Revista Humor

Viaje a Asturias: visita a Oviedo

Por Déborah F. Muñoz @DeborahFMu

La ciudad de Oviedo la visitamos dos veces durante el viaje a Asturias: el día de la llegada y el día de la partida. Ambos días aprovechamos que había que hacer transbordo allí para llegar a Gijón (un estúpido problema con los billetes, ya que había un directo desde Madrid) para visitar la ciudad. Me gustó tanto como Avilés, aunque no pueden ser más diferentes. Además, al estar todo concentrado, es perfectamente viable verlo en un día, aun yendo con calma.

Qué ver en Oviedo

A la caza de estatuas

Oviedo está plagado de estatuas, así que es divertido callejear para encontrar todas las que puedas. Tienes desde las más famosas (Mafalda y Woddy Allen) hasta otras más vanguardistas o las que representan oficios tradicionales. Hay para todos los gustos.

La Plazas del Fontán, del Ayuntamiento y de Trascorrales (y calles aledañas)

Es una zona con bastante encanto y los dos días que fuimos había un mercadillo en algunas de las calles, no creo que sea permanente (coincidió los fines de semana). Por esta zona podemos encontrar un montón de edificios bonitos, algún que otro palacio, placitas escondidas y muy buen ambiente.

Catedral de Oviedo

Una bonita catedral (en la que te cobran por la visita) en una bonita plaza donde también está la estatua de La Regenta. También en la misma plaza puedes encontrar el Museo de Bellas Artes, pero no llegamos a entrar.

Convento de San Vicente

Casi pegado a la catedral, contiene el Museo Arqueológico, al que tampoco tuvimos tiempo de entrar.

Universidad de Oviedo

Se puede entrar en el claustro, donde hay otra estatua. Es curiosa porque está muy bien conservada.

Parque de San Francisco

Es un parque muy cuco, con varias estatuas (incluyendo la de Mafalda), un estanque y bastantes puntos tranquilos donde pasar el rato. En una de sus esquinas podemos encontrar la Oficina de Turismo.

Zona comercial

Una parte con el encanto de lo decimonónico, muy cuidada y repleta de tiendas. Casi todas franquicias, claro, pero como zona de paseo es bonita.

Antigua Muralla

Se conserva un buen tramo a lo largo de una calle. No es que sea imprescindible, pero es difícil no pasar por allí.

Qué más habría hecho de no haber tenido miedo por la alergia al cacahuete

Parece ser que en Oviedo hay unas cuantas confiterías y pastelerías tradicionales preciosas. Pero estaba aterrada por la experiencia del chocolate con trazas de cacahuete y entrar en esos sitios sin poder comer nada es autotortura. Así que lo dejé correr. De hecho, mi paranoia llegó a tal punto que, aunque se me había antojado una palmera de chocolate de esas gorditas el primer día, la compré el último y no le di un bocado hasta que llegué a casa, que está cerca del hospital.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas