Revista Baloncesto

Around the NBA: Boletín nº 16

Publicado el 04 diciembre 2009 por Héctor

Allen Iverson, feliz con su "nueva" camiseta (Foto: Yahoo Sports)
-Corazón Sixer
Ayer fue la presentación oficial de Allen Iverson como nuevo jugador de los Philadelphia76ers. Fue una rueda de prensa emotiva, en la que el jugador mostró su lado más sensible, en las antípodas de la imagen a la que nos tiene acostumbrados. A The Answer se le quebró la voz cuando explicaba las razones que le habían traído de vuelta a la ciudad del Amor Fraternal: "Cuando tuve la oportunidad de volver aquí...No podía desaprovecharla. Simplemente soy feliz".
Y es que es imposible no reconocer que si hay un equipo con el que se indentificará siempre a Iverson, ese es el de Philadelphia. Con los Sixers, Allen jugó durante una década llena de éxitos, incluyendo un MVP, varios All-Stars y un viaje a las Finales en 2001. De hecho, en su carta de despedida de hace unos días Iverson agradecía especialmente a Philadelphia y a sus fans el trato que siempre le han dispensado. La casualidad ha querido que los Sixers se hayan encontrado con la grave lesión de su base titular Lou Williams (de baja dos meses por una fractura en la mandíbula) y en medio de una racha de ocho derrotas seguidas. Necesitan un revulsivo, y qué mejor que el regreso del hijo pródigo, que seguramente volverá a convocar a la gente al Wachovia Center, el penúltimo pabellón en afluencia de toda la NBA. Iverson no viajará con el equipo a Charlotte para jugar este sábado, y su ansiada reaparición se producirá el lunes ante Denver, curiosamente uno de sus ex equipos. Su puesto de titular parece asegurado, y sus ganas de reivindicarse en Philadelphia, también. Veremos lo que aún puede ofrecer este jugador impredecible.
-Harpring, punto y final
Lo ha intentado de todas las maneras posibles, pero su cuerpo no le ha respondido. Todo parece indicar que la carrera baloncestística de Matt Harpring está acabada, después de que el propio jugador declarara que su intento de reaparición esta temporada ha fracasado, y probablemente también su vuelta a las canchas. Recordemos que Harpring fue operado de nuevo este verano para reparar un hueso de su tobillo derecho, tras lo cual se le produjo una infección que es lo que le impedirá volver a jugar este año. Si a eso le sumamos sus 33 años y un largo historial de lesiones graves, parece que no volveremos ver al aguerrido alero en una cancha de la NBA. Una lástima para un jugador que era uno de los favoritos de la grada del EnergySolutions Arena de Salt Lake City, y también de la organización de los Utah Jazz, equipo en el que ha jugado durante siete temporadas.
La buena noticia en los Jazz es que se ha conocido que su entrenador Jerry Sloan ha renovado una temporada más, por lo que el año que viene estará en el banquillo mormón por 23ª temporada consecutiva, un récord en la NBA y en el deporte profesional americano en general. Sloan es uno de esos rara avis que están en peligro de extinción, un ejemplo de fidelidad a unos colores que defiende desde el año 1988 sin interrupción. Está claro que Sloan dirigirá a los Jazz hasta que él quiera.
-El descontento de Marcin Gortat
El center polaco Marcin Gortat ha declarado al Orlando Sentinel que le gustaría abandonar la alargada sombra de Dwight Howard en los Orlando Magic. El pívot sigue sin encontrar minutos de calidad en el equipo de Florida, eclipsado por su jugador franquicia. A pesar de que diga que está cansado de jugar "cinco minutos por noche", lo cierto es que juega más minutos que la temporada pasada (15.7 frente a 12.6), aunque eso no se refleja en un aumento de su producción estadística (sigue en 3.8 puntos por partido), y también es verdad que la mayoría de esos minutos son en el tiempo "de la basura". Hay que recordar que Gortat renovó por los Magic este verano por cinco temporadas y 34 millones de dólares, por lo que el polaco sólo podría salir de Orlando vía traspaso. En un movimiento que sorprendió a todo el mundo (al jugador el primero), los Magic decidieron igualar la oferta de Dallas y ejercieron su "derecho de tanteo" para retener a Gortat, que era agente libre restringido. Gortat seguramente sería hoy el pívot titular en los Mavericks, pero sin embargo tuvo que quedarse en Orlando para seguir chupando banquillo. A veces la vida tiene estas cosas...

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas