Revista Opinión

Viviendo con el”¡no!” palestino.

Publicado el 14 diciembre 2017 por Emethgolem @NombredeIsrael

Artículo original de Jerusalem Post, autor: Moshe Dann

En espera de un “plan de paz” de la administración Trump, con la esperanza de poner fin al conflicto árabe-israelí, sería inteligente recordar la observación del ministro de Asuntos Exteriores, Abba Eban, de que “los palestinos nunca pierden la oportunidad de perder una oportunidad”. Sin embargo, es importante entender que esta persistente fallo no se debe a juicios deficientes o errores involuntarios; es una política, estrategia e ideología deliberadas de la OLP.

En lugar de lamentar la ausencia de un “Sadat palestino”, dispuesto a hacer las paces, el primer ministro Benjamin Netanyahu debería explicar por qué este falso escenario inevitablemente está condenado al fracaso. Pedir un líder israelí como Menachem Begin o Yitzhak Rabin, dispuesto a hacer concesiones territoriales, es peor porque mantiene la fantasía de una “solución de dos estados” para el soporte vital cuando no ha habido signos vitales durante muchos años.

Rechazar la paz con Israel es y siempre ha sido fundamentalmentea lo que los palestinos demandan -un estado independiente- y lo que significa el palestinismo: la lucha contra el sionismo en cualquier forma. Cualquier compromiso basado en la aceptación del sionismo y el Estado de Israel es, para los árabes palestinos, una incógnita. La razón es simple: el nacionalismo palestino, según las cartas de la OLP y Hamas, está dedicado a aniquilar a Israel. Aceptar a Israel sería negar la razón de ser de la OLP / Hamas y admitir que quienes se sacrificaron en ataques terroristas murieron en vano, que el “martirio” palestino fue un fraude. Significa el final de la revolución palestina y su ideología.

Los líderes árabes palestinos reconocieron esto hace casi cien años, cuando, dirigidos por el Mufti pro-Nazi Haj Amin Husseini, atacaron con violencia los ataques homicidas contra los judíos. Después de que se estableció el Estado de Israel, muchos árabes israelíes aceptaron la nueva realidad, pero muchos no lo hicieron y nunca lo harán. La razón es simple: los árabes ven el éxito judío como su derrota. Además, a diferencia de los árabes que emigraron a lo que se llamó Palestina, el nacionalismo judío, el sionismo, tiene sus raíces en un vínculo histórico y bíblico con la tierra. Tampoco los árabes locales imitaron la construcción de instituciones sionistas durante los años 20, 30 y 40. Los judíos construyeron hospitales y asentamientos agrícolas; Los árabes los atacaron. Los judíos construyeron escuelas y parques; Los árabes iniciaron pogromos.

A medida que Israel se desarrollaba económica, tecnológica y demográficamente, los árabes israelíes se dieron cuenta de que no podían competir con la construcción del estado judío y nunca lo harían. Podrían convertirse en parte del sistema socioeconómico israelí, pero como una minoría dependiente; el avance dependía de la integración. Desde la Guerra de los Seis Días de 1967, esta realidad solo se ha vuelto más clara. Los empresarios árabes lo entienden y subyace a sus relaciones comerciales y personales con los israelíes. Y esta realidad explica por qué tantos árabes palestinos buscan alojamiento con Israel y la ciudadanía israelí. El palestinismo puede ser una buena idea, pero la estabilidad y la alimentación de la familia son lo primero.

Lo que determina y determinará el futuro de Israel y las comunidades árabes en ambos lados de la “Línea Verde” (las líneas del armisticio de 1949) no es la “autodeterminación palestina” políticamente, sino el imperativo de trabajar juntos económicamente. El florecimiento de las comunidades judías en el Área C de Judea y Samaria (“asentamientos”) es irreversible. Los árabes pueden sabotear y tratar de frenar el movimiento de asentamientos, pero no pueden detenerlo porque se ha convertido en una política nacional comprometida.

A pesar de esto, la OLP espera que la comunidad internacional, liderada por la UE y la ONU, detenga la expansión de Israel y que surja un estado palestino de alguna forma. La mayoría de los expertos están de acuerdo, sin embargo, en que un estado palestino no es viable. Y la presión política no es un sustituto del desarrollo económico. Los economistas han llegado a la conclusión de que la economía palestina es un “caso perdido”, insostenible, que depende de la ayuda externa y de los mercados, la tecnología y la infraestructura israelíes. Ninguna “propuesta de paz” puede reemplazar esa línea de fondo.

Irónicamente, los mismos países, instituciones, organizaciones e individuos que proporcionan fondos generosos y están dedicados al palestinismo han engañado y perjudicado a los palestinos. Nos guste o no, las economías palestina e israelí están unidas. En 2014, oficialmente el 12% de los palestinos empleados en Cisjordania trabajaba en Israel, principalmente en la construcción; muchos más trabajan ilegalmente e incluso trabajan más en los asentamientos de Cisjordania. En la actualidad, cerca de 60,000 palestinos de Cisjordania poseen permisos de trabajo israelíes, aunque se estima que aproximadamente el doble de esa cantidad está realmente empleada y esa cifra va en aumento. Dos tercios de todos los bienes importados en la Autoridad Palestina provienen de Israel; las ventas a Israel representan el 80% de las exportaciones de AP; la Autoridad Palestina es el mayor mercado de exportación de Israel después de los Estados Unidos. El PBI palestino es solo el 7.4% de Israel. La economía palestina depende completamente de las monedas israelí, egipcia y jordana, y del dólar estadounidense; sus bancos dependen del sistema bancario de Israel. Sin independencia monetaria, la independencia política no tiene sentido. Los palestinos simplemente no pueden sobrevivir sin Israel, y lo saben.

Esto deja a los árabes palestinos solo tres opciones realistas: 1) federación con Jordania, 2) paz con Israel, o 3) mudarse a otro país. Pueden continuar construyendo sus comunidades, economía e infraestructura; derrotar a Israel y / o establecer un separado no es posible.

Cuando se comprenden estas realidades, habrá paz, no mediante intervenciones de la comunidad internacional, campañas contra Israel, incitación y terrorismo. Hasta entonces, los líderes palestinos seguirán perdiendo oportunidades, en detrimento de su pueblo. Es por eso que no existe un “Sadat palestino” y por qué sugerir nuevas concesiones como las hechas por políticos israelíes anteriores no solo es irrelevante, no se basa en la realidad. Aunque desagradable, podemos aprender a vivir con “¡No!” Mientras tanto, decimos “¡Sí!” A la vida y al sueño sionista.

El autor es Doctorado en Historia, escritor y periodista que vive en Jerusalén.


VIVIENDO CON EL”¡NO!” PALESTINO.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista