Revista Cine

Armas de distracción masiva

Publicado el 03 marzo 2010 por Francissco
Armas de distracción masiva
Sálvames, Norias, Horrores, Grandes hermanos...
Lo consiguen. Nunca digas de este agua jamás beberé. Ves uno de estos programas estupefacientes y notas el parón cerebral casi al instante, la relajación es inmediata y el encefalograma se va a pique.. Los romanos envidiarían este panem et circens, o como sea. Lo envidiarían porque te lo sirven a domicilio, no tienes que hacer ningún movimiento físico y apenas requiere aprendizaje, salvo mover el pulgar por el mando.
Descubrieron hace ya tiempo que el estado de las ondas cerebrales cuando miramos televisión era muy curioso. Aún eran más lentas que en la fase previa al sueño. Notaron que muchos ancianos, con problemas para conciliar el descanso nocturno, era porque ya habían estado durmiendo, aunque sin saberlo.
Resulta que les midieron las patrones eléctricos de su cabecita, mientras contemplaban un programa de variedades y estos mostraban un aletargamiento notable, comparándolos con la vigilia normal y corrientita, cuando hablamos y eso. Y no digo, si encima contrastamos con la lectura o el estudio.
Vamos, hablando en plata, que nos volvemos más zotes que un cántaro cuando nos pegamos a la pantalla tonta. Habría que montar expediciones de rescate a los asilos, donde les ponen la tele y les dejan la mollera como la harina. No estaría  mal  llevarles algún videojuego. Al menos , estos últimos desarrollan la atención y la concentración, aunque no conviene abusar.
Quien parece comprender esto a las mil maravillas es Paolo Vasile, mandamás de Telecinco y responsable, por tanto, de la mayor inflación de telemierda de la historia de la humanidad. Conoce a este país mejor que nadie. Y sabe que los sponsors pasan por caja cada vez que anuncia una  guarrada intelectual mayor que la  anterior .
 Pero no nos quedemos en la simple queja, puesto que ha nacido una clase superior. Al igual que los Dioses del Olimpo, ellos viven y nosotros miramos. Y las alegaciones de incultura que les podamos dirigir las silencian prontito, basta con una comparación (odiosa) de las cuentas corrientes, el mayor exponente  de adaptación evolutiva quue pueda existir.
Un saludo aplanado y tal.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog