Revista Viajes

Canarias, la tierra del verano eterno: Tenerife

Por Luke Luke Durden @LukeDurden1

Canarias es el eterno verano, la vida en una primavera permanente. Es playa, siempre. Terrazas, sol, deporte al aire libre, naturaleza sorprendente, arte, cultura y tradición. Una combinación de felicidad interminable que cae en sus dosis perfecta y te lleva a una dimensión de relax y paz interior única.

Destino histórico de turismo de sol y playa, el archipiélago ha sabido mantener su alma intacta, su esencia. Aunque hay zonas que han sido literalmente tomadas por los grandes operadores de viajes, hay pueblos, regiones, islas enteras que siguen mostrando esa imagen suya, natural, auténtica. Lo que, de verdad, hace que uno las visite y vuelva, siempre, vuelva.

Viajar a Canarias implica preparar con cierta antelación el plan. Cada isla es un mundo completamente distinto, una experiencia diferente entre las que elegir en función de la idea que uno tenga de cómo quiere pasar sus días de relax.

Tenerife, la gran capital

Aunque comparte título con Gran Canaria, Tenerife es la isla más concurrida, visitada y famosa de todas las Canarias. Zonas de hoteles como Costa Adeje, donde puedes encontrar algunos de los mejores resorts de Tenerife, conviven al lado de pequeños pueblos tradicionales que le dan ese regusto a tierra auténtica, salvaje. Sus paisajes volcánicos, con el Teide vigilante siempre, se suman a unas playas espectaculares bañadas por el Atlántico más cristalino. Es un destino para deportistas, vacaciones de diversión con amigos, familias y parejas. Su lema podría ser: de todo, para todos.

Santa Cruz, Tenerife

Santa Cruz, Tenerife

Santa Cruz es la gran ciudad de la isla, en la que uno puede encontrar casi cualquier cosa pero en la que también puede vivir ese encanto especial que tienen los pequeños pueblos de Tenerife. Santa Cruz guarda en esencia una calma y un ritmo vital que poco se parece al de otras ciudades, incluso al de otras ciudades turísticas similares. Aquí todo pasa despacio, todo se cuenta a través de una sonrisa y de ese sonido meloso que acompaña el vaivén del acento de sus gentes. Museos, auditorios y teatros salpican diferentes rincones de la urbe creando rutas culturales para todos los gustos. El mar, siempre presente, se integra en la arquitectura y fisonomía de la capital y ofrece, en las afueras, playas increíbles como Las Teresitas que, a pesar de ser playa urbana, cuenta con unas aguas perfectas para el baño y no excesiva aglomeración de bañistas.

Los pueblos de interior de Tenerife ofrecen rutas de senderismo increíbles, gastronomía, vinos autóctonos, monumentos y obras de patrimonio local realmente interesantes que organizadas en visitas de pequeñas jornadas permiten crear un viaje lleno de experiencias diversas, para todo tipo de gustos.

La costa suele estar marcada por el crecimiento del sector turístico. La más explotada es la del sur, con Costa Adeje como máximo exponente pues allí se concentra el turismo de más calidad, con hoteles más exclusivos y servicios más completos. Gastronomía, diversión y las mejores playas de la isla se ponen a los pies del visitante para que las disfrute a su aire, de forma cómoda y en un ambiente agradable, siempre tranquilo y seguro.

Recomendaciones de alojamiento en Tenerife:

5 estrellas

Grand Hotel Mencey (Santa Cruz de Tenerife)

Grand Hotel El Mirador (Costa Adeje – Solo Adultos)

Grand Hotel Salomé (Costa Adeje – forma parte de un complejo más grande con Todo Incluido)

4 estrellas

Olé Tropical Tenerife (Playa de Troya – Costa Adeje – Familiar)

Bouganville Playa (Costa Adeje)

Sol Parque San Antonio (Las Arenas)


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista