Revista Diario

Vamos a contar mentiras, tra lá lá (I)

Por Desmadreando @desmadreando

Tantos cambios trae la maternidad pero uno de ellos,sin duda- de gran importancia- es replantearse cómo es uno como persona.  No sólo basta con que la maternidad deje sus huellas físicas, si no que empiezan las transformaciones psiquícas y cotidianas. Uno tiene que ser una “buena madre”.

Atrás quedó el ser sencillamente uno como es. Tanto nos hemos tardado en labrar esta persona que alberga nuestro particular desmadre, para que ahora, en cuestión de meses tengamos que “fingir” ser otros. Olvídate tú de las groserías, de pasearte en bolingüis por la casa, de rascarte la nariz hasta encontrar un bello pensamiento de tono verde y viscoso, de usar la encimera de la cocina más allá de para “cortar zanahorias”, de beberte catorce Coca- colas- eso si light- al día; ah, y sobre todo, olvídate tú de mentir. Eso jamás. Hay que predicar con el ejemplo. Uno pare e indiscutiblemente podríamos decir que se paren dos personas: el hijo y la madre “a ser”.

Durante estos 11 meses lo he intentado.También he prometido- prometo no decir palabrotas, o decirlas en mexicano para por lo menos descontextualizar,  he comenzado a utilizar pañuelos y no arrojar mis mocos con puntería a la pantalla de plasma, bebo menos coca-cola- y una mierda- pero lo que si me es propiamente imposible es dejar de mentir.

No es que sea mitómana, oiga no es para tanto. Sin embargo, hay un goce precioso de vez en vez colocar una mentirijila piadosa. Lo juro, sólo lo hago en casos extremos, pero “el fin justifica los medios“.

Tengo claro dos ejemplos:

Pongámonos en situación-

Hace justo un año, previo a semana santa, estaba yo con un bombo de aproximadamente dimensiones meteorito. Mi madre y mi hermana habían venido desde México al parto- el cual se retraso unas cuantas semanas más allá de lo previsto. Una mañana esplendorosa de la semana 40 decidí que era día de dormir. Al tener el cambio de horario por el viaje, mi madre y mi hermana se murieron unas catorce horas seguidas en los brazos de Morfeo. A mi me levantó el hambre, y la poca gana de dormir por que no encontraba posición adecuada. Me dio penita despertarlas por necesidad de cuerpo y decidí “hacer la comida”.

Primera complicación: el bombo.Segunda complicación: la poca gana de preparar y estar mucho tiempo de pie.

Así que recurrí a mi segunda mano, “La Cocinera“. No mi amiga Tina, esa chica gloriosa que nos ayuda en nuestra imaginación, si no la marca número uno en croquetas. Abrí una bolsita las freí y grité- como nos enseñan en preparación del parto- YA ES LA HORAAAAAAA.

Mi hermana y mi madre se levantaron apanicadas por que pensaron que había roto aguas. Yo me reí y les dije con una sonrisota burlona: ya es la hora…pero de comer.

Fuera del enojo de mi pequeña broma, se sorprendieron que toda la mañana la hubiese empleado- en mi estado- en hacer croquetas. Eso ya no es hacer el nido, eso era ya apropiarse de digno título de “Madre” con mayúscula.

Se sentaron, se regodearon y me felicitaron. ¡Qué suaves! ¡Qué buenas! ¿Las hiciste con la Thermomix?

No pude decir la verdad. Simplemente asentí.

Las alabanzas llegaron hasta México. Esas croquetas que preparé yo solita con mis manitas fueron retratadas y enviada por twit a toda la familia de “miren, Mala Madre ya es toda una Mujer“- como si hubiese parido la mismísima croqueta.

Hasta hoy no he desmentido, ni ante Semenator, que las croquetas son congeladas. ¿Cómo herir sus sentimientos- y los míos?

Ejemplo 2:

Para no irse muy atrás en el tiempo, hoy mismo.

Los fines de semana me declaro no Mala Madre— LA PEOR. Aprovecho que Semenator está a todas horas y cual dicho le paso la “patata caliente” y le entrego a su pequeña Critter para que la disfrute—yo corro y duermo.

Obviamente no siempre cuela, y no suele colar por mas de hora y media seguidas. Hoy por la mañana ya había aplicado el “te toca” mientras recogía, hacía la comida, sacaba al perro y me tumbaba—vale no hice nada me metí directo a la cama a hacer “bedding” por dos horas seguidas. NO saben que buen ejercicio es. Uno rejuvenece y hasta te ves menos celulitis. Ejercicio bárbaro.

Así que nada, me vino a despertar y a pasarme “la patata caliente”. Entre modorra y baborra, abrí el ojo, mechón de pelo parado a al último grito de la moda y me dirigí a la cocina a preparar un café. Después de esa dosis de cafeína obligatoria una idea, de esas enormeeees, me invadió. Me tragué el bostezo y aplique el: “Mi amor (la palabra cariñosa es clave para el éxito) te la encargo un segundito, tengo un apretón de la morcilla de ayer, ya sabes la grasa me cae fataaaal“… tomasaaaaaaa patata caliente entregada.

Corri al baño, pero no a postrarme en el trono, si no a llenar la bañera para sumergirme como hace años luz no lo hacía. Puse la lista de reproducción del Ipod que se titula baño con sales- la cual de normal sólo es cuestión de darle play para tener que salir empapada a perseguir a la niña- olvídese usted del baño si no de la ducha. Y cómo si mi cuerpo supiese que la Semana Santa esta en puerta, hice una procesión con redoble de tambor a sufrir remojando mi ser y mi alma.

Dentro de mi mente pensé que en cinco minutos estaría Semanator gritando que que jeta tengo, pero pasaron diez, quince, veinte minutos y hasta que noté que mi piel estaba “viejita” saqué mi cabeza del chapuzón y apresuré a vestirme.

¡Qué bien se está después de esos momenticos que uno se otorga!- NULOS cuando se es madre, claro está.

Vamos a contar mentiras, tra lá lá (I)
Volví al salón con cara de malestar y Semenator me dijo ¡qué semblante!, si quieres túmbate que yo me encargo. Y claro me encontraba tan mal que me tumbé otra hora. Sábado de Gloria se adelantó.

PIDO DISCULPAS DESDE AHORA por que en cinco minutos me leerá y sabrá que todo fue un bulo. Vale, por eso te hice la tarta de zanahoria, ya perdóname

:)

No señor, no dejaré de mentir.

Prometo decirle la verdad a mi hija- “si mi amor, estuve toda la tarde haciéndote las galletas, les puse tu nombre- María- por que aunque seas Critter te bautizamos como María de la Critter”.

 


Vamos a contar mentiras, tra lá lá (I)
Vamos a contar mentiras, tra lá lá (I)
Vamos a contar mentiras, tra lá lá (I)

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Nos vamos!

    vamos!

    Pues eso, que nos vamos. Nos cambiamos de casa, por fin! Yo no, (que más quisiera...)el blog y el foro. He decidido que es mucho mejor tener una sola web, aunqu... Leer el resto

    Por  Mchristine
    EN FEMENINO, MATERNIDAD
  • Casting: Nos vamos a Jolibú!!!

    Casting: vamos Jolibú!!!

    Casting es un divertimento surgido a las tantas de la noche en Twitter entre Nohemí del blog Mimos y Teta y una servidora. Una forma de aliviar el estrés y... Leer el resto

    Por  Ladya
    EN FEMENINO, MATERNIDAD
  • ¿Nos vamos a la playa?

    ¿Nos vamos playa?

    Hace unas semanas te presentaba diferentes propuestas de moda casual para este verano; hoy, directamente, te propongo ir a la playa con ropa sencilla, fresca y... Leer el resto

    Por  Negraflor
    BELLEZA, DIARIO, TALENTOS
  • Nos vamos de boda

    vamos boda

    …mi primera boda en invierno… Como lo oyes. El sábado me llama mi prima y me dice que su hijo se casa el próximo 15 de diciembre. La verdad, y siendo del todo... Leer el resto

    Por  Negraflor
    BELLEZA, DIARIO, TALENTOS
  • Cómo vamos con el cole

    Desde que llegó su nueva "seño " parece que a Adrián le cuesta menos ir al cole. No voy a decir que le apasione, ni que la cosa vaya viento en popa ( sobre... Leer el resto

    Por  Yasmin
    MATERNIDAD
  • Nos vamos de camping!

    vamos camping!

    Se aproxima un fin de semana largo, así que se me ha ocurrido ir de camping. Lo que pasa es que quizá el tiempo no acompañe, así que viendo estas fotos de... Leer el resto

    Por  Okydokybaby
    INFANCIA, MATERNIDAD, PATERNIDAD
  • Vamos a jugar a médicos

    Vamos jugar médicos

    ¿Quién no ha jugado a médicos alguna vez? Es uno de los juegos a los que más recurren los niños y puede ser muy divertido, sobre todo, si tienes un "instrumenta... Leer el resto

    Por  Okydokybaby
    INFANCIA, MATERNIDAD, PATERNIDAD