Revista Cocina

¡A freir espárragos!

Por [email protected]

Me pregunto quién se irá antes a freir espárragos, si Alemania o España. Probablemente nosotros, los alemanes los comen hervidos, y usan una olla especial. Bromas a parte os propongo celebrar el haber llegado taaaaan lejos en el Mundial con una receta típica de Baviera, la tierra de Thomas Müller y Schweinsteiger.
En una especie de ejercicio de autocontrol -imitando la entereza de Casillas- obviaré los comentarios arrogantes de los alemanes, y pensaré en las cosas que sí me gustan de vivir con ellos. Por ejemplo el “Spargelzeit”, la temporada de espárragos en primavera.
Tras un invierno superlativo he esperado con ansiedad a que los puestos de los mercados se llenaran de espárragos, las calles recobraran bullicio, los días fueran más largos, los tímidos rayos de sol dejaran la maldita pubertad y dejar de dormir tiritando abrazada a una Wärmflasche.
Ahora que os he puesto en situación, ¡vámonos a hacer la compra!
Mañana toca la típica cena de espárragos alemana, con un par de toquecitos españoles ;)

Ingredientes originales:

Un kilo de espárragos frescos de Franconia
Medio kilo de festkocht Kartoffeln (patatas indicadas para ser hervidas).
Mantequilla derretida o salsa holandesa
Jamón de Parma
Nuestra versión a la española:
Un kilo de espárragos frescos de Navarra
Medio kilo de patatas nuevas gallegas
Aceite de Oliva Virgen
Jamón serrano extremeño
Pelar los espárragos con delicadeza, cocerlos no más de cinco minutos – si os apetece utilizad el agua sobrante para preparar una sopa otro día-, envolver cada espárrago con una loncha de jamón serrano y presentarlos acompañados de las patatas cocidas.
Si creéis que os quedaréis con hambre, atreveros con la versión alemana añadiendo un par de filetes empanados.
Guten Apettit. Y a disfrutar mañana el partido.


Volver a la Portada de Logo Paperblog