Revista Opinión

Barcelona: ¡Me está encantando!

Publicado el 07 diciembre 2014 por Liberal

Señores: Tengo que confesar algo por primera vez aquí. Nunca había estado en Barcelona y por fin he podido aprovechar este puente para visitar la ciudad condal. Sin duda, ahora entiendo por qué tanta gente de fuera le gusta (y los que hemos vivido fuera de España). Llevo solamente dos días aquí pero me está gustando mucho todo lo que veo: el estílo de la gente y su actitud, así como la ciudad en sí misma. El tema es que Madrid es una gran ciudad pero no deja de ser solamente una gran ciudad española sin poder competir en el mundo. A menudo se dice que la gente de Madrid es “encantadora” y la mayoría, sí, lo es pero para mí no es algo que yo valoro dado mis intereses/forma de ser que en nada encajan normalmente con lo “castellano” o mesetario. Barcelona se nota que es muchísimo más avanzada en cuanto a la mentalidad social de la gente – veo mas gente “excéntrica” donde quiera sin que nadie te mire (como debe ser), nadie te mira por la calle, hay más diversidad de gente, más un espíritu liberal de “haz lo que te de la gana” porque se respira esa relajación mediterránea que Madrid NO tiene. En comparación, Madrid parece como algo más reprimida (porque es más tradicionalista y castiza) y a lo mejor solo son observaciones subjetivisimas mías pero dado que conozco MUY BIEN Madrid, puedo hablar con propiedad.

El clima: No tengo mucho que decir salvo que soy de los que prefieren climas más cálidos. Sin duda, Barcelona le gana a Madrid en eso (aunque no es tan ideal como el clima valenciano).

A continuación, escribiré mis impresiones – NO PRETENDO SER AUTORIDAD en nada y esto, OBVIAMENTE, son mis observaciones personalísimas sobre lo que voy viendo.

La hostelería – La calidad de la hostelería que he visto en Barcelona es muchísimo mayor que en Madrid porque se nota que tienen un público más internacional y exigente. Eso sí, he notado mucha más lentitud para cobrar y a los bares les falta ese “toque especial” individualista que tiene todo bar de Madrid. Me refiero a un no sé qué de “personalidad” propia que tiene cualquier bar en Madrid. La gente aquí es mucho más “seria” en tanto que no se habla como Madrid ni se ven tantas tertulias. Es mucho más común ver gente sola con auriculares en los locales (algo que me gusta mucho PERO…sí, le quita ese toque dicharachero que tiene Madrid).

Los precios – Barcelona es terrible con los precios. En Madrid entras a cualquier bar y si pides un vaso de agua, te lo ponen. Aquí tienes que en la mayoría de sitios coger la botella de plástico y soltar el dinero. Hay una tasa para el turista que no me gusta para nada y es una ciudad literalmente tomada por el turista extranjero. Eso tampoco me gusta PARA NADA porque uno se siente extranjero en su país. Eso sí, en Barcelona hay que saber donde ir y por suerte ya he aprendido a evitar a las masas de turistas pesados extranjeros que no me aportan absolutamente nada en lo personal – es más, soy de los que ignora al turista normalmente si piden algo por la calle. Les digo siempre “no sé no sé” y ni les miro. Soy muy “londinense” en eso. Pero he notado que en Barcelona la gente también suele pasar del turista y no son tan “amables” para dar direcciones como en Madrid. Otro punto a favor de Barcelona. Las porciones y platos de los restaurantes son notablemente más pequeños que en Madrid y el pan parece de broma.

La marcha nocturna: Yo ya tengo cierta edad así que no salgo como antes por la noche pero sí se nota que la calidad de la vida nocturna aquí es notablemente inferior a la de Madrid – no se sale tanto por la noche ni hasta altas horas de la madrugada. Como he ido diciendo, para encontrar aquí eso hay que “saber donde ir”. No se alterna tanto de bar en bar (por lo que veo) como en Madrid.

“Amabilidad” – para mí es un concepto que dependerá de cada uno pero personalmente nadie me ha “impuesto” el catalán aunque por mi apellido sí me lo hablan y piensan que soy de aquí de toda la vida. En ningún momento he visto nada “raro” aunque, efectivamente, sí se habla catalán y hay muchas banderas independentistas en los balcones.

La música – solo hablaré de la que me interesa en el ámbito moderno. Sin duda, Barcelona es mucho mejor para los que nos gusta la música electrónica. Hay varios locales dedicados al tema (mucho más que en Madrid donde se está estilando mas el regetón latino). También hay más de una emisora para música de este tipo. En Madrid, apenas hay una.

Grafiti: Hay mucho menos grafiti que en el centro de Madrid y han cuidado mas sus calles. Madrid está sucia y decadente. Gracias, Ana Botella.

Inmigración – Hay muchos menos latinoamericanos aquí que en Madrid. El tipo de inmigración que veo es una a la que estoy mucho más acostumbrado para tratar – musulmanes (especialmente del Magreb), gente de Pakistán, o europeos del este y africanos.

Tiendas de chinos – No he visto una sola tienda de chinos de esas cutres que ponen “alimentación” en Madrid. Hay supermercados parecidos, pero las fachadas están bastante más curradas (así como los carteles).

Parecido a París – Barcelona me recuerda bastante a París – es una ciudad de avenidas anchas y mucho más “sofisticada” que el Madrid mesetario. Ahora que puedo comparar, la gente en Madrid (generalizo, obviamente) es más pueblerina de aspecto y de ahí a que no se respete tanto el individualismo como en Barcelona.

Los chicos de los flyers – En el centro de Barcelona, se reparten flyers y otra propaganda para los turistas, pero una cosa que he notado es la ausencia de “chupitos chupitos gratis chicos” que se oye constantemente en Madrid. Eso me ha gustado también. Supongo que esto se debe a que en Madrid se vive mucho mas los bares mientras que Barcelona parece más orientada a restaurantes.

Resumiendo este breve “post”, me gustan las dos ciudades pero he notado que por mi personalidad, parece que encajo mucho mas en Barcelona. También me gusta el constante politiqueo que hay aquí ya que en Madrid apenas hay debate político y la gente es mucho más pasota en este aspecto. Me gusta que los catalanes (para bien o mal) son feroces defendiendo lo suyo y me encanta las referencias culturales donde quiera que mires. Hay tensión y tiene ese “toque” que le falta a Madrid.

Eso es todo por ahora. En la próxima entrada intentaré escribir con más detalle.


Barcelona: ¡Me está encantando!

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog