Revista En Femenino

Zapatos y niños, una mezcla difícil

Por Ladya
Muchas veces he comentado que este blog está abierto a colaboraciones, por eso, cuando Antonio me propuso escribir un post sobre la elección de calzado para los niños, acepté encantada... Con mi hija Alex, fue toda una aventura encontrar zapatos que se adaptaran bien a sus rechonchos y diminutos pies y me hubiera gustado encontrar un post como este con ideas y tips para elegir bien.
Zapatos y niños, una mezcla difícil
Os dejo con el artículo en cuestión:
Gracias a Mama Vaca por su simpatía a la hora de abrirme las puertas a este rinconcito que es tan suyo, sus palabras y sobre todo la manera que tiene de decirlas han hecho que sea un autentico placer escribir para ella. Dicho esto me gustaría hablaros sobre zapatos y niños…
Estaréis de acuerdo todos y todas que la compra de los primeros zapatos para nuestros hijos es uno de los mayores quebraderos de cabeza a los que nos enfrentamos padres y madres, especialmente aquellos que lo son por primera vez. Con esta premisa fui a preguntar a la zapatería 1, 2, 3 Camina con el ánimo de crear una pequeña guía para compartirla con vosotros y esperar que os sirva de ayuda.
La primera premisa que tenemos que tener en cuenta a la hora de comprar un zapato para nuestros pequeños y que nos servirá de introducción, es que fuera de todo ornamento estético, los zapatos infantiles deben cumplir la función de protección del pie sin sujetarlo ya que de esta manera no repercutiremos en el correcto desarrollo del niño.
Antes de comprar, medir…Todo padre, madre, abuela o tío que haya ido a comprar un zapato a un niño que comienza a dar sus primeros pasos puede afirmar a la vez que lamentarse de lo difícil que es conseguir que un niño se coloque el zapato cuanto más saber si la talla es la correcta. Debido a esto, todas las listas de consejos añaden un punto que incide en la medición previa del pie. Para ello podemos fabricar un molde casero con el contorno del pie del pequeño, y mientras lo hacéis os reis un rato con él. Cada vez más las zapaterías especializadas están optando por tener estos medidores y equivalencias en tallas en el mismo local, pues resulta más cómodo y menos ruidoso que el llanto desconsolado de un pequeño al que no le están bien los zapatos. A este molde o medida que podamos obtener lo ideal es añadir en torno a los 12 mm X 6 mmpara darle al pie mayor amplitud de movimientos evitando las rozaduras del pequeño y que tome miedo a lanzarse con sus pequeños pasos. Del mismo modo también es recomendable seleccionar un calzado cuya puntera y talón tengan un almohadillado especial para que de esta manera sea más cómodo en las travesías que están a punto de comenzar.
La movilidad como premisaComo hemos avanzado al principio, los especialistas recomiendan ante todo que el zapato que se compre garantice la total movilidad del tobillo del niño. Ante este consejo siempre es recomendable el uso de zapatos antes que el de botas. En el inicio de las caminatas de los retoños debemos tener en cuenta que mezclan gateos con pequeños pasos y sobre todo con caídas, en todas estas acciones los niños utilizan especialmente el tobillo por lo que un tobillo fijo alteraría el movimiento y viciaría al niño en su forma de caminar. Existen falsas creencias que amarrando el tobillo se dará mayor estabilidad sin embargo hay que tener en cuenta que un bebé solo empieza a andar cuando es consciente de esta estabilidad.
Hablando de adaptabilidadUn zapato debe adaptarse siempre al pie, de lo contrario no es el zapato aconsejado. Con los mayores siempre resulta más fácil puesto que podemos decir si algo nos molesta o no pero en el caso de los niños esto es imposible sin embargo podemos utilizar una serie de trucos para acotar nuestra elección. Por un lado el velcro siempre será mejory más cómodo para los primeros calzados que los cordones o correas. Estos zapatos son cómodos, no aprietan ni se desaprietan así como son fáciles de poner. También debemos recordar que el uso de las chanclas no es para nada aconsejableya que estas no se fijan al pie y necesitan de un sobreesfuerzo en el agarre tanto de dedos como de tendones por lo que dejaremos estas para el verano que viene mejor.
El material sí importaEn calzado infantil el material con el que esté confeccionado el zapato es muy importante. Ya que por ejemplo materiales como el algodón o la piel se adaptan perfectamente al pie así como los materiales naturales como los utilizados para el calzado deportivo, favorecen la transpiración. Eso sí, debemos tener en mente que no es recomendable comprar unas zapatillas de suela chata ya que dificultan la amortiguación corporal. Para esto siempre es recomendable el calzado deportivo con cámaras de aire.
Suelas flexibles con plantillas planasTambién es necesario prestar atención a la suela del zapato que finalmente vayamos a comprar para el pequeño. Cuanto más flexible sea esta mejorandarán nuestros hijos tanto por movilidad como por percepción.Las suelas rígidas no permiten la flexión de la parte interior del pie por lo que dificultan el movimiento mientras no permiten desarrollar la percepción infantil donde las irregularidades de la superficie son el campo de entrenamiento tanto en destreza como en equilibrio. Dentro de esta premisa las suelas de cuerosuelen ser las preferidas ya que son de mayor calidad.Por otro lado y en cuanto a la fricción del calzadono es recomendable decantarse por una suela que provoque continuos resbalones a nuestros hijos pero sobre todo debemos evitar aquellas que tengan una fricción elevada, como las suela de goma ya que estas harán necesario un gran esfuerzo de los niños en sus desplazamientos.
También hay que saber que las plantillas siempre deberán ser lisaspara evitar problemas de percepción y aprendizaje. Normalmente creemos que las plantillas almohadilladas resultarán más cómodas para nuestros hijos pero nos equivocamos porque retrasamos el desarrollo de nuestros pequeños con nuestro afán de protección. En este contexto hay también que mencionar que se han dado casos de padres que compran zapatos ortopédicos por prevención y esto jamás se debe realizar a no ser que el niño necesite de tratamiento ya que puede afectar en la movilidad de este. Estos son los consejos más importantes que debemos tener en cuenta a la hora de comprar un calzado infantil, sin embargo seguro que toda madre tendrá su pequeño truco a la hora de comprar el zapato idóneo. Mi madre siempre me decía que no había nada como un niño corriendo descalzotanto por el jardín como por la alfombra, resulta que esto ahora es recomendado por los especialistas, como siempre las madres sabéis de esto más que ningún otro, porque como me gusta recordar, vosotras creáis el mundo

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossier Paperblog