Revista Cultura y Ocio

Wallace stevens

Por Ada

El poeta norteamericano Wallace Stevens (Reading, Pensilvania, 1879 – Hartford, 1955) recibió el Premio Pulitzer de Literatura en 1955. El poeta y profesor Andrés Sánchez Robayna cuidó la edición española de la obra De la simple existencia. Antología poética (Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores, 2003).
Un poema:
ESTHÉTIQUE DU MAL
Estaba en Nápoles y escribía a su gente.
Entre una carta y otra leía párrafos
sobre lo sublime. El Vesubio había gruñido
un mes. Era agradable estar ahí sentado:
cálidos fulgores trazaban ángulos de llamas
sobre los cristales. Por ser un ruido antiguo
podía describir el terror de ese ruido.
Recordó las frases: pena audible al mediodía,
pena que a sí misma se apena, pena
que mata penas en el ápice de la pena.
El volcán trepidaba en otro éter
como al fin de la vida el cuerpo tiembla.
Casi la hora del almuerzo. La pena es humana.
Rosas en el fresco café. En su libro
estaba escrita la perfecta catástrofe.
Si no fuese por nosotros, el Vesubio, sin pena,
con fuego sólido consumiría estas tierras extremas.
No sabe que los gallos cantan al morir.
Ante esta faz de lo sublime, huimos.
Y sin embargo, si no fuese por nosotros
nada sentiría el pasado entero al ser destruido.
WALLACE STEVENS
Traducción: Octavio Paz.
Imagen: fcom.us.es

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog