Revista Viajes

Bilbao en dos días (2): orilla derecha

Por Alfonso65 @AlfonRoldan

Bilbao en dos días (2): orilla derechaEl alma de Bilbao es su ría, la ría del Nervión. Cuentan las crónicas que Bilbao nació allí donde la ría comenzó a ser navegable. La ría atraviesa la ciudad y la divide en dos: la orilla derecha y la orilla izquierda. Más allá de la ciudad, quedan unos veinte kilómetros de ría hasta la llegada al mar. En la margen derecha, más allá de Deusto, los municipios de Erandio y Lejona hasta Getxo con el mar. En la margen izquierda, más allá de Zorroza, los municipios de Baracaldo, Sestao y Portugalete y, en la desembocadura, Santurce y Ciérvana.
Las orillas de la ciudad, antaño nada tenían que ver entre sí. La orilla izquierda era la zona obrera, industrial; la derecha era la tradicional zona residencial. Esto empezó a cambiar a finales del siglo XIX, cuando la orilla izquierda se reurbaniza convirtiéndola en El Ensanche. La Gran Vía de don Diego Lope de Haro y la plaza Moyúa han hecho de este margen el centro económico de la ciudad. Ámbas orillas, en los últimos años han conocido un desarrollo urbanístico y turístico, sin duda empujado por el Museo Guggenheim.
Mercado de la Ribera
Un par de días pateando Bilbao es suficiente para hacerse una idea de lo que es la ciudad. Como ya sabemos cual es cada orilla, podemos situarnos en el norte de la orilla derecha, en el mercado de la Ribera para comenzar un intenso paseo. El mercado tuvo que ser remodelado y sus 10.000 metros cuadrados lo convierten en el mercado cubierto más grande de Europa. Imprescindible pasear por sus puestos de productos frescos, antes de adentrarnos, a la derecha, en el Casco Viejo o Las Siete Calles.

Bilbao en dos días (2): orilla derecha

El coqueto bar Nervión.

Iglesias y bares en Casco Viejo
Es el barrio más antiguo y el núcleo originario de la ciudad. En él se encuentran la Catedral de Santiago, que es la iglesia más antigua de la ciudad y las iglesias de San Antón, San Nicolás y Santos Juanes, pero fundamentalmente hay locales. Locales para tomar unos pintxos, unos vinos o sentarse a cenar. En unas pocas calles hay sitio para todo, desde una cena romántica hasta tascas tradicionales o garitos de copas. Pintxos y txikitos que se pueden degustar en el lugar de encuentro que es la plaza Nueva.
Antes de adentrarnos en Las siete calles podemos acercarnos desde el Mercado de la Ribera hasta el Puente de la Mercedpara empezar a fotografiar puentes y la ría. Si cruzamos el puente nos encontramos con lo que fue el convento de Merced y hoy es Bilborock, un espacio cultural municipal. Lo mismo programan algo de nuestro gusto. Al lado, el bar Nervión, un coqueto lugar para desayunar, comer, cenar o tomar una copa, dependiendo de la hora.
Arquitectura civil y bares en Casco Viejo

Bilbao en dos días (2): orilla derecha

Puente de la Salve en una puesta de Sol.

Pero volvamos a la orilla derecha y al Casco Viejo para rematar la faena sin perdernos emblemáticos lugares de obra civil: el edificio de la Bolsa, desde donde se atisba a lo lejos la Basílica de Begoña; la Biblioteca Municipal y el espectacular Teatro Arriaga, iluminado por la noche. Justo en la orilla de enfrente, la Estación de Santander. Atravesando el puente del Arenal se puede visitar rápidamente, una de eclecticismo que data de 1902. Y si hemos decidido acudir a algún espectáculo en el otro gran teatro, estamos al lado. Detrás de la estación se encuentra el Teatro Campos Eliseos, ejemplo de Modernismo, también de 1902 aunque reinaugurado recientemente como una de las salas con mayores avances técnicos de Europa.
Del Ayuntamiento al Guggenheim
Si continuamos paseo por la orilla derecha desde el Arriaga, a unos metros se alza el Ayuntamiento inconfundible por su escalinata y la bandera de la ciudad, claro. Obra de Joaquín Rucoba, data de 1892. Allí podemos hacer más fotos desde y al puente del Ayuntamiento, para luego encarar el Paseo de Campo Volantín. Desde este paseo iremos viendo perspectivas del Museo Guggenheim, que se vislumbra en la orilla de enfrente en conjunto con el puente de la Salve. Evidentemente el museo es para echar un ratillo. Más allá de la exposición temporal,  merece la pena conoce su interior. Una genial obra arquitectónica de titanio que acaricia la luz, especialmente de las puestas de Sol.

Bilbao en dos días (2): orilla derecha

El Guggenheim es para echar un rato por fuera y dentro.


Si nos quedan fuerzas para pasear, lo suyo sería volver a la orilla derecha y caminar hasta el puente de Deustohaciendo parada en la Universidaddel mismo nombre. Podemos pasear por la Ribera Botica Vieja, en la misma orilla o cruzar el puente en un bonito paseo hasta el Museo Marítimo con la Karola como testigo de otro tiempo... De cualquier forma, es el momento de hacer una pausa antes de intentar fotografiar entera la torre Iberdrola. También hay truco. El tranvía nos lleva desde el Puente de Deusto hasta el Mercado de la Ribera en un santiamén, pero esa es otra historia.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista