Revista África

Y no solo bibliobús...

Por Bubisher
El Bubisher sigue creciendo.En efecto, ya no es solo bibliobús, y poco a poco va ramificándose en Smara. Por las mañanas Daryala y los voluntarios presentes acuden a las escuelas, de acuerdo con un calendario riguroso, para trabajar con los niños alguno de los cuentos del plan de lectura "A por el mar". Y se les invita a acudir al Bubisher, que por la tarde es biblioteca, dirigida por Memona. En ella, la propia Memona atiende, recomienda, cuenta cuentos (a veces propios), mientras que los voluntarios hacen lo mismo o desarrollan sus propios proyectos: musicales, poéticos, pequeños talleres, cuentacuentos...A esta biblioteca de tarde no solo acuden los niños, claro, sino también jóvenes y adultos. Y maestros. Porque uno de los objetivos del Bubisher es implicar a estos, que adquieran recursos para trabajar la lectura con sus alumnos, que lean y escriban, que tomen libros en préstamo.De estos maestros ha nacido ya el primer club de lectura que hacen que la jornada del bibliobús sea completa: las noches del Bubisher; tertulias en torno a un libro, sobre lo literario, lo divino y lo humano.Y aún hay más. Un grupo de maestros está elaborando, dirigidos por uno de los voluntarios, un cuento: "El día de mi suerte". Una preciosa historia colectiva, pero con la chispa de Kabara Selma, una maestra llamada a hacer grandes cosas. El grupo se llama a sí mismo "El Gouwa" (La fuerza, la unidad, o la fuerza de la unidad).Y más todavía: el Bubi ha recibido 2.000 libros en árabe procedentes de Italia, y nos planteamos crear una pequeña biblioteca en su lengua, con una bibliotecaria saharaui, que sea biblioteca abierta, pero que proporcione un pequeño fondo que complemente a los 1.500 libros en español que lleva el camión, porque algunos no leen bien el castellano y piden libros en árabe.Y soñamos con una biblioteca fija, que sea también centro cultural.Y con llevar otros Bubisher a las restantes wilayas.Es evidente: para todo eso, necesitamos cada día más manos, más ayudas. Más voluntarios, sí, pero también más centros escolares o bibliotecas españolas que colaboren desde aquí, con fondos o con dinero, aprendiendo el hermoso camino de la solidaridad.¿Te apuntas, te sumas?El horizonte del Bubisher es eso: el infinito horizonte de los pájaros que vuelan, que traen la buena suerte.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas