido, mis sentimientos permanecerán

-sé que entrare en un pedazo de tu corazón y no me rendiré, yo te quiero Alicia.

Está bien. Vamos a la fiesta.

Todos bailaron, festejaron, mi hermano y miranda se pasaron riendo y abrazándose, después de un rato la fiesta se acabó me despedí de todos y me dirigí a mi cuarto.

Como puede ser tan tonta, al no darme cuenta de que Rodrigo solo lo hacía por que me considera una hermana y yo fui tan pero tan tonta. Empecé a llorar como loca el que me rechazara me rompía mis ilusiones a pedazos.

Mañana hay clases y si sigo llorando mañana tendré los ojos hinchados.

Al día siguiente, desperté me puse mi uniforme y bajé a desayunar.

-hola hija ¿Cómo estás? -saludo Mama-

Muy bien mama

-hermana, Fernando se ha marchado con Miranda dijo que te cuidaras mucho y que cuando valla a nacer la niña nos llamaría

Claro, iremos cuando nazca.

hoy no tengo ganas de hablar así que desayunare rápido, – me lave los dientes y salí de la casa, al caminar pensé que Rodrigo me esperaría como siempre, pero él no estaba.

Camine directamente a la escuela, y al llegar en la entrada estaba Rodrigo y Carolina.

-pero si es Alicia- grito carolina

Rodrigo no vas a saludar a tu amiguita.

No, se hace tarde es hora de ir a clase, nos vemos después Alicia.

Esas palabras fueron muy frías y su mirada igual él había cambiado por completo ya no era la misma persona dulce y tierna y todo porque le confesé que me gustaba

¡Alicia! Bienvenida la fiesta de ayer estuvo genial excepto por que Rodrigo te rechazo –

Lo se Jessica, no tienes por qué recordármelo por cierto vámonos que ya van a comenzar las clases.

Al entrar al salón, y atrás de mi fila estaba sentado Emanuel justo detrás de mi, estaba tan cerca y yo ya sabía de sus sentimientos.

-Hola- saludo

Buenos días Emanuel pensando en lo que paso ayer me sentí muy mal ya que fui rechazado y me trataron muy mal, entonces me disculpo por lo que te hice enserio lo lamento, eres una gran persona.

-eso significa que podría haber una oportunidad-

Me sonrojé y por primera vez me di cuenta de lo lindo que es Emanuel, no es como Rodrigo, pero sus ojos cafés, su cabello y su sonrisa eran igual de lindos.

Tuvimos muchas tares y muchas materias, así pasaron las clases.

Bueno nos vemos chicas, Emanuel nos vemos mañana ya que tenemos que echarle ganas esta última semana e intentar entrar a la secundaria, tengo que irme rápido hoy quiero hacer unas cosas.

¡hasta luego!

Sali corriendo, y Emanuel salió detrás de mí.

-¡espera!

Me detuve y volte a ver a Emanuel.

¿Qué pasa Ema?

Pues lo que yo quería decirte es que te aprecio y estaré contigo todo este tiempo ya que quiero una oportunidad de estar a tu lado y después de esta semana, estar todo el tiempo juntos para entrar a la secundaria.

El verlo tan serio y sincero, me lleno de mucha tranquilidad, tal vez pueda olvidar a Rodrigo.   -está bien de ahora en adelante también hare lo posible por estar juntos y si se da algo entonces será muy bonito-

¡Hey! ¡Alicia!

Sentí un escalofrió por todo mi cuerpo y esa voz la reconocí al instante, era la voz de Rodrigo.

Voltee rápidamente a verlo y su mirada era tan seria.

-Eh escuchado todo, absolutamente todo- camino directo a Emanuel

-¿Y?

-el asunto es que Alicia me quiere a mi-

¡como estas tan seguro de eso, a pesar de que me rechazaste vienes y dices esas cosas!

-lo sé, pero eh pensado las cosas y la verdad es que te quiero.

Mi corazón se exaltó, rodrigo extendió su mano asía mí.

-te quiero Alicia y por primera vez eh sentido celos.

–Alicia por favor no olvides lo que acabas de decirme, estábamos dispuestos a intentarlo así que por favor no caigas en las mentiras de él, el solo está jugando.

¿Cómo estas tan seguro?

-se te nota-

Emanuel agarro mi brazo y me jalo, yo no puse resistencia pues lo que acababa de pasar me dejo confundida, me di una oportunidad con Emanuel y ahora resulta que Rodrigo me quiere.

voltee a ver la expresión de Rodrigo y se veía muy serio pues no dijo nada ni hizo nada solo dejo que me alejara de él.

Paso una semana y salimos de la escuela.

Le di una oportunidad a Emanuel pero no como novios si no que empeze a salir con el cómo amigos

-hola Alicia como has estado

Muy bien gracias

-a dónde quieres salir Alicia

A donde sea a cualquier lugar que vallamos esta bien

-bien te parece si vamos al parque de diversiones

Claro vamos

Me tomo de la mano y nos subimos a muchos juegos en la montaña él se mareo y pensé que vomitaría- entre carcajadas y platica las cosas se ponían más románticas, pero entonces cambie de tema – porque mi corazón ya tenía candado pues la persona que amaba estaba lejos de mí, me sentía confundida pues todavía quería a Rodrigo pero a pesar de lo que dijo no me volvió a buscar.

Pasamos un buen día en el parque y me di cuenta que era un chico muy lindo, amable y se preocupaba mucho por mi incluso el color de sus ojos eran mas claros que los míos eran unos enormes ojos color miel, con su mirada me demostraba ternura y amor.

Ese mismo día vi pasar a rodrigo con carolina entonces supuse que me había rechazado por culpa de ella o que no me volvió a buscar por su culpa, rodrigo prefería a una chica linda y de buena ropa, cuando se percataron de nuestra presencia, ellos se acercaron a nosotros.

-me alegro que los dos nerds de la escuela estén juntos, hacen bonita pareja -dijo carolina-

-basta carolina- grito rodrigo El hecho de que hagan bonita pareja no es asunto tulló, pero de todas formas me alegro muchísimo de que estén juntos. Alicia me alegro que hallas olvidando todo lo que paso entre nosotros te deseo que seas feliz. – se marchó con carolina agarrados de la mano-

En ese momento sentí un vacío en el corazón la persona que me gustaba estaba agarrado de la mano con alguien más, tenía la esperanza de que rodrigo pensara las cosas con respecto a lo que dijo pero al parecer no le importo ya que empezó a salir con carolina.

El no volvió a salir conmigo, ya no venía a la casa y yo me sentía destrozada pues la relación que teníamos se acabó todo por haber confesado mis sentimientos y pensé que hubiera sido mejor seguir con nuestra amistad, pero no podía seguir mintiéndome a mí misma.

-Alicia no le des importancia- Emanuel tomo mi mano y salimos del parque.

Sabes en dos semanas entraremos a la secundaria, lo malo es que estaremos todos juntos ya que no hay otras.

-no pasa nada, aunque rodrigo este no cambiaran las cosas.

En estas dos semanas hice muchas cosas deje de salir con mis amigas y Emanuel decidí cambiar, comí mucho hice ejercicio e incluso no corte más mi cabello, me lo deje crecer, quería cambiar para cuando entrara a la secundaria, sin saber que mi vida amorosa comenzaría y se volvería un desastre.

-Alicia pero que linda te has vuelto- me piropeo mi mama

Es porque me ves con ojos de madre

claro que no

-Te pusiste muy bonita hermana-

-cuídate y no dejes que se te acerquen los muchachos-

¡cariño! No seas asi- comenzaron a reírse-

Mi familia seguía unida y eso me daba fuerzas. Bueno familia me voy tengo que llegar rápido a la secundaria.

-cuídate-

Al salir de la primaria nadie hacia exámenes ya que solo había una escuela secundaria, debido a que las crisis nos habían dejado mal en ese aspecto, para entrar a prepa y universidad había un poco más, pero todavía faltaba para eso

-Aliciaaa- gritaron mis amigas

Hola han pasado dos semanas, Jessica, Luisa.

-así es, pero se ve que esas dos semanas no pasaron en balde para ti, te has puesto muy bonita-

Claro que sí, serás todo un éxito- rio sarcásticamente Luisa-

Ya, ya entremos al salón

¡espera!

Me detuvo Jessica

¿Qué pasa?

-Este hay algo que debemos decirte antes de entrar al salón, y es

-Es que rodrigo y Emanuel se quedaron en el mismo salón que nosotras.

-Luisa no era forma de decirlo

-ya lo dije-

Es enserio. Corrí al salón y al entrar había personas nuevas ya que nos habían mezclado y en las filas de atrás estaban sentados Emanuel y Rodrigo, claro separados.

-Pero que chica más linda acaba de entrar al salón.

¿Qué dices?

Eres muy linda

-es una falta de respeto que no la conozcas y ya le estés diciendo cosas así.

Estaban parados enfrente de mi Emanuel y Rodrigo.

-no es por molestar- el chico molesto se sentó y no dijo nada mas

Nos a tocado en el mismo salón Alicia. -dijo Emanuel-

Eso parece

-¡hey!

-Te has puesto muy linda Alicia

Rodrigo se ha dado cuenta, mi corazón palpito pues aun tenía ese pequeño amor por el no se cómo, quisiera borrarlo de mi mente, pero no puedo hacerlo, solo lo recuerdo, recuerdo todo lo que pasamos juntos.

-my lady, vamos siéntate al lado de mí. -Emanuel me tomo del brazo y me llevo al lugar donde se sienta él.

-no crees que deberías dejar que ella se siente donde quiera- rodrigo se dirigió a Emanuel-

-Pienso que ella no se sentara con ninguno de los dos verdad amiga-

¿Luisa?

Ella se sentará con nosotros -reían las dos juntas-

Claro, mis amigas van primero asi que adiós.

Sonó el timbre y entro la profesora.

-buenos días chicos, es su primer día de clase y yo seré su tutora de ahora en adelante-

La profesora era muy linda y joven, era amable con nosotros, tutora y profesora de matemáticas, paso la mañana y tuvimos varias clases, sonó la campana del recreo y salimos a comer algo.

-Vamos Alicia-

Un momento se me olvido mi jugo en la mochila, las alcanzo, espérenme en las escaleras, subí corriendo, pero con cautela para no encontrarme con esos dos, al llegar al piso vi que Emanuel iba bajando por las escaleras de emergencia.

Uno menos- sonreí-

Al entrar al salón, estaba Rodrigo con una chica en el escritorio de la maestra, no era algo del otro mundo, pero sentí de nuevo ese nudo en mi corazón, me quedé mirando y no dije nada, hasta que el se dio cuenta de mi presencia.

-Mira que tenemos aquí, Alicia me alegro de que hallas venido- lo siento pero será en otra ocasión, le dijo a la chica.

-Tengo cosas que platicar con Alicia-

La chica salió corriendo del salón y Rodrigo tenía una carta en la mano.

-esto, no le des importancia esa chica me acaba de decir que le gusto y eso que apenas acabo de entrar-

Tiene razón el es un chico apuesto, todas se pegarán a él como moscas, volví a sentir celos de nuevo, pero…

-No me interesa tu vida amorosa Rodrigo puedes hacer lo que quieras

-Se acerco a mí y puso sus brazos sobre la pared. -Acaso te has olvidado de mi, te has olvidado de tus sentimientos, entonces puedo hacer lo que quiera con las demás chicas y también contigo-

Lo empuje, -claro con las demás, pero conmigo no-

Sali corriendo, quería llorar, estaba confundida.

Me quede en la azotea de la escuela a comer.

-Y Alicia- pregunto Emanuel-

-no lo se dijo que subiría por su jugo y jamás bajo-

-ire a buscarla-

Yo solo pienso en ella, la quiero mucho y no quiero que nadie la lastime.

-eres tu de nuevo Rodrigo- eso que traes en la mano

-es una carta, acaso te importa tanto-

-Alicia, te encontraste con Alicia aquí verdad y estabas con alguien más-

-Así es, pero no es asunto tuyo, ni Alicia te pertenece

Emanuel tomo a rodrigo del cuello de su camisa

-¿Qué harás? Me pegaras

-algo así, pero, antes que nada, no quiero que te acerques más a Alicia y no te hare nada porque ella se enojaría conmigo.

En la terraza de la escuela, me la pase tranquila no sabía que hacer pues le había dado oportunidad a Emanuel para conocernos, pero mi corazón aun sentía algo por Rodrigo.

-pero mira que tenemos aquí-

Lo mismo digo carolina, pero déjame te digo algo, no dejare que me vuelvas a molestar así que no te tengo miedo.

-¡qué bien! No me interesa molestarte, pues estoy aquí por rodrigo, estoy enamorada de él y vengo con todo para que el sea mi novio, en lo personal no me importas ya tú, con permiso-

El viento frio soplaba en mi rostro, no pude contenerme mas y me puse a llorar, incluso aun al sonar la campana no entre a mi clase.

-y Alicia-  -no lo se luisa no la encontré por ningún lado-

¿chicos nadie vio a Alicia?

-estuvo conmigo en el salón, pero salió corriendo aun no a regresado.

No todavía no

-es culpa tuya rodrigo, bueno que más da así te odiara más-

-no lo creo-

Tomen asiento ya que comenzara la clase

-es la última clase-

-Por fin- grito Jessica

Sonó el timbre de la escuela, por fin habían acabado las clases, y no iba a sufrir no dejare que me afecte nada de esto, no dejare morir el resplandor que tengo en mi alma y luchare por nunca dejar ir mis metas.

-baje de la azotea y ya estaban saliendo los del salón-

-Alicia donde estabas- pregunto luisa y Jessica

-¿estás bien? Pregunto Emanuel

No pasa nada estoy bien solo quería tomar un descanso.

Rodrigo Salió del salón y se me quedo mirando.

-RODRIGO- ¡grito a lo lejos carolina! Y para acabar estaba yo, ya sabía que iba a pasar, pero no quería escuchar nada.

-¿Caro, estas aquí?

-claro jamás te dejaría ir tan fácil, sabes algo hay algo que quiero decirte, y los que están aquí presente pueden escuchar.

-¿Qué es?

-la verdad es que me gustas mucho y quisiera ser tu novia-

Yo trague saliva y apachurre mis dos labios, Emanuel tomo mi mano y logre tranquilizarme.

Rodrigo nos miró, y noto que Emanuel tomaba mi mano.

-eh escuchado ya esta misma historia, muchas chicas confesando sus sentimientos, pero yo solo quería a una pero al parecer esa chica ya se a olvidado de mi, me han cortado las alas, asi que podemos intentar ser algo caro.

-me haces tan feliz, rodrigo te amo.

Carolina se lanzó hacia rodrigo y le dio un beso en la boca.

Ella se a salido con la suya, me a quitado a rodrigo, pero el nunca fue mio.

-Alicia ¿estas bien? Pregunto luisa

-pequeña que no te afecte esto-dijo Emanuel

No pasa nada vámonos, tengo que llegar a mi casa, asi que vámonos.

-alicia espero seas feliz..

Ignore a rodrigo y bajamos las escaleras.

-rodri por que no me llevas a mi casa compramos un helado por hay.

-te dije que nos diéramos una oportunidad, pero el beso no me pareció, asi que hay un punto en contra tuyo

-¿Por qué estas tan molesto?, solo fue un beso

-por que acabas de lastimar a la persona que quiero tanto, solo por eso asi que no quiero verte mas hoy ve a casa sola-

Jaja te han dejado aquí sola carolina- reían sus amigas

-¡cállense!

No nos percatamos que rodrigo venia atrás de nosotros, mis amigas tomaban otros caminos y Emanuel me iba a dejar a mi casa

-sabes Alicia te quiero mucho-

Gracias por cuidarme tanto, por hacerme sentir siempre bien, gracias también por sostener mi mano en ese momento cuando carolina se le declaro a rodrigo, hemos llegado así que déjame aquí yo caminare hacia arriba no quiero que mis padres piensen que estamos juntos- se me salió una risa y me nació darle un abrazo-

Gracias ema- lo abrace

-Emanuel se sonrojo-

Solo quiero que me regales tu sonreír día a día, y se que ese adolorido corazón sanara conmigo, asi será. Emanuel me acerco a su cuerpo y me dio un beso en la frente.

-me tengo que ir, lo siento- empuje a Emanuel

Has sido siempre tu Alicia, la persona que quiero yo.

Corri muy rapido para alejarme de Emanuel ¿Qué había sido eso? Me a dado un beso en la frente y me sorprendio demasiado, no mas bien me puso nerviosa, acaso me gusto.

Abri la puerta, y entre a casa, muy sorprendida.

-bienvenida hija como te ha ido- preguntaron mis padres

Bien, pero tengo tarea asi que me voy a apurar, con permiso

-anda rara, dijo mi hermana-

Es la juventud de hoy- jajaj hay cariño deja a mi hija-

Yo adoro estar con mi familia pero me siento muy rara en estos momentos, ese fue mi primer beso en la frente y por qué estoy pensando en lo bien que huele Emanuel -me golpe la cara y me metí a bañar-

Me doy cuenta de tus intenciones rodrigo eso de seguir a Alicia hasta su casa es muy sospecho, además no estarías con carolina.

-acabo de ver la escena que has hecho, crees que con darle un beso a Alicia se fijara más en ti.

-claro además de que no saldré de su mente en toda la noche, podrás ser popular, pero yo también tengo lo mío, y el amor que siento por ella es más grande que nada y no dejare que nadie me la quite.

-Alicia no es objeto, además ella me quiere aun a mí y te pido de favor que no hagas más lo que hiciste hace un rato.

¿Qué? No dejare, de hacer lo que siento y nunca la dejare.

-me irritas- Rodrigo soltó el primer golpe, se abalanzo por Emanuel, y empezaron a pelear.

Emanuel no se dejó, y empezaron con los golpes, se empezó a armar un escándalo y los vecinos empezaron a hacer montón, los jóvenes animaban a uno.

-¿Qué escandalo es ese? Abajo se está armando un alboroto.

Mi familia y yo nos asomamos y se veía una bola muy grande.

-señor miguel, ¿qué pasa?

-señora se están peleando dos jovencitos allá abajo, parecen ser de la escuela de Alicia.

De mi escuela, en ese momento pensé inmediatamente que era rodrigo. -mama ahora regreso-

¡Alicia a donde vas!

Corrí muy rápido baje la calle y me dirigí a esa bola de personas, empuje a todos y por fin pude entrar, eran rodrigo y Emanuel peleándose, no lo pensé dos veces y me lance hacia ellos me interpuse.

¡Deténganse los dos ya!

-¡Alicia! Gritaron los dos

Ellos se detuvieron, dejaron de golpease y todos los vecinos estaban viendo.

Estoy harta de sus actitudes, pueden perderse los dos y váyanse a su casa no quiero saber nada de ustedes.

Emanuel se dio la vuelta y se fue- lo siento Alicia-

-Alicia, no quería llegar a esto, pero me dieron tantos celos, vi el beso que te dio Emanuel.

Y a ti que más te da, carolina te beso en la boca no tienes nada que reclamarme, adiós

-Alicia eh escuchado lo de esos jovencitos, es cierto eso mi niña.

Si mama es que yo estoy enamorada de rodrigo, pero él me rechazo, y Emanuel quiere estar conmigo, pero estoy confundida, y lo que pasa ahora es que ahora rodrigo me dijo que me quiere.

-mi niña es algo normal, pero debes dejar que tu corazón elija y también debes tener en cuenta tus sentimientos.

Mama es que hoy en la salida una chica se le declaro a rodrigo y le ha dado un beso, me siento tan frustrada, es que a pesar de que el se aleja, me demuestra que me quiere y eso me confunde, pero sabes mama también me duele el corazón.  -empecé a llorar- y mi mama me abrazo con fuerzas hasta que me quede dormida.

Ya era martes, mi segundo día de escuela y también más conflictos en mi corazón.

buenos días luisa

-buenos días- Alicia ya me enteré lo que paso anoche, que mal que llegaran a los golpes.

Lo sé, pero no hablemos más de eso

yos, ¿Qué tal amigas? – ese era es saludo de Jessica, por cierto casi toda la escuela se enteró de lo de Emanuel, sabes que este es un lugar pequeño y todo se sabe.

No le den importancia vamos al salón.

-claro vamos primero a la dirección a dejar un cartel nos vemos en el salón-

Claro las veo hay

Caminando a mi clase, en el pasillo venia de frente rodrigo, venia golpeado y su labio estaba roto, lo que me dijo ayer le dolio, me gustaría preguntarle algo.

Hola rodrigo, lo de ayer..

El siguió caminando ignoro mis palabras, ni siquiera me volteo a ver tal vez estaba molesto, pero aun así el me dio la espalda.

-Alicia- era Emanuel, el siempre estaba ahí él se veía con más intenciones de estar conmigo, pero porque me siento así.

-lo que paso ayer lo siento, el me dio el golpe primero dejando eso de lado quiero que vengas conmigo, me tomo del brazo y subimos a la azotea de la escuela.

-estoy feliz de conocerte, mi mundo se llenó de colores y aprendí muchas cosas de ti, además de que soy tan feliz estando contigo, quiero decirte o más bien preguntarte algo-

Estaba escuchando todo lo que él decía, pero abajo podía observar a rodrigo, él estaba con carolina y se percató de que estaba en la azotea, el dejo de mirar y se concentró en carolina.

-Me estas escuchando Alicia-

Claro, si, perdón que me decías

-eres tan distraída- sonrió –  lo que te pregunte es que si ¿quieres ser mi novia?

Yo, aun no se esto es tan repentino

-yo te quiero- me abrazo fuertemente-

Y cuando mire abajo, rodrigo le dio un beso a carolina, me di cuenta de que mis tonterías, que mi corazón confundido hizo que perdiera a la persona que amo tanto, lo eh perdido.

¡sabes! Te diré pasado mañana mi respuesta, por favor no me molestes estos días, prometo que te daré una respuesta, así que por favor déjame sola.

-gracias Alicia, dejare que lo pienses- el bajo muy emocionado

Y mientras estaba arriba veía como rodrigo y carolina se iban tomados de la mano, y por fin pude darme cuenta yo me enamore de rodrigo al contemplar como brillaba bajo el atardecer, pero ahora solo me queda guardarlo en mi corazón eh perdido a rodrigo, pero porque me siento así, el fue el que me rechazo, en estos momentos el sol se burla de mi.

En las clases, él nunca me volteó a ver, en el recreo se juntó con carolina y deje a mis amigas, yo quería estar sola.

Seguí a escondidas a rodrigo, y se veía como platicaban ellos dos, se veían felices realmente perdí a rodrigo, me tengo que dar por vencida, pero no puedo.

-rodrigo vas por un jugo, y mientras yo ire al baño- dijo carolina

-claro ahora vuelvo-

Cuando vi que venía, me pare enfrente de él, quería hablarle, pero él ni siquiera me vio.

Lo seguí hasta atrás de la escuela.

¡hasta cuando dejaras de ignorarme!

-¿acaso me hablas a mi?

Y ahora haces como si le hablara a otra persona

-deberías estar con Emanuel, ¿tu novio? Si, claro, así que no debería de ver a alguien que ya tiene novio.

Pero que tonterías dices, el no es mi novio

-claro que si a que se veían tan juntos en la azotea, bueno me voy Carol me está esperando- vi que se marchaba tenía que hacer algo, no puedo dejarlo ir.

¡no te vayas!

-¿eh?

Ahora que pienso esto con calma, siempre fuiste tú a quien quería tomar de la mano, sé que es mi culpa, eres reservado pero tus fuertes sentimientos me lograbas transmitir no solo en estas semanas si no también desde que íbamos en la primaria, yo era feliz me acostumbre a sonreír, pero ahora estas con carolina y ya no puedo decir que aun soy yo tu único y dulce amor, soy egoísta y con ese egoísmo sola me quede, jamás podre tomar tu mano ya, ni tampoco abrazarte, ¡perdóname! Por mi debilidad, pero yo te amare por siempre a pesar de que estes con alguien más.

Sabes cuándo acariciabas mi cabeza y tomabas mi mano me hacías sonrojar, pero solo con recordar esto mis lagrimas no puedo contener, te quiero, pero llego la hora en que me dejes aquí y te alejes sin voltear atrás, con estos sentimientos que jamás podre olvidar.

Solté su mano y llorando me di la vuelta

-escucha Alicia-

Sabes si pudiera olvidarte, ya no tendría más lágrimas en mi interior, el recordarte cada día me hace llorar no soporto este dolor, perdóname es hora de irme.

-sabes Alicia el encontrarnos no fue algo casual, dios ha decidido unirnos

¿Qué dices?

-que este no es el fin, pues eres tú la persona que amo yo, no tengo nada con carolina.

¿y entonces ese beso que fue?

-le explique te quería a ti y ella se estaba aferrando a mi, pero me dijo que si le daba un beso me dejaría ir, entonces se lo di.

¿y el abrazo que le diste?

-Se lo di porque se puso a llorar y le dije que estaría con ella este día, yo jamás te iba a dejar ir pero como vi lo de Emanuel en la azotea, me di por vencido.

Lo se, es que el me pido que fuera su novia, pero le dije que le diría en dos días.

-tendrás que decírselo hoy, porque yo quiero que seas mi novia.

El se acercó a secar mis lágrimas y me dio un beso en la frente, mi plan no era este pero quizás esté bien su mano tomar.

-¿Qué dices? ¿quieres ser mi novia?

Primero tengo que decirle a Emmanuel, en la salida te busco.

Sono la campana y teníamos que regresar, yo camine atrás de el su olor tan dulce, su calor, su espalda me tranquilizaba pues el estaba aún más cerca de mí.

-terminaron las clases, pero antes debo decirles que estas dos semanas no tendremos clases ya que vendrán a arreglar la escuela, pónganse a estudiar con su libro de matemáticas de la página 8 a la 12 de regreso veremos ese tema, bueno vayan a su casa.

Emanuel puedo hablar contigo, podemos ir a la azotea

-claro, mí lady-

Rodrigo estaba sentado en su pupitre observándome de lejos, tenía que esperarme asi que dije que sería una corta conversación.

-¿de que quieres hablar? Ya me tienes una respuesta

Exacto, bueno antes de todo debo decirte que te agradezco todo lo  que has hecho por mi, pero no quiero confundirme mas ni tampoco tomar una decisión mala, y es que por mas que intente no puedo amarte de la misma manera en que tu lo haces, lo se y lo sabes.

-aun tengo fuerzas para luchar Alicia, por favor no digas mas

Habrá mas chicas de las cuales puedas enamorarte y quiero que seas muy feliz, no tienes que temer nada pues siempre estaré para ti como amiga

-se que soy infantil, soñándote sin parar aun estando despierto tu brillas mucho, alguna vez soñé que podrías llegar a quererme, solo quiero protegerte te amo Alicia.

Lo se, pero debo ser sincera pues yo amo a rodrigo pensé que podía olvidarlo pero la verdad es que no puedo, me dolía tanto el corazón estando lejos de el, y aunque estabas a mi lado jamás pude sacarlo de mi mente, así que mi respuesta es no.

-¿pero por qué? Yo te amo Alicia y mucho yo te amo

Él se acercó a mí y cuando iba a abrazarme llego rodrigo.

¡rodrigo! Esta bien no me ha hecho nada.

-sabía que tenía que seguirte, y no fue error, asi que no toques a mi chica ríndete por favor ella me a elegido a mi asi que por favor déjanos en paz.

Me tomo de la mano y bajamos, me sentía algo triste pues se como se siente el ser rechazado.

-¿estas bien?

Si, pero el seguirme fue algo muy raro.

-solo intentaba protegerte, porque te quiero, vamos a tu casa.

El tomar la mano de rodrigo tan grande y calidad me hacía estar tranquila.

Mientras tanto arriba Emmanuel

-Creo que nuestro tiempo se ha detenido y desde aquí arriba no podrás escucharme, ella era alguien importante para mí las bonitas mentiras se incrementaban y ahora te desvaneces igual que una mentira, Alicia eres mi niña así que, por favor, estoy aquí, tendré que recordar solo las cosas buenas.

-Gritando- ¿Dónde estás? Sabes que estoy aquí, no me dejes dime ¿Qué puedo hacer para olvidarte? No te vayas no me lastimes así ¿Por qué mi corazón duele? No lo soporto si solo fuera una mentira o una broma dilo PORFAVOR.

¿ese a sido Emmanuel?

-ignóralo vámonos, es normal que él se desahogue gritando.

Por un momento me sentí muy mal pues el no se merecía esto, pero no podía mentirle y estar con él.

-sabes tuve que hacer todas estas cosas para que regresaras a mí, incluso bese a carolina.

Sonrojada solo lo veía. Llegando a la casa lo solté de la mano, hemos llegado, gracias

-No sueltes mi mano- tocamos la puerta y salió mi mama

Buenas tardes señora, vengo porque tengo buenas intenciones con su hija y quiero pedirle permiso para que salgamos como novios.

Estuvimos platicando con mis padres, mi hermana estuvo hay y mi hermano se iba a enterar, pero por fin somos novios.

Estábamos de vacaciones, mi hermano siguió trabajando para salir adelante, solo lo veía los domingos, tambien siempre cuidaba ese campo de flores y ese árbol viejo.

¡Alicia!

Quien grita afuera, esa voz se me hace conocida

-Alicia te buscan afuera

¿Quién me busca mama?

– rodrigo

Rodrigo, enserio es rodrigo, mi primer amor la persona que amo tanto.

¿Qué haces aquí rodrigo?

-he venido a verte, quería salir contigo Alicia

Espérame le diré a mi mama que saldremos.

Mama voy a salir con el

-claro pero no llegues noche

Gracias, hasta luego

A donde iremos rodrigo.

-Hay una cosa de la que quiero hablar contigo, pero te la diré al final por lo mientras vamos arriba de esta calle hay una tienda con helados ¿te gustaría? – me sonrió –

Me sentí avergonzada pues el dulce rodrigo que amaba tanto había regresado era como el destino, tal vez, estábamos destinados a estar juntos. Estuvimos tonteando por todo el pueblo fuimos a muchos sitios fue cuando me acorde que tenía que ir al campo a regar las flores, lleve a rodrigo conmigo de nuevo.

Este fue el regalo que le hice a mi hermano este campo de flores no había sido descubierto por nadie así que es un lugar secreto.

-es muy hermoso, incluso es hogar de estas pequeñas mariposas, podría ser que este campo de flores refleja tu belleza

¿eh? Acaso escuche, pues eso, es acaso un cumplido o una broma- nerviosa-

-fue enserio, no es broma eres muy linda y te quiero por todo.

Tonto acaso no sabes cuánto me hiciste llorar, me sentía tan triste que me evitaras y esas semanas se me hicieron muy eternas, te quiero rodrigo te quiero demasiado y claro ahora me sales con que soy linda, es que estoy muy nerviosa perdón si digo tantas cosas.

-Sabes estas vacaciones no las pasamos muy genial.

La segunda vez que salimos al cine fue muy lindo, comiendo palomitas y viendo una peli de terror me la pase bien.

-sabes algo, me alegro estar contigo ya que eres una persona que me hace feliz Alicia desde que estoy contigo todo es maravilloso, los días que paso contigo son increíbles no la pasamos jugando, riendo, fue esa una muy trivial ocurrencia la que me hizo sentir de a ratos feliz porque gracias a algo tan simple siento que tu y yo por encima de todo somos algo especial haciendo bromas, juegos y sobre todo al estar juntos  Alicia tu y esas cosas son todo lo que quiero atesorar y ahora yo quiero decirte que quiero estar contigo el resto de mi vida todo lo que nos queda por vivir.

Hoy tomando tu mano rodrigo tengo que decirte que igual quiero pasar la vida contigo, a pesar de que tenemos 15 años, lo mío no fue amor a primera vista, la verdad es que siempre pensé que solo seriamos amigos. Y a medida que iban pasando los meses pasamos un montón de cosas juntos: nos hicimos promesas futuras.

-Alicia-  nos encontramos a Emanuel y hablo

Parece que al fin formaron una relación

Rodrigo miraba a Emanuel con ojos de coraje

-debo decirte que Alicia es mi novia y sabiendo tus intensiones no pretendo dejar que te acerques a la chica que amo. -dijo rodrigo-

–Tengo que decirte que no me daré por vencido Alicia es la chica que he estado mirando por más de un año y aunque ustedes fueron amigos por más tiempo no significa nada, estaré aquí para lo que ella necesite.

Yo solo me quede a escuchar lo que decían, estaba segura de mis sentimientos hacia Rodrigo, pero Emanuel solo venía a confundir las cosas.

Tengo que decir algo Emanuel, en la primaria estuviste siempre para mi pero te considero un gran amigo solo eso, no puedo verte como algo mas y sabes que la persona a la que amo desde hace tiempo es Rodrigo por eso tengo que dejar las cosas claras pero creo que ya las habíamos dejado.

Emanuel se veía triste, enserio le gustaba, pero no puedo echar para atrás lo que he logrado con Rodrigo.

Lo siento Emanuel.

-Alicia siempre estarás en mi pensamiento y sobre todo si te pasa algo estaré siempre para ti.

Esa fue una despedida dura ya que el me apoyo mucho pero no puedo dejar mis sentimientos de lado.

Rodrigo y yo salimos unos días más pero falte un dia a una cita con el, y se preocupó mucho por mí.

Rodrigo me abrazo fuerte y en sus ojos azules veía mi reflejo él tenía ganas de llorar, me sentí tan feliz.

Lo siento no pude llegar por un problema familiar.

Pero esa noche también empezaron a surgir tragedias, lo que era ese hermoso pueblo, tranquilo y pacifico se convirtió en todo lo contrario.

Vamos a mi casa ¿sí?

-claro-

Al llegar hay mi mama estaba muy exaltada

¿Qué pasa mama?

-Alicia qué bueno que llegas, es tu hermano -dijo mama llorando-

¿Qué pasa mama? ¿Qué le paso a Fernando? Espérame aquí rodrigo.

-no, Alicia yo te acompañare cualquier cosa yo voy a estar aquí contigo.

Gracias

Nos dirigimos, hacia la sala y en el sofá estaba mi hermano, él estaba acostado y tenía un trapo lleno de sangre. Estaba agonizando.

Hermano, pero que te ha pasado por que estas aquí, papa, mama y mi hermana estaban llorando.

Papa, has llamado al doctor.

-si lo he llamado, pero está un poco lejos del pueblo

Hermano no te atrevas a ponerte mal, no te lo perdonare.

-Alicia, acércate tengo que decirte algo.

¿Qué pasa hermano? No deberías hablar tanto por favor

-hay hombres malos en este pueblo, no debes acercarte a ellos, vienen en camionetas, son soldados, pero son soldados malos, ellos me dispararon por tratar de defender a la señora de los abarrotes. Familia que no me queda tiempo, me estoy desangrando mucho por favor agarren sus cosas y váyanse lejos.

No hables, el doctor viene el camino hermano, no puedes dejarnos solos eres nuestra familia, eres mi hermano favorito no puedes irte y dejarme ¿Qué pasara con nuestro campo? Las flores, hay nuevas flores que saldrán. -lo decía llorando-

-No puedes darte por vencido hijo, tu hija y tu esposa están esperando

-ma toma a miranda y váyanse por favor

-Alicia, cuida bien ese campo cuida a mis padres, eres….

-no ¡hijo! ¡Fernando! Despierta Fernando -mis padres lloraban y gritaban-

-hermano no te vayas no puedes dejarnos aquí. -lloraba mi hermana Gaby-

Porque, porque tiene que pasar esto mi hermano está muerto este pueblo, no más bien esas personas me han arrebatado a mi hermano, rápidamente me lance a los brazos de rodrigo me alegro tanto estar con rodrigo en este momento.

Así pasamos la noche, él se quedó conmigo y mi familia estaba destrozada pues la persona que tanto amábamos se había ido de este lugar, el doctor nunca llego y al poco rato recibimos una llamada del consultorio donde trabaja, una y otra noticia desgarradora pues al doctor lo habían matado de camino para aca.

Al día siguiente íbamos a velar a Fernando estábamos preparando todo.

-Alicia, por favor ve a comprar unas flores nosotros nos encargaremos aquí de lo demás- mi madre estaba tan desgarrada que no podía hablar-

-Alicia yo te acompañare así que no te preocupes

Rodrigo tu debes irte has estado con nosotros toda la noche tus padres deben estar muy preocupados.

-no pasa nada, vámonos estaré contigo siempre-

Gracias en verdad me alegro que seas tu.

Estuvimos buscando las flores y la corona hasta que las encontramos, de regreso a casa, en el cielo había un atardecer rojizo, yo tenía el presentimiento de que algo iba a ocurrir fue cuando mire en el cielo y empezaron a llegar helicópteros, habían soltado algo, como un tipo de caja, fue entonces cuando cayó en el suelo y exploto, era cerca de mi casa, mis padres, mi hermana los vecinos.

Sali corriendo directo hacia la explosión

-¡no puedes! Si vas morirás, están empezando una guerra Alicia no te quiero perder, vámonos.

¡no puedo abandonar a mi familia! Gente matándose una a otra me costaba imaginarlo mi familia es todo lo que me queda, solté la mano de rodrigo y me dirigí corriendo hacia donde estaban ellos, las personas que quedaban corrían en dirección contraria, fue cuando llegué al lugar destinado y la casa en la que vivía y sus alrededores estaban destruidos, la casa en donde vivía estaba hecha pedazos, había fuego mis ojos solo miraban lo que algún día fue mi hogar.

Ese momento lo que era un cielo naranja con rayos de luz y la noche oscura iluminada por miles de estrellas, se convirtió en un escenario de terror el humo tapaba todo lo que me tranquilizaba.

¡mama! ¡papa! ¡Gaby! Salgan por favor   -llorando y gritando-   al ver que mi familia no salía me hizo caer de rodillas ¿yo he perdido todo lo que me quedaba? En ese momento recordé el campo de flores, corrí desesperadamente, pero al momento de llegar ahí el árbol estaba roto, las flores se quemaban, el lugar donde un día estaba sonriendo con las dos personas que amaba se ha destruido, el pueblo que amaba, la gente que amaba, los lugares y cosas se han ido.

¡Alicia!

¿Quién podría gritar mi nombre? No hay nadie ya a mi alrededor

-cuando voltee era rodrigo gritando mi nombre y justo detrás de el un escenario lleno de sangre, explosiones gente muriendo, gente inocente y con sueños iban muriendo.

-tenemos que irnos, están matando a todas las personas, están declarando la guerra

-mis padres igual murieron -llorando-.

¿Qué?

-a caído otra bomba en el lugar donde vivo

En ese momento vi cómo se le hacia el nudo en la garganta, pues solo quedaba el, a él también le arrebataron lo que más quería, pero quedábamos solo nosotros dos, cuando nos fuimos de ahí al bajar la colina nos encontramos con un hombre, ese hombre era tal y como lo había descrito mi hermano consigo llevaba un arma.

-¿Qué hacen vivos unos escuincles como ustedes? Tú la chica eres muy linda tendrás que venir conmigo.

Me iban a separar de rodrigo, estaba temblado de miedo el hombre se acercaba a mí con un cuchillo, cuando me iba a sujetar rodrigo le agarro la mano le quito el cuchillo y al momento del forcejeo le rasgo el ojo derecho, esa fue nuestra oportunidad para escapar, pero nos maldijo y amenazo diciendo que nos iba a encontrar.

Aún recuerdo mi pueblo, mi familia, mis amigos al señor del maíz, mi escuela, ah cierto no termine mi secundaria, ha pasado solo una semana desde que sucedió ese accidente, pero escapamos lejos de ahí a un pequeño pueblo más arriba de nuestro hogar pero todavía se escuchaba a lo lejos las explosiones y su estúpida guerra claro, una guerra en la que todos se mataban ya sea por poder, territorios.

-Alicia ¿Qué haces aquí afuera es noche?

Lo sé, solo quería pensar un poco las cosas, por todo lo que ha pasado en este tiempo.

-no pienses en eso, cuando tengamos más dinero nos iremos de aquí a otro país.

Claro eres lo único que me queda así que vamos a dormir, cuando tengamos dinero nos iremos y toda esta pesadilla habrá acabado.

Al día siguiente nos despertamos con temor, todos los días son así, días llenos de miedo.

Rodrigo ¿Cuánto tenemos para mudarnos de país?

-por ahora solo unos 1000 pesos de lo que tenía más lo que hemos hecho esta semana en total son 1000, tenemos para mudarnos a otro pueblo vámonos a Zaranj es más retirado.

Está bien, nos iremos.

agarramos nuestras cosas y caminamos hacia Zaranj, entre bromas y juegos el dolor que teníamos los dos desapareció por completo, fueron unos días los que caminamos para llegar a la otra ciudad. Al llegar a Zaranj, estaba todo tranquilo y nos recibió un señor que parecía muy noble.

Chicos, parecen cansados ¿de dónde vienen? Eh escuchado que empezaron a atacar un pueblo, ¿acaso vienen de ahí?

Así es señor venimos de ahí, hemos perdido nuestra familia y hogar, nos mudamos para acá para olvidarnos de todo.

-me alegro que no hayan salido lastimados mi nombre es pedro y tengo una pequeña casa aquí vivo con mi esposa y mis dos hijos, pueden quedarse mientras juntan para buscar un hogar.

-muchas gracias, señor me alegro habernos encontrado con usted- contesto rodrigo-

Yo no sabía que es lo que iba a pasar en nuestras vidas, ni tampoco en este país pero si sabía que estaba con mi primer amor esa persona que está conmigo en las buenas y en las malas, lo último que me quedaba.

-Alicia nuestro amor es como una tragedia o más bien parte de nuestra vida.

Lo sé, pero no podemos seguir pensando en las cosas malas, estamos viviendo con esta pequeña familia, pero tenemos que buscar nuestra propia casa.

Nos quedamos como una semana en esa casa hicimos muchos lazos con esa familia don pedro nos trataba como parte de su familia, nos cuidaba y nos daba amor, su esposa procuraba siempre servirnos algo de comida y con sus hijos nos llevábamos de maravilla el más pequeño tenía ocho años y el mayor tenía como 16 años, hasta pensé que sería como nuestra nueva familia, rodrigo y yo nos sentíamos muy cómodos.

Un día salimos solo rodrigo y yo habíamos salido toda esa tarde, y llegamos esa noche cuando observamos había camionetas, son esas mismas camionetas que estaban en nuestro pueblo, era más que obvio que habían llegado a este lugar para seguir matando, pero por que justo en donde nos encontrábamos nosotros.

-tenemos que ir con don pedro e irnos, vamos -nos tomamos las manos-

Estuvimos a punto de llegar cuando a lo lejos observamos al señor que había lastimado Rodrigo, él tenía un parche en el ojo y uno de sus amigos tenía como rehén al hijo del señor pedro, era su hijo menor no tenía ni nueve años pero ya estaba entre la vida y la muerte yo quería ayudarlo en verdad quería ayudarlos, pero nuestra cobardía no nos dejó movernos teníamos miedo de aquellas personas armadas.

-han visto a unos escuincles, un chico huero de ojo azul y una chica de ojos café – pregunto el soldado al que habíamos lastimado-

-¡no los conocemos, así que por favor déjenos en paz! -el señor pedro dijo de forma alterada, estaba tan asustado de que lastimaran a su hijo que le temblaban las piernas-

nosotros no podíamos hacer nada ¿Qué podíamos hacer para ayudarlos?

– no me saquen de mis casillas- le cortare el cuello a este niño

¡no! Dejen a mi familia en paz no conocemos a los jóvenes que buscan- volvió a gritar el señor pedro

Entonces el hombre del parche hizo señas, sujeto a enrique el hijo de don pedro por el cuello. entonces vi esa atroz escena, la sangre salía del cuello del niño, ese soldado mato a ese niño siguió con el señor pedro, su esposa y su otro hijo no paro hasta matarlos a todos.

– ¡vámonos tenemos que irnos! – dijo rodrigo-

-¡están empezando a llegar más camionetas con esos soldados, tenemos que irnos!.

No podía moverme, otra vez mataron a nuestras personas cercanas.

Rodrigo me llevo de ahí con lágrimas en los ojos otra vez no puede hacer nada aun cuando el señor pedro y su familia nos trataban muy bien, deje morir una familia inocente por mi culpa, cuando nos íbamos alejando empezaron con sus bombas.

No sabía cómo reaccionar estaba muy asustada, no podía caminar, rodrigo me cargo en su espalda.

-jamás te dejare sola, saldremos otra vez de esta situación, y viviremos juntos por siempre. Nunca te dejare porque ahora sé que estamos predestinados y tendremos una vida muy diferente, estoy seguro de que tendremos otro campo de flores a ti te encantan las flores así que no te rindas, no podíamos hacer nada por don pedro.

Caminamos unos cuantos pasos, lejos de la casa de don pedro, pero todas las casas estaban quemándose había mucha gente muerta, niños, animales yo estaba en blanco por todo lo que estaba pasando, en mi país estaban muriendo uno a uno, perdiendo su familia y hogares.

Rodrigo me bajo de su espalda y me abrazo fuertemente él me dijo que todo estaría bien. A lo lejos se veía una luz, pensamos que estábamos a punto de salir

Fue cuando de lejos, oímos el ruido de pasos y rodrigo recibió un disparo en la espalda, provenía de atrás en ese momento los dos caímos al piso y entonces empezó a salirle sangre, me acorde de mi querido hermano a él le habían disparado de esa forma, pero no iba a dejar morir a rodrigo entonces lo jale hasta una casa que había sido desalojada.

Cuando entramos la casa estaba desordenada pues parecía que habían escapado, y eso me alegra, ellos sabían de esa gente mala, rodrigo se encontraba herido, pero lo empecé a atender saqué la bala y le puse vendajes

Rodrigo por favor no te atrevas a dejarme sola, no puedo vivir sin ti tu dijiste que estaríamos toda la vida juntos y saldríamos de esta, además de que nos falta mucho más tiempo juntos

-tienes razón así que no te preocupes no es grabe, alguien me disparo a lo lejos tenemos que irnos de aquí si no nos atraparan.

Agarre una mochila y empaque todo lo que había a la vista, vendajes, alcohol entonces salimos de ahí tenía que cargarlo pues no podía andar por el solo, con ganas de vivir caminamos por media hora, no teníamos escapatoria nos estaban arrinconando al mirar enfrente estaban los soldados en camionetas y con armas, ellos no tuvieron piedad y dispararon dos veces, rodrigo me cubrió con su cuerpo el, había hecho de escudo por mí no recibí ninguna bala.

Solo veía como esos hombres se divertían con esto, agarre a rodrigo y lo seguí jalando ¡rodrigo estas sangrando mucho!

-lo sé, lo sé, pero no te asustes Alicia yo no quiero que te pase algo te quiero y siempre te voy a proteger.

¡cállate deja eso para después!

Rodrigo recibió dos disparos más, pues esos hombres no querían matarnos querían vernos sufrir y que muriéramos lentamente, pero yo nunca me rendi seguí jalando a rodrigo, arrastrándolo caímos al suelo. Con los ojos llorosos mirando el cielo rojizo mirando el amanecer al otro lado habían más camionetas, tenían armas y pensé que era momento de morir pero lo más raro es que cuando nos vieron bajaron sus armas y corrieron hacia nosotros.

-hay sobrevivientes- gritaba un hombre

-¡uno de ellos está herido! ¡rápido traigan la camilla!

Yo solo veía sangre

En ese momento pusieron a rodrigo en una camilla y un helicóptero iba bajando

-rápido suban a los niños y sáquenlos de aquí, los otros soldados se acercan-

Cierto solo somos niños.

¡estaban a punto de volver a luchar! Como pueden matarse, humanos contra humanos, pero eso no era importante pensé que moriríamos y ahora estamos a salvo, estas personas son buenas.

Entonces rodrigo empezaba a ponerse más mal Rodrigo empezó a toser sangre ¡oye, no estás bien tenemos que salir de aquí, tenemos que ir a otro lugar. -comencé a llorar y desesperarme-

Escucha ya estamos a salvo tienes que sobrevivir, te están atendiendo así que por favor lucha, no puedes dejarme.

-mi Alicia, mi querida niña no podemos seguir juntos, cada vez siento mi cuerpo más frio

Estas sangrando, pero si vamos a algún pueblo o ciudad podemos curarte lo se vamos lucha

-Alicia el próximo sitio queda a dos horas o más,  vete el tiempo no se parará, ya solo queda un pequeño hilo el que nos une no te aferres a esto, eres lo más importante para mi y por eso quiero que vivas bien no tengas remordimientos.

No puedo dejarte, por favor no me dejes ahora que estamos juntos por que pasa esto, rodrigo te amo, no te vayas no me dejes sola. -llorando no quería aceptar que rodrigo me dejaría sola-

-señorita estamos haciendo todo lo posible hasta que lleguemos al próximo sitio-

En ese momento vi como rodrigo se ponía más mal empezó a convulsionarse y cerraba los ojos parpadeando.

¡se fuerte por favor tienes que luchar yo te amo ya casi llegamos! -tome su mano fría-

El ya no hablo más, solamente cerro los ojos, otra vez me dejo atrás, aun cuando decidimos estar siempre juntos, me acosté en el y no me quería alejar pues la única persona que amaba y me quedaba ya no estaba.

-lo siento mucho niña, no pudimos hacer nada- dijo la enfermera

No pasa nada.

Por dentro estaba destrozada, solo me acosté cerca de el y me dormi.

Al abrir los ojos, me di cuenta de que habíamos llegado mucha gente herida bajaba de helicópteros y camionetas, eran gente que habían rescatado como a nosotros.

-jovencita tenemos que llevar al difunto con todos los demás a cremarlo -contesto uno de los soldados

Está bien, el ya murió decidí marcharme y dejar a rodrigo atrás por más doloroso que era el no estaba más y yo tenía que sobrevivir, nos evacuaron a un lugar mas seguro y con varias casas a mí me pusieron con los jóvenes. Tal vez debía comenzar desde cero.

-¡Alicia! – extendiendo la mano y me di cuenta de que era Emanuel.

Estas bien Alicia, estaba preocupado por ti.

lo siento solo quiero mi vida de vuelta. Abrace a Emanuel y solo llore como niña.

-eso quiero yo, pero no se puede, aun así lo siento sé que fue mal momento pero quería alivianar esa cara triste-

-rodrigo no está más, ¿verdad?

Gracias, pero no quiero nada si me disculpas tengo que irme.

Caminando en este nuevo lugar y mirando el cielo de la tarde lo único en lo que pensaba era en lo que fui antes, mi familia, mi pueblo y la persona que tanto amé.

-hola de nuevo- se que soy molesto pero no quiero dejarte sola

De nuevo tú, pensé que no me volverías a hablar por la última vez que te hice esa grosería y viéndolo bien eres el único, lograste escapar verdad y Jessica y luisa.

-también escaparon pero a ellas las llevaron a otro lugar

Eres muy amable, gracias por todo, adiós y cuídate mucho.

-acaso esa fue una despedida, me lo dices como si no nos fuéramos a ver otra vez

No es eso, nos veremos luego.

Me levante y me dirigí a mi cuarto, nada de ese nuevo país calentaba mi mundo, se había vuelto gris, busque una navaja y me senté al lado de la ventana y observe ese cielo, no era lo mismo las estrellas no se veían solo un cielo gris y sin sentido.

Era una decisión difícil pero lo iba a hacer antes de eso pensé que acabaría también con mi sufrimiento, ese país que tanto amaba se iba extinguiendo ese pueblo que tanto me gustaba ya no existía, la familia que nos ayudo había muerto de manera muy cruel por un maldito soldado, todo se ha reducido a nada las personas que amaba ya no están, estando en este nuevo lugar, aun así no tenía un lugar al cual ir y me negaba a caer en manos de otros asesinos.

Antes de acabar con todo me acorde de rodrigo.

-Sabes algo no puedo dejarte atrás, como voy a vivir mi vida sin ti y sin lo que me gustaba, no podré olvidarte nunca. –

A donde quiera que valla habrá guerras, habrá violencia, habrá gente mala y muchas muertes, ya me han quitado todo, no tengo las fuerzas para seguir viviendo, sabía que era mi final, pero jamás olvidare mi vida, no olvidare mi campo de flores ni esas ricas manzanas que comía de ese árbol, al igual que el árbol mi vida se acabó ese árbol se aferraba a la vida al igual que yo pero acabaron con él lo liquidaron lo obligaron a acabar con su deseo de vivir, que gracioso me sentía más abrumada por el árbol que por mí.

-Querido hermano pronto volveremos a vernos, en otro lugar estará nuestro pueblito estaremos todos juntos viviendo una vida feliz como lo hacíamos y disfrutando de la comida.

-Mama he tenido mi primer amor y el único, no me arrepiento de haber confesado mis sentimientos por él.

-Hermana fui muy terca y por eso he acabado así.

-Emanuel lamento no haber estado contigo en momentos así, y también siento no quedarme a tu lado aun cuando sigues aquí, aun cuando tú siempre sostuviste mi mano siempre que lo necesitaba aun sabiendo lo de rodrigo.

¿Por qué la gente lucha entre si? espero que más adelante dejen de hacerlo, he tenido una vida feliz y espero que nadie más pase por esto la gente con poder pisotea a la gente humilde e inocente. Y por último deseo que la gente dejé de matarse, oh por favor muestrales lo hermoso que es la vida, no todo lo bello es el dinero ni el poder, dejar que los niños crezcan a gusto con sus familias viéndolos día a día y aunque aprendí a nunca rendirme a la vida ahora lo hago porque no tengo opción, paso de ser la esclava de aquellos que me han arrebatado lo que más amaba.

Rodrigo pronto volveremos a reunirnos y nuestro amor no será una tragedia te diré al oído ¨ves, estábamos predestinados a estar siempre juntos¨ gracias por estar conmigo en esta corta vida y haber compartido mis sentimientos y sufrimientos en esos momentos, gracias por quedarte conmigo y aunque solo tengo 15 años puedo decir que mi amor fue verdadero.

No puedo cumplir la promesa de seguir viviendo la verdad es que no puedo hacerlo, sabes algo sé que me estas escuchando así que te diré que a siempre a tu lado al caminar, riendo juntos, y mirando el mismo cielo que nos unió, puedo escuchar todavía a mi oído el susurro de tus palabras que pintaron el atardecer del color de tu calidez, si  no estás a mi lado esta tristeza llena mi corazón, sigo aun atada a esas cosas que el tiempo me dejo, eso me ayuda a recordar tu sonrisa aún más, tengo memorias junto a ti de una niñez muy linda, las estaciones recorrimos pero en estos momentos llega la intranquilidad pues se que si vivo no podre dormir y solo seré feliz si estas junto a mí, me pregunto yo ¿será que ese mundo de donde lo ves, seguirá siendo el mismo cuando llegue hay yo también? Espero que si.

Este amor nació único como uno en un millón, sé que seguirás siendo tú  y me da felicidad, esperare el volvernos a encontrar, pues te quiero tanto, solos tu y yo y esos sueños que vendrán, sabes no te quiero olvidar, sonreía por que estabas aun conmigo, y no me arrepiento de que fueras tú, la verdad me alegre tanto de existir a la misma vez que tú, esas manos que anhele tomar siempre tuyas resultaban ser, siempre eras tu, y también me dabas valor, quiero que seas tu por siempre y quiero estar a tu lado, no puedo imaginar compartir mi vida con alguien más, y mis sentimientos viajaran en las hojas que el viento llevara, tratando de encontrarte, volaran hacia a ti.

Cada recuerdo junto a ti es muy irremplazable porque tú me hiciste entender que se puede ser muy feliz, discúlpame otra vez ¡lo siento! Aquí de rodillas ¡lo siento! Soy tan débil que no puedo seguir con mi vida.

Soy tan débil, que tampoco pude quedarme con Emanuel, lo siento se que sufrirá aún mas pero no quiero nada ya, todos mis sueños se han roto.

tome una decisión y antes de eso pensé que el odio, el rencor y las muertes jamás acabaran ¿no se ira nada hasta que los humanos dejen de existir? ¿el mundo en que acabara? yo quería disfrutar de la vida, ver que había en este mundo pasar el tiempo con el amor de mi vida, casarme y tener hijos, pero nada de eso se podrá lograr, en ese momento agarre la navaja y decidí ponerle fin a mi vida…….

fin

Esta historia tiene un hermoso mensaje, aunque fue algo corto y el amor de Alicia no duro mucho tiempo debido al odio y rencor de otra gente y otro país, pero ella vivió su vida al máximo enamorándose y conviviendo día a día con su familia, pero en ese año si hubo una guerra  en donde miles de personas inocentes pagaron con sus vidas, miles de niños muerto y huérfanos, claro que no puse los países correctamente porque quería que fuera una historia creada por mi hasta el momento hoy en el 2017 la gente se sigue odiando, criticando y compitiendo. Somos humanos, todos tenemos derecho a vivir y salir adelante no por ser de color o blanco, chaparro o alto, indígena, rico o pobre todos tenemos derecho a vivir esas disputas entre los presidentes no tienen significado alguno. Señores presidentes lo importante no es el poder ni competir de quien es el mejor ojala se pongan en el lugar de la gente que sufre cosas como las que sufrió Alicia y muchas personas mas en la vida real.

Ojalá un dia podamos vivir sin odio y abrir las puertas a los demás.

Creado por Cinthya

espero les guste me inspire demasiado y nunca olviden a Alicia.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas