Revista Religión

Yendo contra la corriente

Por Frabreum @FRABREUM

Yendo contra la corrienteSalmos 62:    1    «Al Músico principal: A Jedutún: Salmo de David» En Dios solamente está acallada mi alma; de Él viene mi salvación. 2    Sólo Él es mi Roca, y mi salvación; es mi refugio, no resbalaré mucho.  3    ¿Hasta cuándo maquinaréis contra un hombre? Pereceréis todos vosotros, caeréis como pared desplomada, como cerca derribada. 4    Solamente consultan de cómo arrojarle de su grandeza; aman la mentira, con su boca bendicen, pero maldicen en sus entrañas. ( Selah )  5     Alma mía, espera solamente en Dios; porque en Él está mi esperanza.  6    Sólo Él es mi Roca y mi salvación. Él es mi refugio, no seré movido.

En el mundo puede gobernar la mayoría, pero en su vida personal solamente debe gobernar una persona: Dios. No importa que 10.000 personas le digan lo que debe hacer. Una vez que usted ha decidido seguir al Señor, lo mejor es quedarse donde está, hasta que Él le dé la orden de avanzar.
¿Significa esto que nunca debemos aceptar el consejo bíblico? No. Simplemente significa que, si sabemos que Dios no ha dicho "avanza", no debemos caer en la tentación de complacer a los demás siguiendo sus directrices. Es decir, que mientras buscan el consejo bíblico, los creyentes deben también escuchar los impulsos y las advertencias del Espíritu Santo. Por ejemplo, cuando se trata de los hijos, podemos sentir que hay un momento para hablar de un problema, y un momento para postergarlo (Ec 3.7b).
A veces, sin embargo, el temor al fracaso puede disuadirnos de hacer las cosas a la manera de Dios, haciéndonos pensar: "¿Y si las cosas no salen como planeamos, o somos ridiculizados por nuestros colegas?" Pero, en última instancia, debemos preguntarnos si vamos a escuchar a Dios o al mundo. Recuerde que usted nunca debe temer al fracaso si obedece Señor. Él es el único que interviene en momentos de dificultad, y promete actuar a favor de quien espera en Él. (Is 64.4)
Mantenerse firme requiere valor. Por eso dijo Pablo: "Fortaleceos en el Señor" (Ef 6.10). Toda la presión del mundo no podrá moverlo si confía en la Roca sobre la cual está parado. Si espera la dirección de Dios, puede actuar con la plena confianza de que tendrá un resultado exitoso.Fuentes: En Contacto

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista