Revista América Latina

Una médica de tiempo completo

Publicado el 10 febrero 2011 por Sofogebel
Una médica de tiempo completo► Imprimir
Por Soledad Avaca
Es una de las fundadoras del Grupo de Trabajo de Inmunología del hospital Gutiérrez, que en 22 años ha diagnosticado a 800 niños para mejorarles su calidad de vida.
"Uno no es Dios pero tiene que hacer las cosas que le corresponden como médico", explica Liliana Bezrodnik, coordinadora del Grupo de Trabajo de Inmunología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez e investigadora del Conicet, que con pasión y servicio difunde estas enfermedades y colabora diariamente para entregarles a sus "pacientitos" -como ella los llama- una mejor calidad de vida.
"El 1° de diciembre de 1989 comenzamos a trabajar en el hospital, es decir que la mayoría de nosotros somos fundadoras del servicio", comparte Bezrodnik. En la actualidad, trabajan 18 personas, que atienden a niños de toda la Argentina y países limítrofes, siendo uno de los centros de referencia nacionales por la complejidad de atención y por la realización de algunas técnicas que son únicas en nuestro país.
En estos 22 años han diagnosticado a casi 800 niños con profesionalismo y calidad humana, comprometiéndose no sólo con los chicos, sino también con sus familias que padecen las enfermedades, generalmente, como propias.
Bezrodnik explica que se define como inmunodeficiencias primarias a un grupo de más de 200 síndromes muy complejos que afectan todo o parte del sistema inmune: "Conocerlos permite prevenir secuelas y la mortalidad de los pacientes, que con un tratamiento correcto, llegan a tener una vida digna en salud", dice esta médica que junto con su equipo, trabaja incansablemente, sorteando obstáculos, muchas veces, insensatos.
Su labor no es fácil, entendiendo principalmente que trabaja con chicos, a los que quiere devolverles la vida que se merecen. Y en ese trabajo diario, también es su misión hablar con los padres y, en algunas ocasiones, comunicar noticias desgarradoras: "La relación con ellos, en general, es muy buena. Siempre hay que tratar de crear un clima de respeto mutuo y sincero. Hay familias que estarán siempre conmigo, a pesar de que sus hijos, hoy, ya no estén.
"Los libros no abarcan a todos los pacientes -continua-. Esto quiere decir que cada paciente es especial en su forma de presentación de la enfermedad, pero que siempre tenemos muchas cosas para hacer. Los padres deben saberlo. Si es necesario, realizaremos consultas a otros centros del mundo y del país. Nuestro grupo tiene como lema que todos los pacientes se merecen lo mejor y no podemos demostrar ni un poco de egoísmo en busca de su diagnóstico."
Sueño partido
A pesar de su frondosa trayectoria, su especialidad aún no figura en la estructura del hospital, con todo lo que ello significa: "Hemos alcanzado muchos logros, pero no somos reconocidos como servicio dentro del organigrama de nuestro hospital. A pesar de todo, seguimos siendo un grupo de trabajo, y es importante para nuestros pacientes y para todos los que trabajamos aquí ser reconocidos como unidad. Esto nos permitiría demostrar la existencia de los pacientes y la necesidad de sus diagnósticos y tratamientos".
Según sus palabras, su anhelo es lograr este reconocimiento. De todas maneras, siente que parte de su sueño se ha cumplido, porque realiza su labor con un grupo humano de excelencia y dedicación: "Jóvenes residentes, colegas de planta, nuestra querida secretaria Chabela y todos nuestros técnicos. Sólo puedo decirles gracias, porque me siento muy orgullosa y acompañada por este equipo. Cuando miro hacia el costado, ahí están mis compañeros para poder seguir adelante".
Si los días tuvieran más horas, seguramente Liliana multiplicaría aún más sus esfuerzos. "Cuando mirás lo que tenés, te das cuenta de todo lo que pudiste hacer. Es una catarata de emociones", finaliza.
EL SISTEMA INMUNE EN LENGUAJE INFANTIL
Todos sus esfuerzos son por y para sus pacientitos, de quien recibe, según comparte, "mucho amor y reconocimiento".
Hace unos años, Bezrodnik publicó el libro Señor SI, con el propósito de ayudar a comprender el sistema inmune. El mismo cuenta, de manera didáctica y con alegres dibujos, cómo funciona, qué pasa cuando alguno de sus integrantes no funciona correctamente y cómo se lo puede tratar. "Espero que este libro les permita, a los pacientes y sus familiares, explorar juntos el sistema inmunitario. La información sobre nuestras enfermedades es un derecho que nos permite comprenderlas y tomar el mejor camino para vivir en salud", asegura.
Asimismo, con la colaboración de la doctora Nuria Stepansky, psiquiatra del hospital, trabajan, desde 2009, con el dúo de Clown Más bien, integrado por Paloma Sivak, hija de Liliana, y Laura Wohlgemueh, que a través del juego teatral, cuentan historias sobre el sistema inmune y sus enfermedades: "Este año contaron el cuento que escribí y fueron 170 personas. Llegaron al hospital dos micros llenos de chicos con sus familias. Los pacientes de esta forma sienten que pueden entender mejor lo que les está pasando. Muchos chiquitos que no se dejaban poner la medicación, luego de estas actividades, se dejan pinchar. Seguir en este proyecto también es parte de mi sueño".
Fuente: lanacion.com.ar

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :