Revista Coaching

319.- “El éxito no se logra sólo con cualidades especiales. Es sobre todo un trabajo de constancia, de método y de organización.”

Por Ignacionovo

Autor: J.P. Sergent. Para el comienzo de la semana siempre viene bien el impulso de una frase positiva con la que abrigarnos del frío de la desconfianza. Según la de hoy, si se quiere tener éxito en la vida, no hace falta más que perseverancia en la tarea, un plan definido de actuación y una disposición correcta y ordenada de todos los pasos para la ejecución de ese plan. ¿Nada más? Si fuera eso suficiente, debería cerrar aquí el comentario…
Sin embargo, continuo. Y es que aparte de lo ya mencionado, creo que además hay que contar con una serie de cualidades, que si bien no son absolutamente excepcionales, sí que son bastante necesarias para lograr triunfar en la vida.
Si uno quiere ver más allá, y trata de descubrir entre la gente a la que tiene acceso, cuáles son los rasgos o la predisposición mental de aquellos que han alcanzado el éxito en la vida, se podrían identificar varios rasgos comunes a todos ellos. Quizá los podríamos llamar en honor a los amantes de los ordinales: “Las cinco capacidades más extendidas entre las personas que tienen un determinado tipo de éxito” (el profesional)
Vamos con ellas…
Proactividad: la capacidad para tomar la iniciativa y poner en marcha ideas, planes, proyectos, sin necesidad de que nadie te lo ordene o te lo sugiera.
Automotivacion: la capacidad de estimulo propio; siempre independiente de las circunstancias.
Positividad emocional: la capacidad de ver el lado positivo de los acontecimientos y extraer de cualquier situación su versión más optimista, no dejándose abatir por la adversidad y confiando siempre en superarla.
Entusiasmo: la capacidad de apasionarse por lo que uno hace. La emoción sincera de que no hay tarea ni mejor ni más divertida ni más especial, que aquella en la que estamos trabajando en cada momento.
Autoestima: la capacidad de valorarse positivamente y de quererse y respetarse a uno mismo.
Reflexión final: No son cualidades que se encuentren fuera del alcance de quien se proponga cultivarlas; pero eso sí, requieren ‘riego’ permanente para que crezcan saludables y no se marchiten, a pesar de los profundos cambios de las condiciones vitales en las que deberán subsistir (algunas, por cierto, horrorosas)


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :