Revista Cultura y Ocio

Un beso en París, de Stephanie Perkins

Publicado el 02 septiembre 2013 por Oly
Un beso en París, de Stephanie Perkins
Creo que las presentaciones sobran. Un beso en París es uno de esos libros extremadamente populares en la blogosfera. No obstante, la verdad es que, incluso con las buenísimas opiniones que aparecían por todos los sitios, yo tenía mis reticencias a la hora de leer esta novela. La principal razón eran las grandísimas expectativas que tenía, algo que casi nunca es positivo. Pero lo hice. Lo leí. Hace unos meses. Pero por unas causas o por otras al final no pude hacer reseña, y después de un tiempo no me parecía demasiado honesto decir lo que me había parecido la novela teniendo en cuenta que la mayoría de las sensaciones que me produjo en su momento se me habían olvidado, y no me gustan las reseñas en las que lo máximo que se aporta es un "me ha gustado mucho". Así que decidí volver a leerlo y así poder ser lo más sincera posible. Lo que no sabía es que iba a disfrutar tantísimo de esta segunda lectura. ¡Y me ha gustado mucho!
La primera vez que leí Un beso en París, como digo, mi curiosidad era enorme, por lo que devoré el libros en unas horas, las cuales pasé en una alerta constante, esperando que de alguna manera yo fuera la lectora-oveja negra; es decir, que en cualquier momento algo me estropeara la lectura, impidiendo así disfrutarlo tanto como el resto de los mortales. Sé que suena exagerado, pero yo soy así. La cuestión es que quizá no disfruté plenamente de la lectura. Me gustó muchísimo y me lo pasé genial leyéndolo, eso no lo puedo negar. Pero es que con esta relectura me he enamorado por completo. Lo he leído con calma, sin presiones, sabiendo de antemano lo mucho que iba a disfrutar... ¡Y ha sido una delicia!
Siempre digo que todos los libros, tengan mayor o menor calidad, acaban aportando algo al lector. Ahora bien, hay un tipo en concreto que a mi me apasiona: los que están hechos para hacer feliz a la gente. Sí, puede sonar absurdo, pero hay muchísimos autores que por mucho que lo intenten no consiguen dar a sus historias ese toque... mágico. Libros divertidos, que te hagan pasar un rato agradable, hay muchos. Yo me refiero a unos pocos que te hacen realmente feliz. Te olvidas completamente del mundo; te sumerges en la historia; se te forma una sonrisa permanente en la cara; cruzas los dedos para que no aparezca nadie en ese momento y tengas que dar explicaciones; y eres feliz durante cientos de páginas. Da igual lo que te haya pasado, cuales sean tus problemas, simplemente estás tú y la historia. Un beso en París es uno de esos libros. Por lo menos para mí.
La historia es sencilla. Una chica americana que es enviada por sus padres a una escuela en Francia. Allí tendrá que empezar una nueva vida, conocer a nuevos amigos, e intentar adaptarse lo mejor posible a un entorno completamente desconocido. Lo que no sabe es que ante ella se abre una época llena de posibilidades, de amistad y amor. Todo ello en un marco perfecto: París ♥
Los personajes no son demasiados, pero son los justos y necesarios. Y perfectos, todos ellos. Por un lado tenemos a Anna, por supuesto. Me ha parecido una de las mejores protagonistas juveniles que he tenido el placer de conocer en mucho, mucho, tiempo. Es real, con sus más y sus menos. Es fuerte aunque insegura en muchas ocasiones; honrada, aunque mete la pata como todo el mundo. En definitiva es una adolescente. Una de verdad. Pocas autoras consiguen definir tan bien a un personaje en esta etapa de la vida; suelen parecer demasiado exagerados, muy... caricaturizados, si esa es la expresión correcta. Anna, no. Anna podrías ser tú o yo -bueno, hace unos años-. Por otra parte tenemos a sus nuevos amigos: Rashmi, Josh, Mer y St. Clair. Todos ellos aportan algo a la novela, no son personajes insustanciales para hacer bulto dentro de la historia. Son una piña, un grupo encantador, aunque tengas sus diferencias o problemillas, como es normal. Y por último está el protagonista masculino, aunque ya lo he mencionado: Étienne. Esperad un momento que tengo que suspirar. Ya está. Étienne St. Claire. Perfecto. Y no perfecto de una forma idealizada, absurda, como muchas autores hacen con sus personajes. No. Étienne es imperfectamente perfecto. Se equivoca. Mucho. Nos lo hace pasar un poco mal. A veces. Pero ahí está lo bueno; es como una persona real. Te enamoras tanto de sus virtudes como de sus defectos. ¡Y tiene acento británico! Esperad que suspiro otra vez. Si Anna me ha gustado, Étienne me ha conquistado por completo. Es el alma del libro. No es uno de esos chicos malos que tan de moda están en los libros juveniles, sino todo lo contrario. Es encantador, amable y detallista. A veces es desagradable, a veces vulnerable. Tiene la encantadora manía de comerse las uñas cuando está nervioso o preocupado. ¡Y tiene acento británico! ♥ Creo que os hacéis una idea. Mejor lo dejo que estoy empezando a escuchar algún que otro loca.
La relación que nace entre ambos es maravillosa pero complicada. Se notan las chispas entre ellos, pero hay terceras y cuartas, y puede que hasta quintas personas que los separan. Lo que surgirá será una amistad increíble que irá fortaleciéndose cada vez más. Aunque la amistad no es fácil. Y menos cuando hay otros sentimientos implicados. Todo ello hace que disfrutemos de cada pequeña escena, cada gesto, conversación... Es una verdadera delicia ser testigo de las miradas y palabras no dichas. Otra cosa que destacar, y mucho, son los diálogos; me parecen estupendos, tantos los que hay entre Anna y Étienne, como entre todos los demás. En ningún momento resultan forzados, simplemente fluyen. Pocas autoras tienen la capacidad de transmitir tan bien los pensamientos y sensaciones de los adolescentes, por lo que no puedo más que quitarme el sombrero.
Lo siento, puede que no sea la mejor reseña que he escrito. Incluso estoy empezando a dudar que a esto se le pueda llamar reseña. Pero creo que cuando algo te gusta y te emociona tanto, lo mejor es que hablen los sentimientos. Supongo que mucha gente lo verá como un libro juvenil más, sin mucho que aportar. Una relación entre dos adolescentes. Para mí no ha sido así. Cuando un libro me emociona, y como digo, me hace feliz, no puedo más que maravillarme. No pasará a la historia como un clásico, ni ganará premios importantes, pero para mí tiene más valor que todo eso junto. En todos los sentidos. Un libro perfecto y precioso.
Estoy deseado probar con Lola y el chico de al lado, espero poder leerlo pronto¡Ah! Y ya que estamos, me hace mucha ilusión la frase de Beleth en la contraportada. Era imprescindible mencionarlo, aunque todo el mundo lo sabe.
Agudiza bien tus sentidos y prepárate para el mejor viaje de tu vida: París, la Ciudad de la Luz, te abre sus puertas para que puedas ser testigo de la maravillosa historia de amor entre Anna y St. Clair. Sencilla, refrescante, inteligente, Un beso en París te conquistará desde la primera línea. Oh, la, la. 
Beleth, administradora de Book Eater.

+ Mostrar información del libro ▼▲
·Editorial: Neo Plataforma
·Publicación: 2012
·Precio: 17,00€
·ISBN: 9788415577539
·Páginas: 437

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :