Revista Política

Caducados

Publicado el 16 febrero 2010 por Dean

“La vida no es la que uno vivió sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla”. Gabriel García Márquez. 

Caducados

Dicen que las bombillas de la casa de Edison aún funcionan, pero en las nuestras cada vez caducan más pronto; los matrimonios de nuestros padres y abuelos nunca caducaron, pero las parejas actuales caducan al poco tiempo; los avances de la tecnología nos muestran como caducos nuestros viejos aparatos, ¿o será la sociedad de consumo la que nos obliga a comprar uno nuevo ante la imposibilidad de reparar o cambiar esa pieza que le daría otros años de vida?

Recuerdo que leía esas novelas en las que  el honor tenía un lugar preponderante, los hombres se batían en duelo, no merecía la pena vivir si no se era una persona de honor. Se hacían contratos sin papel, la palabra era aval suficiente y permanecía, no caducaba aunque pasaran décadas; los crímenes y el dolor infligido a otros permanecían para siempre, los delitos no prescribían, pero hoy día hay gente que pretende manipular las leyes para darle caducidad a la justicia y dejar impunes sus felonías.

Han caducado el honor y la valentía, ha caducado el compromiso, han caducado muchos valores, se ha vuelto caduca incluso la política, le han puesto fecha de caducidad los poderes económicos y financieros, ya que le atan y limitan; ha caducado la libertad, ya que se generan guerras y se inventan pandemias con fines lucrativos;  ha caducado el respeto, ya que lo sagrado ha desaparecido, ¿o acaso no había algo más sagrado que el respeto a nuestros padres y profesores? Le han llamado progreso, pero yo creo que el progreso es otra cosa, el progreso lo hacen los hombres valientes y sensibles no los machos y prepotentes, lo hacen las mujeres femeninas y prudentes, no las frívolas y superficiales; el progreso lo hace el pensar en el bien común, no en el individualismo predominante, el progreso lo hace la seguridad, no la inestabilidad de lo caduco.

Espero que no caduquen la esperanza y los sueños, y que incluso esa palabra tan manida y convertida en flor de un día, que antaño se prometía para toda la vida y que aunque todo lo demás cambie, esa palabra conserve su significado, que no caduque el amor.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas