Revista Ciencia

A un año del sobrevuelo

Por Alma Ruiz Velasco @almaruizvelasco

La nave New Horizons se encuentra a más de cinco mil millones de kilómetros de la Tierra rumbo a su próximo objetivo en el cinturón de Kuiper, un objeto conocido como 2014 MU69. ¿Qué hemos aprendido de este mundo congelado?

Color-Swath-USE-12-10-15

Imagen de Plutón tomada con la sonda New Horizons de la NASA el 14 de julio del 2015. Esta franja de 80 kilómetros abarca planicies, montañas y barrancas. Un ejemplo de la gran diversidad en el terreno de este pequeño planeta. Crédito: NASA/JHUAPL/SwRI

Es difícil elegir una imagen o un resultado que refleje con justicia el trabajo de toda una década. Tan solo en el último año New Horizons nos ha enviado cientos de imágenes increíbles –postales de su viaje sin retorno– todas de gran calidad y con una resolución de apenas unos cuantos metros por pixel, algo nunca antes visto en una misión al espacio profundo.

¿Que cambió con New Horizons? Hace tal vez un año y medio solo teníamos una pobre imagen de una canica borrosa. El Telescopio Espacial Hubble nos dio una ligera pista de que había zonas de mucho contraste, pero eso era todo.  Y si vamos más atrás hasta enero del 2006 cuando New Horizons se encontraba abordando un cohete Atlas V en Cabo Cañaberal, hemos de recordar que entonces solo se conocían tres de sus cinco lunas: Caronte, Hidra y Nix. Cerbero y Estigia se descubrieron en los años 2011 y 2012 respectivamente.

Si le preguntamos a los investigadores que trabajan en la misión seguramente encontraremos que cada uno tiene un resultado favorito, pero en lo que parecen estar todos de acuerdo es en al menos dos cosas: 1) La complejidad de este pequeño mundo es espectacular; 2) El hecho de que tenga un enorme corazón al centro formado de planicies de permafrost es algo que nadie, ni los escritores de ciencia ficción más pachecos se pudieron haber imaginado.

Escribí esta entrada imaginando que tuviera que dar una medalla a los tres resultados más significativos de la misión. ¿Cuáles son sus favoritos? Dejen un comentario al final y no olviden hacer click en las imágenes para verlas en alta resolución.

Primer Lugar: Montañas de hielo

Los montes Norgay se nombraron así extraoficialmente en honor a Tenzin Norgay, el Sherpa que llevó a Sir Edmund Hillary hasta la cima del monte Everest en 1953. De igual manera las montañas al norte de esta región son las montañas Hillary (no, no es en honor a la otra Hillary que estaban pensando).

nh-apluto-mountains-plains-9-17-15

Vista aérea de los montes Norgay que se yerguen a una altura de 3500 metros sobre la planicie Sputnik (a la derecha). Crédito: NASA/JHUAPL/SwRI   

Segundo Lugar: La atmósfera

Ya desde mediados de los años 80’s se sabía que Plutón tenía una atmósfera, pero cuando la imagen a color le dio la vuelta al mundo todos pensamos lo mismo: ¡El cielo es azul en Plutón!

blue_skies_on_pluto-final-2

Imagen posterior de Plutón tomada cuando la nave New Horizons hechaba un último vistazo antes de continuar su viaje por el cinturón de Kuiper. Crédito: NASA/JHUAPL/SwRI

Tercer lugar: Los cañones de Caronte

Ya sea que Plutón tenga una luna enorme o el sistema Plutón-Caronte representen el único planeta binario conocido hasta ahora, lo cierto es que esta compañera también nos ha dado sorpresas. Un casquete polar rojizo y un cañón de al menos 1600 kilómetros de longitud que la cruza de lado a lado.

nh-charon-neutral-bright-release_0

Caronte en una imagen a color y exagerando los contrates para identificar composiciones distintas como la que se puede ver en el polo. Crédito: NASA/JHUAPL/SwRI

Mención honorífica: Cenotes al borde del Sistema Solar

En esta región al sureste llamada provisionalmente Krun Macula se encontraron todos estos hoyos ¿qué pasó aquí? Al parecer el suelo colapsó bajo su propio peso, de manera similar a como se forman los cenotes en la península de Yucatán. Estos cenotes helados tienen tamaños de entre 8 y 13 kilómetro y hasta 2.5 kilómetros de profundidad. Sacrificar a una doncella en uno de estos tomaría bastante tiempo.

KrunMaculaUnannotated

Este extraño paisaje podrían haberse formado por la sublimación de gases del subsuelo. Las capas expuestas se colapsarían dejando fosas o cenotes en su lugar. Crédito: NASA/JHUAPL/SwRI

Con la mayor parte de los datos descargados podemos afirmar que ya pasó la parte crítica y, desafortunadamente, ya no veremos muchas fotos nuevas. Hubo otros resultados que tal vez se vieron opacados por las imágenes de alta resolución pero que vale la pena recordar: Plutón también tiene placas tectónicas y una cola de iones, hay agua en sus lunas más pequeñas, y tiene algo que parece un volcán.

Próximo objetivo: 2014 MU69

NH14Julio2016

Posición actual de la nave New Horizons (http://pluto.jhuapl.edu/Mission/Where-is-New-Horizons/index.php.) 

Para el 1 de enero 2019 tendremos otro sobrevuelo, ahora de un pequeño cuerpo en el cinturón de Kuiper de 45 kilómetros de diámetro. Ese día 2014 MU69 se convertirá en el objeto más lejano visto de cerca.

¿Será una especie de cometa dormido? ¿Tendrá capas de varios colores? ¿O tal vez tenga una luna? No importa lo que imaginemos, seguramente New Horizons nos volverá a sorprender.

El telescopio del descubrimiento

Con motivo del aniversario del sobrevuelo de New Horizons el Observatorio Lowell lanzó una campaña en Kickstarter para restaurar el telescopio con el que se descubrió Plutón.

Este telescopio de 87 años está abierto al público durante el día, y solamente el año pasado el observatorio recibió cerca de cien mil visitantes.

Al telescopio le vendría bien una manita de gato (pintura nueva, limpieza de las lentes, etc.) pero es el domo el que necesita una reparación urgente.

El domo está hecho totalmente de madera y tiene algunas goteras. Esto hace que el telescopio se esté dañando por la humedad y tenga ya algunas piezas oxidadas. Además, por estar en medio del bosque algunos animalitos lo usan de refugio durante el invierno.

IMG_0021_2

En sus años de gloria este telescopio era lo último en tecnología; finalmente los astrónomos no tenían que pasar la noche “con un ojo al gato y otro al garabato”. En lugar de hacer dibujos a mano de lo que sus ojos soñolientos podían ver (ehm, ¿canales en Marte?) por primera vez se podía poner una placa fotográfica en el otro lado del tubo. Una vez que se revelaba se podía analizar milímetro a milímetro y comparar con otras fotografías de la misma región del cielo para ver si algo se había movido.

Así gracias a esta revolución en la forma en estudiar el cielo Clyde Tombaugh pudo encontrar a nuestro pequeño Plutón en un océano de estrellas.

Si quieren hacer una donación aquí abajo les dejo los enlaces:

Kickstarter: https://www.kickstarter.com/projects/1562362049/restore-the-pluto-discovery-telescope

Observatorio Lowell: https://lowell.edu/priority-projects/pluto-telescope/

35.197208 -111.660262

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :