Revista Opinión

W hotel new york (nueva york)

Por Candreu

W HOTEL NEW YORK (NUEVA YORK)
W NEW YORK HOTEL (****)
541 Lexington Avenue
New York, NY 10022
United States
Telf: 212-755-1200
www.newyork.com
Habitación: 1640
Fecha de Entrada: 21/07/2010
Tarifa: 210€ (Alojamiento y Desayuno)
Una de las mejores ubicaciones de Nueva York, con el metro en la misma manzana, a cuatro calles de la Gran Central Station, a tres avenidas de la 5th Ave, rodeado de tiendas famosas y de espectaculares edificios de oficina, la cadena Starwood gestiona este hotel de su bandera mas fashion: W.
Tras las puertas giratorias el sonido de la música nos envuelve como si estuviéramos en un pub de moda más que en la recepción de un hotel. Muchísima gente joven y guapa que se amontona frente a la barra del bar. Luces tenues y puntuales. Espacio amplísimo y altísimo, suelo de cemento oscuro, maderas claras, velas y manzanas ayudan a decorarlo. Una DJ se contornea al ritmo de la música mientras los ejecutivos recién salidos de sus trabajos apuran sus bebidas. El calor sofocante del exterior contrasta con una fresca temperatura que se agradece.
En el mostrador, el trámite es muy rápido gracias a Cinthy. Primero en inglés, hasta que descubre en nuestra ficha que somos Españoles, y lo primero que hace entonces es felicitarnos en español por haber ganado el Mundial de fútbol. Imagínese lo que pasaría si en vez de estar registrándome yo, se está registrando Carod Rovira... Nos entrega unos vales para los desayunos y nos explica rápidamente los servicios del hotel. ´
Un poco más adelante y algo protegido de la música disco encontramos los ascensores frente a los cuales hay unas alfombras que cambian a lo largo del día dándonos los buenos días, tardes o noches. Además en una mesa se ofrece una refrescante bebida de agua con limones, naranjas y hielo. El ascensor es amplio, decorado con una luz tamizada por un cristal que recoge hojas secas de Ginkgo Biloba. Para proteger el descanso y la seguridad de los huéspedes, del follón del hall de entrada es necesario introducir la tarjeta de la habitación para que suba el ascensor a nuestro piso.
Al salir del elevador encontramos unos largos pasillos de gruesa moqueta en colores negros y grises. Paredes claras y puertas gris azulado algo viejas, especialmente sus manillas. La puerta es tremendamente pesada, y se cierra con fuerza detrás de nosotros. El espacio dentro se presenta fresco. El aire acondicionado funciona de maravilla a costa de un tremendo ruido. En el suelo la misma moqueta del pasillo de todos oscuros. Paredes blancas. Un pasillo alargado con las puertas de acero y cristal del baño y el armario nos conducen al dormitorio rematado al final por dos ventanas tapadas con estores con vistas a la puerta principal del hotel y a la parte trasera del Waldorf Astoria.
La cama resulta fascinante. Un acogedor colchón, un edredón ligerísimo envuelto en deliciosas sábanas de hilo. Seis almohadas y cuadrantes de distintas formas, durezas y texturas para elegir la más conveniente. Todo ello rematado por un cabecero con un cristal en tonos marrones que se ilumina. Junto a la cama sendas mesillas con cajones. Enchufes para los gadets tecnológicos e interruptores para apagar todas las luces con potenciómetro de intensidad. Sobre una de las mesillas hay una estación para cargar un Ipod y un radio-despertador de aire retro. Sobre esa misma mesilla se suspende una lámpara de noche de pantalla morada. Sobre la otra un enorme flexo giratorio que también da servicio a la mesa de trabajo.
El escritorio resulta enorme. De cristal, giratorio para convertirlo en una mesa en L, con un potente flexo y varios enchufes frente al mismo. La silla de trabajo, cómoda y adecuada para la mesa, tapizada en color vino. El wifi es de pago (16$ al día) aunque en al hall de entrada es gratuito y velocísimo. A los pies de la cama se ofrece un armario-minibar repleto de opciones (desde botellas de agua hasta preservativos pasando por un paraguas, gorra, aspirinas...) de esos que son automáticos y que sólo por tocar el producto ya te cobra. Precios algo desorbitados. Al otro lado, junto a las ventanas, un enorme plasma de 42 pulgadas con DVD incorporado. A los pies de las ventanas, en una repisa se ofrece una cubitera (la máquina de hielo está en el pasillo) y un juego de copas.
El aire acondicionado es de sencillo manejo, incluso en la posición auto, pero el ruido es ensordecedor. Hay que optar por asarse de calor por la noche o por no dormir por culpa de su estruendoso sonido. La oscuridad se consigue perfectamente y aunque las paredes parecen bastante insonorizadas ya que no se escuchan movimientos en las habitaciones contiguas, la puerta, pese a su fortaleza deja pasar los ruidos de las otras puertas del pasillo.
El armario, situado junto a la puerta es literalmente un pequeño cuarto en el que además del perchero iluminado hay una plancha y una tabla de planchar. Una balda y suficiente espacio para acumular en su interior las maletas y tener despejada la habitación.
El baño, con puerta corredera resulta pequeño. Pero suficiente. Un lavabo, inodoro y ducha. Rodeado todo de un espejo iluminado. Una excelente colección de toallas suaves y enormes y un ligero albornoz completan la lencería. Temperatura y presión son correctos en ambos grifos, aunque la ducha, que ofrece una enorme alcachofa de efecto lluvia, necesita un poco más de caudal.
Las amenities son algo escasas, pero lo habitual en los hoteles americanos: jabón, gel, champú, acondicionador y limpiador facial. Todo ello de la prestigiosa marca Bliss.
Por la mañana el desayuno es más propio de un motel que de un hotel supuestamente de lujo. Terrible café (común en todos los sitios) y a elegir entre zumo o yogur y tres tipos de bollos (bagel, napolitana o croisant) todo ello servido con vajilla de plástico y en la misma barra del bar. En el check out basta con revisar la cuenta y con una sonrisa desearnos buen viaje, y un pronto regreso.
Calidad/precio: 7
Servicio: 9.5
Habitación: 8.5
Baño: 8
Estado conservación: 9
Valoración General: 8.5


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Nueva york (vuelta)

    Nueva york (vuelta)

    El viaje toca a su fin. Por un lado siento pena al terminar la historia del viaje y por otro lado alegría de terminar de escribir. Se estaba haciendo un poco... Leer el resto

    Por  Maltut
    DIARIO, TALENTOS, VIAJES
  • Nueva york (día cuatro)

    Nueva york (día cuatro)

    Vuelve a salir el sol por las tierras americanas y estamos en nuestro último día completo por aquellos lares. Se va notando que el viaje llega a su fin, y que... Leer el resto

    Por  Maltut
    DIARIO, TALENTOS, VIAJES
  • Nueva york (día tres)

    Nueva york (día tres)

    Amanece. Llamada como todos los días a casa para dar señales de vida. Desayunamos otra vez en el Dunkin. Mismo desayuno. Es sábado y no hay nadie por la calle.... Leer el resto

    Por  Maltut
    DIARIO, TALENTOS, VIAJES
  • Nueva york (día dos)

    Nueva york (día dos)

    Antes de empezar he recordado una cosa del día anterior que se me olvido comentar. Cuando comíamos el burrito me dio por abrir la mochila calada hasta el fondo ... Leer el resto

    Por  Maltut
    DIARIO, TALENTOS, VIAJES
  • New York con niños

    York niños

    Cuando publiqué el primer post de New York, una lectora llamada Gabriela me pidió tips de viaje, ya que ella viajaría en mayo de este año. Leer el resto

    Por  Malche
    VIAJES
  • New York, New York

    York, York

    Si decides irte a Nueva York, he aquí unas cuántas cosas que te pueden venir bien. Acuérdate que para viajar a EE.UU. necesitas la... Leer el resto

    Por  Maletas@sinrumbo
    EXPATRIADOS, VIAJES
  • New York: tips, tips, tips

    York: tips, tips

    ¡Buenos días! Espero que hayan pasado unas hermosas pascuas y hayan descansado durante el feriado largo. Este mes no voy a estar publicando posts tan seguidos... Leer el resto

    Por  Malche
    VIAJES

Dossier Paperblog

Revistas