Revista Espiritualidad

Volvió una noche...

Por Lenny
...espero y deseo que se encuentren bien. Besotes!
La Mujer correcta
"Quería ser la mujer perfecta para mí, pero eso es mentira. El hecho de vestirme de una forma o trabajar en X cosa no significa que esté buscando un estereotipo que combine conmigo. Ella tendría que ser la mujer correcta para sí misma".
No pude evitar volver la mirada para saber quién había dicho semejante frase. Se trataba de un hombre que hablaba con su mejor amiga, seguramente sobre una reciente decepción amorosa. La verdad, me encantó escucharlo de manera tan contundente. Me quedé pensando en qué significa eso de ser "la mujer/la persona correcta para sí misma", y llegué a algunas conclusiones.
Casi todos nos hemos enganchado con una persona que al principio parecía de una forma, pero que poco a poco fue mostrando su verdadera personalidad. Cuando llega el momento de la verdad, nos preguntamos: "¿por qué me engañó, por qué necesita fingir que es alguien más?". Sin duda, nos tiene que pasar alguna vez en la vida para ser más cuidadosos con lo que escuchamos. No se trata de volverse un inquisidor/a, pero tampoco hay que dejarse llevar por la historia de perfección que nos están contando, sobre todo cuando coincide exactamente con lo que queremos escuchar.
Cuando alguien está esforzándose demasiado para ser aceptado, se nota. Hay algo de incomodidad en su presencia, hay contradicción entre lo que proyecta, lo que piensa y lo que hace, pues está viviendo un dilema: ser él mismo o ser lo que el otro/a espera. Tratar de ser "la persona ideal" te convierte en una caricatura de vos mismo. Si al cabo de un tiempo no terminas esquizofrénico, seguramente sí acabarás cansado y frustrado, preguntándote por qué no te quieren tal y como eres.
Lo más importante para construir un vínculo real y valioso, es ser auténtico y no esperar que nos quieran por nuestra supuestas cualidades; ser una persona de una sola pieza nos hace confiables, cuando nos asumimos tal y como somos y actuamos sin sorpresas, no hay duda, nos ganamos el respeto de los demás.
Pero, ¿por qué fingir ser algo que no somos? Me he encontrado con personas que desean cumplir con ciertos roles porque fueron reprimidas o juzgadas cuando intentaron ser auténticas. En el mejor de los casos, la frustración hace que tengan añoranzas románticas por lo que les hubiese gustado hacer, pero viven en deuda con ellas mismas. En el peor de los panoramas, también sienten envidia y descalifican a quien sí logró abrirse camino a pesar de los juicios de otras personas. Por más difícil que parezca, hay que darle espacio a eso que nos apasiona, además de liberarnos de esa deuda, nos hace personas armoniosas y satisfechas.
Quizás no tenemos la necesidad de fingir ser otra persona en nuestro día a día, pero de cierta forma aprendimos que "la primera impresión es la que cuenta" y entonces nos esforzamos por dar una visión irreal de nosotros mismos, nos aumentamos por aquí, nos recortamos por allá... Yo me pregunto: ¿se trata de venderse o de conocerse? En una relación de pareja, la modestia es tan inútil como la pretensión. Estas dos actitudes tienen su razón de ser en el contexto del trabajo, la educación o los negocios, pero no son necesarias en las relaciones personales. Si pretendemos establecer alguna a largo plazo, no importa si el primer día lo convencemos de tener X o Y cualidad, tarde o temprano, el tiempo revela la verdad, y ésta no puede esconderse debajo de la modestia y las pretensiones.
Ser confiable es uno de los mayores retos en la vida, ni se diga en una relación. Tomemos el ejemplo de la puntualidad, ¿cómo vamos a confiar en alguien que dice que llegará a las 8:00 y llega a las 9:00 sin ofrecer ni media disculpa? O bien, nos comprometemos a modificar una mala actitud, pero cada vez que la repetimos, nos justificamos con un nuevo argumento. Ser confiable es dejar de prometer maravillas sólo para quedar bien con alguien más; hay que esforzarse para ser fiel y comprometido con uno mismo. Si sabemos respetar nuestra propia palabra y cumplir nuestros propios compromisos, lo más probable es que alguien más piense que vale la pena estar cerca de nosotros.
¿Y para vos qué significa "ser la persona correcta"?

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista