Revista Infancia

Aconsejan transfusiones en prematuros que no se alimentan bien

Por Pequelia @pequelia

Aconsejan transfusiones en prematuros que no se alimentan bien

Los bebés que nacen de manera prematura se enfrentan a una gran cantidad de problemas de salud que deben ir superando para poder salir adelante y llevar una vida lo más sana posible, una de las principales piedras en el camino tiene que ver con lo que se conoce como AP, anemia del prematuro, que se asocia directamente con una mala alimentación y se asocia con el escaso aumento de peso en el niño, lo cual perjudica toda su evolución.

Los especialistas concuerdan que en casos como este el problema puede corregirse realizando una transfusión al niño con un concentrado de glóbulos rojos, ya que este tratamiento sería sumamente positivo para mejorar la alimentación del pequeño y reforzar su peso significativamente, según ha quedado claro gracias a un nuevo estudio.

En base a esta información el doctor Ruben Bromiker, neonatólogo senior del Centro Médico Shaare Zedek, de Jerusalén, ha indicado:

“Corregir la AP con una transfusión de concentrado de hematíes no está libre de complicaciones”…”Actualmente, la tendencia es restringir las transfusiones, pero algunos prematuros deben recibir sangre. En los bebés con AP, la mala alimentación y el poco aumento del peso, además de otros signos clínicos, influirían en la decisión de transfundir al paciente”.

Bromiker asegura que cada caso debe ser evaluado de forma particular para poder tener en cuenta la escena completa y no solo la alimentación ya que muchos de esos bebés pueden tener luego mayores signos que problemas de alimentación. El especialista trabajó junto con su equipo para determinar los patrones de succión con el dispositivo de Kron en 36 prematuros anémicos, cada uno de ellos nacido con menos de 34 semanas de gestación, y se los analizó antes y unos días después de practicada la transfusión de 15 mL/kg de concentrado de hematíes.

Si bien no se manifestaron cambios en el patrón de succión ni diferencias significativas en la cantidad de nutrientes que los bebés prematuros consumieron antes y después de la transfusión, si se pudo observar estadísticamente un importante aumento de peso promedio diario durante la semana posterior al tratamiento, comparado con el peso a la semana previa a la intervención.

Los resultados se dividieron posteriormente al dividir a los bebés en dos grupos, uno que tanía una mala succión al comenzar las pruebas y otro que tenía una buena succión y no demostraron diferencia en eso al concluirlo. Aquellos niños que manifestaban mala succión mejoraron luego de la intervención y aumentaron su volumen de nutrientes, el equipo explica:

“El hecho de que esos cambios sólo ocurrieran en los bebés que se alimentaban mal sugiere que el mecanismo más viable para mejorar la lactancia habría sido el aumento de las succiones”…”habrían favorecido significativamente esa mejoría”…”La mala alimentación y el poco aumento de peso serían adyuvantes de los parámetros hematológicos a la hora de decidir si hay que transfundir a los bebés prematuros para corregir la AP, aunque se necesitan más datos que respalden esta noción”.

Vía | Vida y estilo
Foto |  *RimAs.EyeS* de Flickr

Enlace permanente:
Aconsejan transfusiones en prematuros que no se alimentan bien



También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :