Revista Medio Ambiente

Cambio de armario (infantil): Entra uno – sale uno

Por Valedeoro @valedeoro
Cambio de armario (infantil): Entra uno – sale uno

Desde que tengo hijos mucha gente me pregunta si el Proyecto 333 también lo aplico a los gemelos. No te sorprenderá que la repuesta es sí. Y no. Aplico los aprendizajes de este reto de moda, pero sin fijarme en el número de prendas en concreto ni cumplir los tres meses: todavía crecen demasiado rápidos como para vestir lo mismo durante tanto tiempo. Independiente del cambio de las estaciones, actualmente realizamos un cambio de armario por mes Cambio de armario (infantil): Entra uno – sale uno

El armario compartido y compartimentado

El armario de los gemelos es compartido. A esta edad todavía no hace falta dividir las pertenencias en "tuyo" y "mío". Ellos aún no muestran preferencias y no quiero crear falsas diferenciaciones basadas únicamente en el genero. Así que hay una pila de peleles, una pila de pantalones, una pila de camisetas. Las prendas están ordenadas según su facilidad de uso. No es lo mismo un pelele que se cierra por delante como uno que requiere que la cabeza pase por un hueco, así que los más fáciles de vestir están arriba.

Además la ropa está clasificada por tamaño (= meses de vida). Gracias a la generosidad de amigos y colegas hemos recibido un montón de ropa - heredado de hijos ya crecidos o en forma de regalo. Como los niños crecen tan de prisa, cada prenda se utilizará durante pocas semanas, por lo que además de la ropa para el mes siguiente también tengo una bandeja de salida en el propio armario.

La bandeja de salida: revisión mensual

Cuando me doy cuenta de que una prenda ya les queda pequeña, la coloco directamente en la bandeja de salida (que es un cajón). Así me aseguro de que en el compartimiento del día a día no se acumulan las cosas que no se utilizan. Además reviso regularmente toda la pila de ropa actual para separar todo aquello que ya ha quedado pequeño - aunque se esté escondiendo debajo de la ropa del uso diario.

Una vez al mes toca revisar el cajón de salida, para evitar que nuestra casa se convierta en un almacén de ropa. Algunas prendas las devolveré a sus dueños anteriores, a petición explícita. Lo demás se lo quedará mi mejora amiga embarazada - o volverá al mercado de segunda mano. Lo importante es que salgan de nuestra casa cuanto antes para hacer lugar para lo nuevo.

Minimalismo práctico: Entra uno - sale uno

Los regalos de ropa que hemos recibido de amigos y compañeros se han convertido en una herramienta genial para ya explicarle a los gemelos la idea del "entra uno - sale uno". Cada vez que nos regalan algo, reviso la ropa que ya tienen y "juntos" decidimos qué prenda se quedará sustituida con la nueva adquisición. Entra la nueva prenda en el armario y sale otra prenda - algo que nos gusta el color, que no queda del todo bien, que ha quedado pequeño o que no es práctico en la vida diaria.

Estas decisiones las podría tomar sola, sin explicárselo a los niños. Estoy consciente de que a los dos meses los bebés aún no entienden lo que les estoy explicando. Pero no se trata de que ellos lo entiendan ahora. Quiero crear un hábito, una tradición de que cada regalo es una oportunidad de embellecer el armario sin llenarlo de trastos. Es un buen recordatorio para mi propio armario y creará el precedente para todos los regalos y compras que vendrán en el futuro.

¿Cuándo fue la última vez que incluiste una revisión de tus prendas en el cambio de armario?

PD: Te quedan dos semanas para la próxima edición del Proyecto 333. ¿Aceptas el reto?

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog