Revista Coaching

Ya tengo el título. ¡¡¡a trabajar¡¡¡

Por Myriamsn @RHyD_es


   No hace mucho,   recibí un mensaje de un chico que ofrecía su candidatura para el área de RRHH.Me explicaba que había terminado la carrera de Psicología y un Máster en Recursos Humanos.Y añadía:
YA  TENGO  EL TÍTULO.   ¡¡¡A TRABAJAR¡¡¡"....y aunque no tengo ninguna experiencia, como ya he terminado el Máster,me encuentro preparado paraasumir la dirección de un Departamento de Gestión de Personas".  
    La verdad es que hay que quitarse el sombrero ante su optimismo y autoconfianza.... ¿o no?.Porque en mi opinión, la formación no equivale a tener los conocimientos necesarios para desarrollar BIEN una profesión.Para mí,es necesario que esos conocimientos SE COMPLEMENTEN con un mínimo de experiencia.
   Y ojo, que no digo que una persona recién titulada no pueda aspirar al máximo. Puede y DEBE. Lo que digo es que un buen profesional requiere ciencia y experiencia.
   ¿Recordáis la primera vez que os enfrentasteis a vuestro trabajo recién [email protected] de la facultad o del instituto?.Yo sí: me sentí torpe e indefensa; me parecía que todos los conocimientos adquiridos durante la carrera eran inútiles.
   Es cierto que la forma en la que hoy se enseña tiende a buscar la aplicación práctica de lo que se está aprendiendo.Pero no es suficiente:el movimiento hay que demostrarlo andando.
   Y aunque acercar la teoría a la práctica debe ser misión de las instituciones que imparten la formación,es evidente que no siempre se consigue y por distintas razones:uso de sistemas anticuados, masificación,......
   Por tanto, empresas y profesionales debemos ayudarnos a unir la formación con la experiencia, porque a ambas partes nos interesa:
   - es una forma der satisfacer la necesidad de innovación que tienen las organizaciones, mezclando la experiencia de las personas con las que ya contamos y las nuevas ideas, el impulso y la ilusión de quien empieza;
   - las empresas pueden, con un coste no elevado,captar el nuevo talento que necesita empezar a expresarse y a mostrarse;
   - podemos ir preparando el futuro, formando a las nuevas generaciones para que tomen el relevo;
   - adquirir experiencia laboral no sólo sirve para acceder al mercado laboral, sino que nos facilita saber hacia dónde queremos ir mañana;
   - la experiencia nos servirá también para elaborar nuestra matriz DAFO de estrategias:que tenemos y que nos falta para ser el/la profesional que queremos ser; dónde podemos destacar; que podemos aportar a esa organización a la que nos acercamos, ....
   ¿Y cómo podemos ayudarnos entre ambas partes?.Desde luego que los Departamentos de Gestión de Personas contamos hoy con herramientas muy útiles para este objetivo. A modo de ejemplo:
   - los créditos para la formación: las empresas pueden diseñar sus propios planes e itinerarios formativos, así como elegir el sistema de impartición. Aprovechemos esta autonomía para poner en práctica la teoría;
   - el mentoring, el coaching y otras formas de acompañamiento:ahora que, al parecer, podremos prolongar nuestra vida activa,mezclemos generaciones; refresquemos conocimientos; abrámonos a lo que podamos aprenderde lo "nuevo";
   - los contratos formativos y los convenios de prácticas empresariales.Evidentemente, estos instrumentos no pueden ser una forma de burlar la ley, sino que hay que usarlos con la finalidad para la que se crearon: bien utilizados, estos contratos y prácticas son una buena forma de crear estrategias de win-win.
   Y una opinión final:las empresas deben perder el miedo a dar oportunidades, a proporcionar la adquisición de experiencias;deben dejar de pensar que formar muy bien a una persona es correr el riego de que se vaya y perdamos los recursos invertidos en esa formación.   
   Y ello por dos razones fundamentales:
   - En primer lugar, porque el talento debe ser libre: igual que se va uno, puede venir otro.
   - Y en segundo lugar, porque el que una persona sienta que se apuesta por ella,   es uno de los mejores factores de engagement.   

Volver a la Portada de Logo Paperblog